domingo, 26 de febrero de 2017

Revoltijo de carnavales

Su origen puede remontarse al antiguo Egipto, incluso a la época de mayor esplendor del imperio romano sazonadamente pagano, aunque la realidad de su origen es un misterio lo que si sabemos del carnaval es que se trata de una celebración ancestral que ha ido evolucionando y adaptándose a los nuevos  tiempos. Los carnavales son la fiesta del pueblo, las más populares, las más espectaculares y coloridas. Se celebran en cada rincón del  planeta, cada una con un sabor y una peculiaridad característica. A todos les une un espíritu de diversión y trasgresión, la música, las máscaras, el color… bajo el disfraz no hay clases ni castas, el carnaval es pura trasformación, y esa es la clave de su popularidad.

Carnaval de Nueva Orleans: Mardi Gras (martes graso) es el nombre con el que es conocido el carnaval de Nueva Orleans, una explosión de cuentas de colores y juguetes que caen como lluvia sobre esta ciudad que relaja sus costumbres por estas fechas.
La influencia francesa y los colores púrpura, verde y dorado que simbolizan la justicia, la fe y el poder, están muy presentes en la puesta en escena de una de las grandes citas del estado de Luisiana, que se remonta a principios del siglo XVIII.
Las celebraciones se prolongan durante semanas con desfiles de carrozas, bailes de máscaras y, por supuesto, con los king cakes (una especie de roscón de reyes muy típico) hasta los días previos al Mardi Gras. Es entonces cuando la fiesta llega a su punto más álgido con los desfiles organizados por las krewes (las peñas carnavalescas).

El carnaval de Notting Hill: Es uno de los únicos carnavales que no se celebran antes de la cuaresma. Su celebración se lleva a cabo durante el último fin de semana del mes de agosto, siendo esta una de las peculiaridades más destacadas aparte de su carácter abierto y extrovertido que invita a gentes de todo el mundo a bailar y a disfrutar de la fiesta sin un guión preestablecido.
Nacido a mediados de la década de los 60 de la mano de inmigrantes sobre todo jamaicanos, conserva un aire caribeño, con plumas y vestimentas típicas de otras latitudes más cálidas, en contraste con el escenario que ofrecen las calles de este barrio de la ciudad de Londres.

Carnaval de Río de Janeiro: Se puede definir con una sola palabra: samba. Miles de personas desfilan por el sambódromo en medio de una multitud venida de todo el mundo. Y es que la fiesta reúne cada año a cinco millones de personas, de los que cerca de un millón son turistas. Sin duda se trata del carnaval más afamado del mundo.
Durante meses, las escuelas de samba, las auténticas almas del carnaval de Río, preparan las comparsas, que en ocasiones pueden llegar a integrar hasta cinco mil participantes.

Carnaval de Venecia: Elegantes y adornadas máscaras es lo que nos viene a la cabeza cuando hacemos alusión a este carnaval que se remonta a finales de la Edad Media y que tuvo su máximo esplendor en los siglos XVII y XVIII.
Durante diez días, la elegancia y el glamur están presentes en los espectaculares desfiles de disfraces de la plaza de San Marcos, en los grandes bailes en fiestas públicas y privadas y en las procesiones de barcos tradicionales por los principales canales de la ciudad. Trajes de época, antifaces y el escenario más bucólico para disfrutar del carnaval más especial.

Carnaval de Barranquilla: Fusiona tradiciones católicas y antiguas fiestas paganas, es un carnaval muy vivo y musical en el que la cumbia colombiana destaca como protagonista de la celebración. En 2003 recibió la consideración de Patrimonio de la Humanidad
La batalla de flores supone el pistoletazo de salida de cuatro días de fiesta y diversión, en los que desfiles de carrozas, comparsas y grupos de baile se suceden. El festival de orquestas y la presencia de personajes populares como el Rey Momo o el Hombre Caimán hacen acto de presencia, finalizando con el entierro de Joselito Carnaval.

