jueves, 10 de mayo de 2012

La computadora humana Kim Peek


El caso más famoso del Sindrome de Savant fue el de Kim Peek, un hombre con capacidades extraordinarias, y que inspiró el personaje de Dustin Hoffman en la película "Rain Man".

Kim Peek (1951-2009) fue el más famoso y prodigioso de los "savant" (personas con discapacidades físicas, mentales o motrices pero que presentan unas increíbles habilidades para retener información o hacer cálculos complejos).
Cuando nació, el 11 de noviembre de 1951, los médicos les dijeron a sus padres que el niño sufría un severo retraso mental, que probablemente nunca caminaría y que lo más recomendable sería internarlo en un centro especializado, pero sus padres no aceptaron.

Kim tenía macrocefalia, es decir, un cráneo anormalmente grande y su cerebro carecía de cuerpo calloso, (el tejido que une a ambos hemisferios cerebrales y que permite la conexión entre células). Se cree que al no contar con esta condición sus neuronas se las arreglaron para unirse y formar una sola masa capaz de memorizar el 98% de todo lo que leía y escuchaba, (una persona normal sólo es capaz de recordar un 45%). Su increíble memoria le valió el sobrenombre de 'Kimputer', pese a contar con un cociente intelectual de apenas 73.

Cuando Kim era un bebé de unos 20 meses sus padres averiguaron que el niño era capaz de recordar cada libro que le leían. Ellos movían el dedo de Kim sobre cada frase que iban pronunciando para que aprendiera los sonidos, así fue como descubrieron que podía memorizar un libro después de leerlo sólo una vez. Habiendo terminado la lectura él lo ponía boca abajo, para que nadie intentara leérselo otra vez, una costumbre que le duró hasta el fin de sus días.
Cuando tenía tres años de edad les preguntó a sus padres qué significaba “confidencial”. Ellos, a modos de juego le pidieron que buscara en el diccionario, y así lo hizo. De alguna forma aprendió cómo localizar las palabras en orden alfabético y luego procedía a leerlas. Desde entonces y hasta su muerte leyó y memorizó unos 12 mil libros.
Peek era capaz de leer dos páginas en 8 segundos: usaba cada ojo para leer una página distinta.

No caminó hasta los 4 años. A esa edad ya estaba obsesionado con los números y la aritmética, leía directorios telefónicos y sumaba columnas completas de números telefónicos. También disfrutaba sumando los números de las matriculas de los coches.

Desde 1969 Kim trabajó en un taller para adultos discapacitados. Sin la ayuda de calculadoras o de máquinas sumadoras, sólo con su prodigiosa mente, ayudaba a preparar información de hojas de contabilidad para pagar los cheques de planillas. Sin embargo, sus problemas motores y de coordinación perduraron hasta el final y su padre debía ayudarlo en cosas elementales como abotonarse la camisa o atarse los zapatos. Además, aunque era capaz de memorizar un libro en un hora, reteniendo de un modo preciso e instantáneo información sobre datos históricos, geografía, literatura o cualquier tema, su capacidad de almacenar información era virtualmente ilimitada. No entendía lo que retenía porque no necesitaba recordarlo ni pensarlo, simplemente estaba ahí.

Kim no tenía ningún tipo de aptitud musical (debido a sus limitadas capacidades motrices) pero era capaz de escuchar cualquier canción y tocarla en un piano y era capaz de reconocer el autor de miles de piezas musicales escuchando pocos segundos.

En 2004 la NASA estudió a Peek con una serie de exámenes mientras se le grababa mediante tomografía y resonancia magnética para intentar recrear una visión tridimensional de la estructura de su cerebro. Fue la primera tentativa no-invasiva mediante el uso de tecnología moderna para intentar descubrir por qué una persona con un cerebro discapacitado es capaz de hacer tales cosas, ya que se supone que existe esa capacidad latente en cualquier cerebro.
Peek también fue objeto de varios estudios en la Sociedad Médica de Wisconsin.
A diferencia de otros savants, Kim había mostrado una gran progresión social, relacionándose con gente desconocida por medio de sus demostraciones. Tenía un calendario exacto de 10.000 años en la cabeza, con lo cual era fácil para él decirle a cualquier persona, tras oír su fecha de nacimiento, qué día de la semana nació y cuándo se jubilaría. Igualmente respondía a cualquier cálculo matemático. Todo aquello despertaba la admiración de cuantos le escuchaban.

A raíz de la película Rain Man, cuyo guión inspiró, Peek fue entrevistado en televisión. Desde entonces su vida cambió, pues atrajo la atención de los periódicos y las cadenas de televisión más importantes del mundo. Se cree que llegó a estar con unas dos millones de personas, a quienes maravillaba con sus capacidades. Kim también fue protagonista de varios documentales y reportajes.
Su padre solía contar que gracias a toda esa atención Kim ganó autoconfianza. Antes de eso rara vez miraba al rostro de la persona que le hablaba. Luego aprendió a interactuar y disfrutaba compartiendo con la gente, lo que hizo de sus últimos años de vida un tiempo feliz.
Kim Peek falleció el 19 de diciembre de 2009 de a un ataque al corazón a la edad de 58 años.


