domingo, 11 de junio de 2017

Bad company


¿Cómo podríamos considerar mala compañía a lo que te hace sentir tantas cosas buenas, especialmente a esa plenitud que recorre tu cuerpo como la electricidad fluyendo por las venas? Es culpa del rock, y del blues, de las guitarras y las voces, de esas notas que te van empapando como la lluvia cuando hay sequia. Con su rock bueno y su buena compañía, aquí te dejo a Bad company…

 Bad Company se fundó en 1973, integrado por exmiembros de la banda Free (Paul Rodgers, Simon Kirke), Mick Ralphs (exmiembro de Mott the Hoople) y Boz Burrell (exmiembro de King Crimson). Bad Company encontraron en Peter Grant al manager ideal, conocía el negocio a la perfección, era muy cotizado debido a su excelente trabajo con Led Zeppelin y, sobre todo, era una verdadera potencia en América.
Inicialmente se inspiraron en la película clásica del oeste homónima (Bad Company, 1972) protagonizada por Barry Brown y Jeff Bridges (el film se tituló en España Pistoleros en el Infierno), y que dio lugar al nombre de la banda y a su primer éxito en 1973. El disco no contiene sorpresas desde el punto de vista técnico y musical, pero posee el sabor del salvaje rock-blues de la época, sin excesos heavy metal y con textos simples y contundentes. El álbum obtuvo un enorme éxito, ayudado en parte por el single 'Can't get enough', en el que se destaca la voz de Rodgers, una voz ronca e inconfundible que constituye el verdadero punto fuerte del grupo.

En 1975 Bad Company publicaron 'Straight shooter', álbum del que se extrajo el single 'Feel like makin' Iove', y en 1976 consiguieron un disco de platino con el álbum 'Run with the pack', que permaneció en las listas durante casi un año. La fórmula era la misma, pero iban introduciendo ritmos más funky y baladas con un toque country. 'Burnin' sky' (1977) y 'Desolation angels' (1979) no tuvieron tanto éxito como los álbumes anteriores: el punk se estaba abriendo camino en el mercado y en los gustos del público rockero, indeciso entre la dureza del heavy metal y el sonido de las listas de éxitos. Además, Bad Company se estaban sumiendo en una profunda crisis creativa. 'Rough diamonds' apareció en 1982, precisamente en mitad de esta crisis. Poco después la banda se disolvía.

En 1983 Kirke pasó a formar parte de Wildlife, grupo producido por Mick Ralphs, y Paul Rodgers decidió publicar un álbum en solitario, 'Cut loose', en el que tocaba también la batería, teclados y guitarra: Poco después se unió a Jimmy Page en los efímeros Firm. Mientras tanto, Boz se integró en Nightfly, el grupo de Micky Moody en el que también tocaba Zak, hijo de Ringo Starr.

Bad Company parecían haber muerto; pero en 1986 el público se vio sorprendido por la noticia de que la banda se había reconstituido, con Brian Howe en el puesto de Rodgers y la incorporación del teclista Greg Dechert. El resultado fue 'Fame and fotune', un álbum producido por Mick Jones, de Foreigner. Se echaba en falta la característica voz de Rodgers, pero Bad Company lograron introducirse en un mercado que se había quedado sin Led Zeppelin. En 1988 apareció un nuevo álbum del grupo, 'Dangerousage'.



Que tu compañía sea la música, nunca será un mal acompañante…

Fuentes:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...