Carnaval de Oruro: Su popularidad no ha cruzado el gran charco siendo uno de los carnavales más desconocidos para el público europeo, sin embargo se trata del más espectacular y sin duda del mas visual. Declarado en 2001 Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la Unesco, la ciudad boliviana celebra una fiesta mitad religiosa, mitad pagana, que mezcla tradiciones indígenas y españolas.
La fiesta honra a la Pachamama, la madre tierra, y a la Virgen del Socavón, a la que se le dedican desfiles y coreografías. Las luchas entre el bien y el mal, la presencia de los pecados capitales, las danzas de origen afroamericanas… todo ello está muy presente en una manifestación de cultura viva y de folclore único.

El carnaval de Cádiz: El ingenio, el sentido del humor y la gracia de los gaditanos de pone de relieve más que nunca durante los carnavales. La ciudad se vuelca en organizar y disfrutar de una fiesta que está considerada Fiesta de Interés Turístico Internacional.
La mordacidad de las chirigotas, la espectacularidad de los disfraces, y las composiciones musicales que año tras año repasan los temas más candentes hacen del carnaval de Cádiz uno de los más divertidos del mundo.
De hecho, el centenario concurso de coplas, coros, comparsas y cuartetos que anualmente se celebra en el Gran Teatro Falla es uno de los acontecimientos de mayor interés no sólo entre los gaditanos sino también entre los foráneos.

El carnaval de Niza: La elegante capital de la Riviera francesa se viste de gala para celebrar unas fiestas en las que el buen gusto y la diversión están servidos. No en vano el carnaval de Niza, que se remonta a finales del siglo XIX, es el mayor acontecimiento invernal de la Costa Azul.
Charangas y cabezudos desfilan junto a carrozas gigantes revestidas de flores frescas por las principales calles y avenidas, mientras tiene lugar la Batalla de la Flores. A lo largo del Camino del Inglés, jóvenes lanzan miles de capullos a los espectadores situados a lo largo del recorrido. Aparte de esto una de las características de este carnaval son sus carrozas alegóricas.

El carnaval de Tenerife: Ostenta la máxima consideración para fiestas que concede el ministerio con competencias en turismo en España. Conocido internacionalmente está considerado el segundo carnaval más popular después de los que se celebran en Brasil, de hecho la ciudad de Santa Cruz de Tenerife está hermanada con la ciudad de Río de Janeiro por esta razón.
Cuenta con algunos records, siendo por ello la capital mundial del Carnaval. Consta del carnaval "oficial" y el carnaval en la calle. El carnaval oficial cuenta con más de 100 grupos con una media de 50 componentes cada uno: murgas, comparsas, grupos de disfraces, rondallas y agrupaciones musicales. El carnaval de la calle, viene a ser la participación de los propios ciudadanos en la fiesta. Miles de personas salen a la calle con su disfraz para bailar y vacilar, culminando el martes de carnaval. Aquel día tiene lugar el Gran Coso Apoteosis, un gran desfile que se remonta a principios del siglo pasado, en el que participa todo el mundo, con las reinas como principales protagonistas y sus enormes, preciosos y elaborados vestidos.


Fuentes:

domingo, 12 de febrero de 2017

Alfonso Casas


Me gustan sus dibujos, son muy potentes, como un disparo rápido y certero. Me gusta lo que dice con muy poco, y esa capacidad para que no tengas que buscar demasiado para sentirte identificad@ con lo que muestra. Estos son algunos de sus trabajos, ¡que los disfrutes!

Alfonso Casas (Zaragoza, 1981)
Zaragozano de nacimiento y barcelonés de adopción, lleva  más de diez años trabajando como autor e ilustrador en el campo de la publicidad y el sector editorial. Entre sus clientes se encuentran Reebok, ING o Vodafone, y ha publicado sus trabajos en las páginas de El País, TENMAG y otras publicaciones internacionales como HelloMrMag. En el sector editorial ha publicado varios cómics y libros ilustrados en editoriales como De Ponent  (Amores Minúsculos, Te lo doy no, en todo caso te lo cambio) y Lunwerg (No Sin Mi Barba). Su primer cómic como autor completo, Amores Minúsculos, ha sido recientemente adaptado al teatro con gran éxito en Madrid. En la actualidad se encuentra preparando su siguiente libro y su primera exposición individual en una galería el próximo verano.



