Aquí tienes una parte del documental “El autentico Rain Man” por si te apetece ver a Peek en acción…


Fuentes: Rubenescobarerazo.wordpress.com/2009/12/24/kim-peek.Wikipedia.Google imágenes. Youtube.

9 comentarios:

Raquel dijo...

Es increible todo lo que podía recordar y almacenar su cerebro. Me ha gustado lo que ha dicho sobre que él no se sentía diferente, porque todos somos diferentes.
Hay muchas cosas que no sabemos sobre nuestro propio cerebro, impresiona ver lo que hace una pequeña diferencia, una asimetria.
Un personaje excepcional, sin duda.
Un beso Ana :)

Ana dijo...

Como dices impresiona la capacidad que tenía, su cerebro era diferente y gracias a eso sus capacidades eran superiores a las de las personas normales, pero también tenía muchas dificultades. Era dependiente y no podía valerse por si mismo, eso si que da pena.No tuvo del todo una vida plena, y se convirtió en un asombro para el mundo, en un ser mediático.
Me pareció increible lo de que podía leer una página distinta con cada ojo y que sólo tardaba 8 segundos en hacerlo, lo que pasa es que retenía la información pero no la asimilaba, no la comprendía, sólo la soltaba como un dato mas.
Da que pensar, si nuestro cerebro funcionase al cien por cien seríamos superheroes por lo menos, pero no es así, imagino que si no colapsariamos. Es interesante nuestro cuerpo y nuestra mente, no estaría mal saber mas de ella.
Un beso, y gracias por seguir por aquí.
Chau...
:D

Carol Torrecilla García dijo...

Ana, qué historia tan mágica.
¿No se trata de autismo entonces? ¿Es totalmente diferente, verdad, ese síndrome?
Me ha gustado mucho tu reportaje y te doy las gracias por haberme presentado a Kim.
Me ha gustado mucho conocerle.
Un abrazo, amiga.

MEN dijo...

Me ha parecido alucinante, que pena que no asimilara la informacion, eso ya hubiera sido terrible.
Es un placer aprender contigo. Un bessito

Prometeo dijo...

eEL CEREBRO COMO LA MAQUINA PENSANTE MAS IMPRESIONANTE JAMAS CREADA, Y NO SABEMOS AUN SUS LIMITES Y POSIBILIDADES...de vez en cuando salen cosas como esa o la teoria de la relaitividad de un Einstein.
UN ABARZO.

Ana dijo...

Hola Carol, Kim no era autista, padecía Savant, el llamado sindrome del sabio, pero me imagino que con algunas caracteristicas del autismo.
He buscado y al parecer "la mitad de personas con el síndrome del savant son autistas, mientras que la otra mitad tiene otra incapacidad relacionada con el desarrollo, retraso mental, lesión cerebral o enfermedad mental. “No todas las personas autistas padecen savantismo al igual que no todas las personas con el síndrome del savant tienen desorden autístico”. Otros investigadores indican que los rasgos y las habilidades autísticos del savant pueden estar ligados".
Fuen mi prima quien me habló de Kim, ella estudia psicológia, sí que me pareció muy curioso, por eso decidí buscar la biografia de Peek, y así poder compartirlo con quienes no lo conocían.
Sin duda fue una persona excepcional.
Un abrazo, amiga
;)

Hola Men, pues me parece que si que hubiera sido terrible, imaginate leyó 12.000 libros, se divertía memorizando directorios telefonicos y matriculas de coches, incluso melodías, creo que hubiera estallado o quien sabe.
Un placer tu visita.
Besitos
;)

Ana dijo...

Un abrazo Prometeo, como dices nuestro cerebro es una maquina, y es verdad, aún no conocemos del todo todas sus posibilidades...
Gracias por pasarte por aquí.
;)

Natalia Ortiz dijo...

Madre mía, totalmente increíble. Quién iba a decirnos que alguien podría ser capaz de todo lo que nos has contado. 8 segundos para leer dos páginas, memorizar el 98% de los libros... es tremendo. Pero si no la podía comprender, es una pena. Y si todo eso era increíble, fascinante a más no poder lo del calendario en la cabeza o lo de tocar en el piano las canciones que escuchaba. Ya quisiéramos tener memorias tan prodigiosas... aunque el pobre no lo tuvo que pasar bien si tenía problemas hasta para abrocharse un botón. No tenía una vida completa y necesitaba mucha ayuda.
Ayy, regresaré a ver el vídeo y las entradas que me faltan, que no llego con todo y es muy tarde. Un beso, Ana

Ana dijo...

Pues sí que es increíble Natalia, y todo porque su cerebro tenía una anomalía. Pero en el fondo no nos puede dar envidia, sí era un computadora humana, pero es verdad no podía abrocharse ni un botón. Pero fue un personaje interesante, poco común, y con habilidades curiosas.
Lo que mas envidia me da, es lo de leer un libro tan rápido.
Un beso Natalia
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...