jueves, 17 de mayo de 2012



Angkor refleja todo el esplendor de un Imperio ya desaparecido: el Imperio Jemer o Khmer, que comenzó a florecer alrededor del año 800 bajo el reinado de Jayavarmán II, y hasta el año 1.225, en que la ciudad fue saqueada por los siameses y abandonada al lecho de la selva que la rodeaba, donde se perdió durante siglos, hasta que en el año 1.860 fue redescubierta por el explorador francés Henry Muhout, quien abrió los ojos al mundo a un lugar extraño, de secretos y templos perdidos.

Angkor es una región de Camboya, sus monumentos y templos se encuentran cerca de la actual Ciudad de Siem Riep, Provincia de Siem Riep, Camboya, y fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1992.
El conjunto arquitectónico de Angkor se sitúa, a lo largo de casi 200 km2, a unos 300 kilómetros de la capital de Camboya, Phnom Penh.
Sólo recientemente esta área ha sido recuperada de la selva, con la excepción de su templo más importante, el templo de Angkor Wat, que aunque dedicado originalmente al dios hindú Vishnú, nunca llegó a abandonarse, siendo mantenido desde hace siglos por monjes budistas. Varios países han participado en las labores de reconstrucción de los templos, siendo los principales responsables los arqueólogos de la Ecole Française d'Extreme Orient (Escuela Francesa de Extremo Oriente), cuya labor se remonta a 1908.

-Templo de Bayón, en Angkor Thom-

Más de 100 templos conforman todo este conjunto, de los que destacan los grupos de templos de Angkor Thom, Ta Prom y Angkor Wat.
Quizás el más espectacular de todos sea el de Ta Prom, ya que su terreno fue literalmente invadido por los árboles que la rodeaban, quedando prácticamente oculto al mundo por la Selva, lo que le da un aspecto casi fantasmagórico. En Angkor Thom se encuentra el templo Bayon, construido bajo el reinado de Jayavarman VII en el siglo XII. Tiene una torre de 45 metros de altura coronada por cuatro grandes cabezas, y rodeada por otras 54 torres más pequeñas. Alrededor hay un enorme foso de 100 metros de profundidad y 12 km. de longitud.
-Bayón-

Destaca, igualmente, la Terraza de los Elefantes, llamada así por los relieves de estos animales que lleva en su base. Se supone que se usaba como lugar ceremonial, donde se asomaban los reyes en el momento de las celebraciones de grandes victorias. El rey, situado en el centro de la misma, contemplaba la marcha militar de sus generales y soldados victoriosos. A lo largo de la terraza sus concubinas bailaban como si de apsaras se tratara.
-La Terraza de los Elefantes-




No obstante, el templo más conocido, y el más fotografiado es el de Angkor Vat, situado en la provincia de Siem Riep, dedicado al dios Visnu, y construido bajo el reinado de Suryavarman II, alrededor del año 1140 d.C. Treinta años duró su construcción, y lo forman cinco torres simétricas con sus respectivos cinco santuarios que le hacen ser el templo religioso más grande del mundo, con casi dos kilómetros cuadrados. En él se conservan los mayores bajorrelieves que se conocen, y en el que se describe toda la historia de la mitología hindú.





ALGUNOS TEMPLOS:

-Banteay Kdei-
-Banteay Samré-
-Banteay Srei-
-Phimeanakas-
-Ta Prohm-
-Ta Keo-


¡Buen viaje!

NOTAS:
Angkor es una antigua palabra del sánscrito para referirse a ciudad; las palabras thom y wat son del actual idioma jemer para "grande" y "pagoda" respectivamente. Así pues Angkor Thom se puede entender como la Gran Ciudad y Angkor Wat como la Ciudad del Templo.

Fuentes: Locuraviajes.com/blog/angkor-templos-ocultos-en-la-selva. Wikipedia. Google imágenes.

3 comentarios:

Carol Torrecilla García dijo...

Invita al sueño este post para esos viajes que todavía no hemos hecho, y nos das ideas de lugares inimaginables. ¡Qué suerte ser seguidora de Bohemio Mundi, pues así no solo viajo con el pensamiento, sino que algún día quizá esté allí gracias a tus descubrimientos!!!

Raquel dijo...

Es un lugar fantasmagórico totalmente, con esas formas en piedra, los árboles invadiéndolo todo... la selava al lado. Un lugar impresionante.

Ana dijo...

Hola Carol, un poco si que invita al sueño, se trata de un mundo perdido y redescubierto, un lugar enigmático lleno de secretos desvelados y tal vez de secretos aún por descubrir... Ya me imagino rodeando la selva en plan Indiana Jones y encontrando alguna puerta secreta que baje hasta un tesoro enorme lleno de piedras de colores y oro reluciente (pero sin trampas y sin serpientes a poder ser, jeje)
Por soñar que no quede, ¿verdad?
Un beso grande
:D

Hola Raque, pues si que es fantasmágorico, por eso de que la selva esta ahí, esperando atrapar otra vez a la ciudad y sumirla en el olvido. ¡Que árboles tan curiosos!, ¿verdad? Da la sensación que crecen en contra de la gravedad, que van hacia arriba...
;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...