Música: Jamie-Lee - The hanging tree
Sátira ilustrada

sábado, 28 de enero de 2017

Curiosidades animales

Compartimos planeta con ellos, los animales, seres diferentes a nosotros y en ocasiones (por no decir la mayoría de las veces) increíblemente fascinantes. ¿Sabías que a pesar de ser tan altas las jirafas sólo tienen siete vertebras como el resto de mamíferos? ¿Y que la lengua de la ballena azul pesa como un elefante adulto? ¿O qué el hipopótamo corre más que el hombre? ¿Que el mosquito tiene 47 dientes? ¿Que los erizos ven todo de color amarillo…?



Rana de punta de flecha
Son chiquititas y casi minúsculas, llaman la atención por sus vivos colores, de unas combinaciones maravillosas, nadie diría que algo a la vista tan insignificante puede causar problemas tan graves. Y es que este ser vivo produce un tipo de toxina tan poderosa que con sólo una gota podría llegar a matar a un humano.


Flamenco
A pesar de contar con dos esbeltas patitas, los flamencos, esos seres elegantes de color rosa, prefieren pararse sobre una sola pata. No existe una razón científica, la única base en la que justificar este hecho es que los flamencos se encuentran más cómodos al estar de esa forma. Lo más insólito de estas aves es que su cerebro es más pequeño que los diminutos ojos que poseen.


Suricato
Este animalito se asocia a ser perezoso y a estar durmiendo al sol, pero en realidad es todo lo contrario, el suricato es un ser muy trabajador. De hecho, suelen utilizar sus garras delanteras curvadas para excavar, además pueden mover arena varios cientos de veces su peso corporal en un sólo día.


Canguro
Muy poca gente sabe que el recién nacido de canguro es aproximadamente del tamaño de una cereza. Otra cosa cuanto menos curiosa de nuestros amigos saltimbanquis es que cuando ellos necesitan defenderse a sí mismos suelen gruñir como si fueran un auténtico perro.


Lemures
El nombre de este animal proviene del latín que significa 'fantasma o espíritu', este apodo es en referencia a sus ojos finos y su preferencia de moverse por la noche. A pesar de su gusto por la oscuridad una de las costumbres de los lemures es tomar el sol por la mañana en una posición similar a la “posición de loto” con las piernas extendidas, actividad que suelen hacer en grupos.


Hipopótamo
¿Sabías que los hipopótamos “sudan” sangre? Bueno eso no es así exactamente, pero es cierto que este animal produce un pigmento rojo que actúa como filtro solar, que tiene aspecto de sangre.


Tortugas
En la reproducción humana una vez se cruzan los cromosomas del padre y de la madre, y el óvulo es fertilizado el sexo del embrión no cambia. Sin embargo, en las tortugas el sexo de las crías se determina por la temperatura en la que han sido incubados.


León marino
Estos seres vivos pueden comerse el 5% de su peso corporal en un sólo día, lo que supone una enorme cantidad de peces. Además, los leones marinos son unos magníficos buceadores y sus inmersiones pueden durar hasta 10 minutos en descensos de entre 26 y 98 metros de profundidad.


Babuinos
¿Por qué los babuinos tienen el trasero de color rosa? No es por razones estéticas. En realidad, sus traseros son almohadillas que les permiten sentarse y dormir en posición vertical.

