martes, 16 de octubre de 2012


No hay voces, no hay vida, no hay niños corriendo… sólo hay ruinas, oxido y miseria. Ataño fue una ciudad floreciente, hoy tan sólo es una zona muerta, herida, deshabitada, contaminada. Todo se quedó detenido en Prypiat el 26 de Abril de 1986 con el desastre nuclear de Chernóbil. Desde entonces la desolada ciudad es la viva imagen de una estampa post-apocalíptica, una ciudad fantasma que ha empezado a ser devorada por la naturaleza y que a día de hoy -y a pesar de la invisible amenaza radiactiva- sigue siendo víctima del saqueo y el vandalismo… Y es que habrán de pasar cerca de 24 milenios para que la ciudad vuelva a ser lo que alguna vez prometió ser…


Fundada en 1970 sobre un suelo fértil la ciudad se asentó rápidamente para dar hogar a los trabajadores de la Central Nuclear de Chernóbil. Situada cerca de una estación de tren, una autopista y, por supuesto, el río Prípiat, la ciudad comenzó a desarrollarse, convirtiéndose en una de las zonas más agradables para vivir de la antigua URSS.
La belleza de la urbe tenía que ser fundamental para los trabajadores de la central, y por eso se contrataron arquitectos soviéticos progresistas que pudiesen visualizarlo. La creatividad era aprovechada por los arquitectos ciudadanos que la incorporaban en el paisaje de la ciudad. Éstos plantaron un arbusto de rosas por habitante, pues deseaban que los nuevos pobladores se sintieran más como en casa, así que en 1986 la ciudad tenía 50.000 arbustos de rosas aproximadamente.
Según los planos maestros del desarrollo de Prípiat, se suponía que la urbe alcanzaría al menos 80.000 habitantes, también se esperaba que la ciudad atómica fuese una de las más bonitas de toda Ucrania.
Durante su mejor época era conocida en la Unión Soviética como: "La ciudad del futuro".




Prípiat (ucraniano: При́п'ять, Príp”iat’; ruso: При́пять, Pripyat’) estaba compuesta por varios microdistritos (vecindarios), con un radial atravesando el centro de la ciudad.
Uno de los sitios más hermosos de Prípiat era la entrada a la ciudad, el Centro Cultural Energetik, el Edificio de Administración, el Café Prípiat (que se encontraba cerca del río), y en el centro el Bulevar Lenin.
Las primeras vías urbanas se llamaron avenida de los Entusiastas y la calle de la Amistad de los Pueblos. A finales de 1985, la ciudad disponía de un centro cultural, una librería, un cine, un hotel, una escuela de arte con una sala de conciertos, instituciones médicas, escuelas de formación profesional, una escuela técnica de ingeniería llamada Kuybyshevsk, instituciones domésticas, comedores, cafeterías, tiendas y más de diez guarderías.
La ciudad contaba con una zona más cercana a la central en la que los empleados tenían un lugar para relajarse y hacer picnics con sus familias e incluso se hacían competiciones entre los empleados. Prípiat era un sitio de recreación en el que vivían habitantes con una media de 30 años. Los constructores prestaron mucha atención a los preescolares y las instalaciones deportivas. Pero sobre todo prestaron atención a la media de edad ciudadana. Más de 1.000 bebés nacían cada año en Prípiat, por lo que era muy habitual ver a las madres casi todos los días con sus bebés.



Al contrario que ciudades de importancia militar, el acceso a Prípiat no estaba restringido antes del desastre. Antes del Accidente de Chernóbil, las centrales nucleares eran vistas por la Unión Soviética como más seguras que otros tipos de centrales eléctricas. Las centrales nucleares fueron presentadas como un logro de la ingeniería soviética, donde la energía atómica era utilizada para proyectos pacíficos. El eslogan "Átomo Pacífico" (en ruso: мирный атом, mirny atom) era popular en esos tiempos.



El 26 de abril de 1986 sufrió los efectos del peor accidente de la historia de la energía nuclear, cuando se produjo el sobrecalentamiento y explosión del reactor número 4 de la Central Nuclear de Chernóbil, el cual emitió 500 veces más radiación que la bomba atómica que fue lanzada sobre Hiroshima en 1945. La ciudad se vio afectada por gran cantidad de radiación y debió ser evacuada.
La evacuación fue llevada a cabo por el Ejército Soviético tres días después del accidente. La mayoría de los habitantes fueron evacuados de sus casas para protegerlos de la enorme radiación, los animales domésticos y el ganado fueron sacrificados para evitar alteraciones genéticas en sus descendientes.
Se estima que la zona no será habitable hasta dentro de varios siglos porque las concentraciones de elementos radiactivos y la radiación no desaparecerá de forma absoluta hasta dentro de 24 milenios (que es lo que se cree que tarda el plutonio en extinguirse). Prácticamente, cualquier persona puede entrar a la ciudad, pero es recomendable llevar un dosímetro y no quedarse de noche debido a la presencia de animales salvajes como jabalíes, lobos o zorros, entre otros.