Fuentes:

lunes, 16 de enero de 2017

A sus pies…



Se hinca de rodillas rebuscando en su chaquetilla, sus dedos arañados por las espinas de la rosa que ha podado de su propio jardín tantean con torpeza dentro de un bolsillo agujereado, el objeto que busca no está. De pronto su mundo se vuelve oscuro y vertiginoso, le sobreviene un vahído, disimula aunque no demasiado bien, le delata el súbito verdor de su tez. Pronto ella advierte el sudor que baja de su frente, carraspea pero no consigue que él reaccione. La magia del momento ha volado y no importa porque enseguida él pierde su afectación al explorar a palmetazos su ropa. Luego, cuando la búsqueda es definitivamente infructuosa abandona el ramo a un lado que suelta como sin querer, y que cae a plomo sobre sus pies. No tarda entonces en aplanar el césped con las manos. Mide, analiza, sondea, el instante se vuelve tenso y ridículo, pero él sigue gateando sobre la húmeda tierra obcecado y enajenado. Entonces, de repente, algo brilla despuntando como una gotita de rocío entre el verde pasto, se le escapa un suspiro, casi un gritito entusiasmado. ¡Por fin! Ya con el anillo en la mano oye que alguien cacarea una risa, se siente idiota cuando descubre que es ella, que le mira entre divertida y avergonzada.
–Imagino que no querrás casarte con alguien tan idiota como yo, ¿eh? –dice con un mohín.
Aún en el suelo él parece un cachorrillo abandonado. El romanticismo no ha muerto pero debe estar herido de muerte, imagina, tratando de sacarle lustre al resbaladizo anillo y al intacto pedrusco del centro. El barro ha calado la tela de sus pantalones, algunos mechones del flequillo se le han despeinado, sus ojos parecen dos pozos negros de aciaga desesperación. A ella se le clava en el alma aquella mueca abochornada, e hincando las rodillas en el suelo, se coloca a su lado para tomarle de las manos.
–¿Y perderme estos futuros momentos contigo?, ¡de eso nada!
–¿Es un sí?
–Claro, mi afectísimo seguro servidor, ¡es un sí!



Hace tiempo que quería hablar sobre el galanteo y la galantería, ¿son cosas del ayer?, ¿tienen sentido hoy en día?, ¿las sentimos como un gesto romántico o más bien como algo pasado de moda y que esconde segundas intenciones?
La galantería nació en Francia y esa vieja galantería de elegancia de intenciones y maneras fue mal utilizada por los libertinos de todas las cortes europeas para conseguir sus conquistas.

Se dice que la galantería está más en la palabra que en la obra, sobre todo en la respuesta ingeniosa. Aquí te dejo con un ejemplo de historia galante que ocurrió durante una recepción en la Corte versallesca de Luis XIV (1638-1715) (recordemos que la galantería nació en Francia), donde el Sultán de Marruecos había enviado una embajada, cuyo embajador resultó ser hombre de refinada galantería. La bella María Ana de Borbón, Princesa de Conti, comentaba con el enviado del Sultán el número de esposas que un hombre podía tener en su tierra, a lo que el embajador marroquí contestó:
“Señora, si tenemos tantas mujeres en nuestro harén es solo con un fin: el de lograr con todas ellas una mujer que posea todas las cualidades que aquí es posible encontrar en una sola”.
Y se quedó mirándola fijamente.

La manera de entender ciertos gestos ha cambiado, y hoy en día determinados requiebros hasta pueden resultar ofensivos.
“A sus pies, señora mía, permítame que le bese la mano, usted primero, mi honorable dama,”, que ridículo suena ahora estos besamanos, lances y piropos exagerados, que en realidad han quedado muy en el ayer. No olvidemos que el galanteo es en realidad un acto de amabilidad y cortesía, y para que los valoremos deben ser totalmente voluntarios y naturales.

Las formas de galantería que son habituales en nuestra cultura implican siempre que el hombre actúa y la mujer consiente, implica una comunicación no verbal muy importante en las relaciones que se puede malinterpretar, y aquí viene la controversia, ¿el galanteo es sólo cosa de hombres?

Decía Bacon, filósofo inglés, que la cortesía era “el vestido del espíritu”, si la cortesía viste el espíritu, ¿la galantería que viste?




Fuentes:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...