Por una larga carretera vacía se llega al puesto de control de la zona de alienación, una zona de seguridad de 30 km a la redonda resguardada por el ejército alrededor del área del accidente. El terreno que rodea al antiguo reactor está cercado también por un nuevo perímetro de 10 km a la redonda, donde se considera que hay más contaminación. De hecho, en Prípiat aún existen zonas en las que el nivel de radiactividad es doce veces superior al que existe en la capital, Kiev. Especialmente peligrosos son los tejados que todavía siguen en pie, ya que albergan los mayores índices de radiación.
Actualmente la ciudad no tiene ningún habitante, más que investigadores, científicos y fuerzas de seguridad que custodian la zona de exclusión, ya que el acceso sin autorización está penado con cárcel, aunque sí acuden a visitarla turistas con permisos especiales.
En la zona pueden encontrarse muchos objetos abandonados, cómo fotografías, juguetes de niños, ropa y otros efectos personales.
Debido al inexistente mantenimiento de las construcciones, (dentro de ellas el moho, los hongos y las plantas han crecido gracias a la humedad producida al derretirse la nieve de invierno, inundando y estancando las azoteas) el agua ha derrumbado los suelos o ha producido humedades en las paredes, debilitando las pinturas de las mismas.
Las puertas y ventanas han sido abiertas para reducir el riesgo a los visitantes.
Pese a esta situación, hay quienes han regresado a sus antiguas casas, y, haciendo caso omiso de los peligros en la zona, han vuelto a cultivar el suelo. A pesar de todo ello la ciudad como toda la zona de exclusión, que una vez abandonada por el ser humano ha sido fuertemente colonizada por animales salvajes, sirve de refugio a los mismos, siendo posible encontrarse con manadas de lobos instaladas en la ciudad.


A día de hoy, Prípiat es una ciudad fantasma y sombría, rodeada de cierto halo temiblemente espectral.


NOTAS:
Ucrania: proviene del término krajina, que en eslavo puede tener dos significados: "territorio fronterizo" o "país". En ucraniano moderno країна (kraína) significa "país".
Kiev: en ruso Ки́ев o Kiiv; en ucraniano, Ки́їв, es la capital de Ucrania. El nombre de Kiev se dice que deriva del nombre del Kyi, uno de los cuatro fundadores de la legendaria ciudad (hermanos Kyi, Shchek, Khoryv y hermana Lybid ').

Fuentes: Wikipedia. Taringa. Net. Google imágenes.

6 comentarios:

roberto dijo...

Hola Ana, muy buena entrada. Triste escena de lo que puede convertir el hombre que busca ir más allá de lo que puede controlar. Igualmente parece que no aprenden de las experiencias, fijate lo que paso en Japón con el terremoto y posterior tsunami. Nunca se sabrá realmente que sucedió con la central nuclear, no quiero parecer un anti-progreso, pero me parece que basta con mirar las fotos de Chernobil para darnos cuenta de lo poco que queremos a nuestra casa, el planeta tierra.

Saludos!!

Carol Torrecilla García dijo...

Ana, qué impacto al ver el desastre de Chernóbil. Yo no sabía exactamente qué había pasado. Gracias por mostrármelo. Siempre me enseñas. Gracias de nuevo.
Quiero leerme ese libro de Murakami que tiene que ver con esto.
='(

Hernán dijo...

Muy buena informacion, impactantes fotografias, Saludos.

Ana dijo...

Hola Roberto, tristemente Pripyat es el claro ejemplo de en lo que se puede convertir el mundo: accidentes nucleares, guerras, bombas, desastres naturales. Esta energia nada limpia es mas de lo que el hombre puede controlar, manejar o contener. Las consecuencias son fatales geneticamente y ambientalmente.
Nuestro pobre planeta ha sido saqueado, expoliado y maltratado, confiamos mucho en que estará ahí siempre, se renovaran los recursos, tendremos agua, oxígeno, pero estamos alterándola, así que ¿qué puede pasar? Nada bueno, seguro.
Saludos, y gracias por tu interesante comentario.
;)

Hola Carol, hace tiempo que conozco la tragedia de Chernóbil, desde que era una jovencilla estudianta, me tocó hacer un trabajo y tuve que investigar. Y me impactó mucho, principalmente por lo pco informados que estaban sobre las consecuencias de la radiación, las increibles quemaduras, la horrible muerte que sufrieron muchos, lo engañados que estaban, las ágonicas tareas de limpieza de la zona, cómo se evacuo a la ciudad, la nube tóxica, el vapor radiactivo. Es horrible pensar que fue 500 veces nas potente que lo de Hiroshima y aquello fue espantoso, da miedo pensar que pueda volver a pasar algo semejante.
Un abrazo
;)

Hola Hernán, si las fotos impactan no me quiero imaginar como debe ser pisar esa ciudad fantasma en persona, tiene que aterrorizar. Gracias por visitar Bohemio Mundi.
Saludos
:)

Raquel dijo...

Realmente impresiona, la historia, desgraciada historia del accidente y lo que pasó luego con los "voluntarios" que tuvieron que limpiar el desastre, y todas las vidas que trunco, ya fuera directamente como indirectamente gracias a la radiación. Ver este lugar es como meterse dentro de una pesadilla.
Un beso Ana :)

Ana dijo...

Una pesadilla que cada año se sume mas en la decadente miseria de la radiactividad. Es curioso como la naturaleza lo ha invadido, ¿estos arboles brillaran por la noche con un verde lustroso o sólo les envolverá una extraña nube ? No creo que nunca visite este sitio, ímaginate con los lobos salvajes y el peligro de los derrumbes, y además ¡que mal rollo dan los lugares abandonados! Realmente un sitio post-apocaliptico.
Como dices un horro con los voluntarios y las vidas que truncó este desastre. Horrible
;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...