viernes, 8 de julio de 2011

Rosa Parks

Ya he hablado de Ruby y su coraje, también de los cuatro de Greensboro y su pequeño desafío. Hoy le toca a una mujer que logró impulsar el fin de la segregación racial en su país, encendiendo la chispa del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos.

El 1 de diciembre de 1955, en Montgomery, Rosa Parks se negó a obedecer al chofer de un autobús público, el cual quería obligarla a ceder su asiento a una persona de raza blanca. Acusada de haber perturbado el orden, fue encarcelada por su conducta.
En respuesta al encarcelamiento de Rosa, Martin Luther King, un pastor bautista relativamente desconocido en ese tiempo, condujo la protesta a los autobuses públicos de Montgomery, lo que hizo necesario que la autoridad del transporte público terminara la práctica de segregación racial en los autobuses.
En 1956, el caso de Parks llegó finalmente a la Corte Suprema de los Estados Unidos (la cúspide del poder judicial estadounidense) que declaró que la segregación en el transporte estaba en contra de la constitución estadounidense.
Al fin un gran triunfo.


Todo ocurrió en 1955. En aquellos años, los negros sufrían en EEUU la humillación -especialmente en el sur- de no poder compartir con los blancos los mismos lugares públicos: escuelas, restaurantes, salas de espera... La segregación llegaba al punto de que en los baños se mostraban letreros de "sólo blancos" o, directamente, "negros no". Las leyes Jim Crow (del que hablaré mas adelante), heredadas de la esclavitud del siglo XIX, fueron diseñadas para que los afroamericanos se sintieran inferiores y así mantenerlos marginados de la sociedad.
Rosa Parks, costurera, secretaria y ayudante en la Asociación Nacional para el Avance del Pueblo de Color, tenía claro que las cosas podían cambiar. El 1 de diciembre de 1955, cogió un autobús público para volver a su casa. Por entonces, los vehículos estaban señalizados con una línea que separaba a los blancos de los negros, los primeros podían sentarse delante, los asientos de detrás estaban destinados para los negros. Así, la gente de color subía al autobús, pagaba al conductor, se bajaba y subía de nuevo por la puerta trasera.
Parks se sentó en los asientos del medio, que podían usar los negros si ningún blanco lo requería. Cuando se llenó esa parte, el conductor le ordenó, junto a otros tres negros, que cedieran sus lugares a un joven blanco que acababa de subir. "Éste ni siquiera había pedido el asiento", dijo después Parks en una entrevista a la BBC. Los otros se levantaron, pero ella permaneció inmóvil.
El conductor trató de disuadirla. Debía ceder su asiento, es lo que marcaba la ley. "Voy a hacer que te arresten", le dijo el conductor. "Puede hacerlo", respondió ella. Cuando la policía le preguntó que por qué no se levantaba, contestó con otra pregunta: "¿Por qué todos ustedes están empujándonos por todos lados?".


Rosa fue arrestada y pasó la noche en el calabozo, acusada de perturbar el orden público.
"Mientras más obedecíamos, peor nos trataban", aseguró Parks en sus memorias. "Aquel día estaba fatigada y cansada. Harta de ceder".
Rosa tuvo que pagar una multa de catorce dólares.
El incidente no quedo ahí. El caso trascendió y acabó por dar voz a los movimientos por el fin de la segregación que ya habían comenzado a hacerse notar.
Indignado y hastiado, un joven y desconocido pastor bautista llamado Martin Luther King organizó una oleada de protestas contra la segregación en los autobuses públicos de Montgomery que duró 382 días. Los treinta mil afroamericanos que participaron hicieron marchas de hasta nueve kilómetros, y cuando les preguntaban cómo se sentían, algunos respondían: "Mis pies, cansados. Mi alma, ¡liberada!".
Mientras, el caso Parks llegó a la Corte Suprema del país, que declaró que la segregación era una norma contraria a la constitución estadounidense, que declara iguales a todos los individuos de la nación. Un año después, el gobierno abolió cualquier tipo de discriminación en los lugares públicos.
Parks, que falleció en 2005 a los 92 años, continuó luchando durante el resto de su vida por los derechos civiles de los afroamericanos. En 1999, recibió la Medalla de Oro del Congreso de los EEUU.


-Martin Luther King en plena lucha-

Fuentes: Publico.es/culturas/rosa-parks-la-mujer-negra-que-desafio-a-la-america-blanca. Wikipedia. Google imágenes.

5 comentarios:

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Hay que seguir y continuar por la lucha de la igualdad de derechos, que mujeres como ésta iniciaron con tanto esfuerzo. Aún queda mucho camino por recorrer.

Te deseamos un feliz día.

Marpín y La Rana

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Hay que seguir y continuar por la lucha de la igualdad de derechos, que mujeres como ésta iniciaron con tanto esfuerzo. Aún queda mucho camino por recorrer.

Te deseamos un feliz día.

Marpín y La Rana

Ana dijo...

Yo también te deseo un buen día Marpin y la rana. Como dices la lucha continua, nunca hay que dejar de hacerlo por aquello que creemos justo. Todo un ejemplo de tenacidad, como Rosa y como Martin Luther King.
:)

Natalia Ortiz dijo...

Muy interesante como siempre, Ana. No haces más que descubrirme personas y sucesos que probablemente nunca hubiera conocido de no ser así.
Hace años se quejaban por todo haciendo como que esta gente no existía, degradándola, humillándola y todo lo que se les ha ocurrido.
Las leyes Jim Crow...
La verdad es que me extraña que dejaran que se sentaran los negros con tanta discriminación. Y bueno, si las normas en el bus, antes eran así, bien, pero si subió un chico blanco y nadie más, ¿qué sentido tiene que se levanten cuatro personas? Ya se levantarían las demás después.
Ostras con Martin Luther King, más de un año con las protestas. Él sí sabía, sí. Guau, un año después se consiguió que se aboliera cualquier tipo de discriminación en lugares como el bus. Todo un logro en poco tiempo.
Últimamente, en la telenovela Amar en tiempos revueltos, si se le puede llamar así, hay una chica inteligente de Guinea que bien podía estar trabajando de mecanógrafa en la oficina donde trabaja. Pero en lugar de ello, como es de esperar, le dieron el puesto de la chica de la limpieza, y el jefe o algo parecido, que es un cerdo, entre el color de ésta y demás, lo único que quiere es mirarla mientras limpia y si puede, abusar de ella. Como ella se negó a acostarse con él y no dejó el trabajo porque lo necesita, se ha montado un jaleo... Estamos a ver si la echa del trabajo o qué ocurre.
Un beso, Ana =)

Ana dijo...

Hola Natalia. Lo que pasa es que si buscas un personaje pues encuentras mas casos, mas personajes por el estilo, porque todos estan relacionados ya que sufrieron en sus carnes la discriminación de la ley Jim Crow.
En este mundo injusto y ruín han pasado muchas cosas, cosas horribles llenas de intolerancia, odio y racismo, y no sabemos nada del tema, casi nada. Pero por suerte las que he visto han acabado mas o menos bien, es decir han querido enfrentarse y luchar, y conseguir cambiar ese mundo que los odiaba un poquito.
Martin Luther King fue un gran hombre, una verdadera pena su final.
No veo esa telenovela, jaja, pero por lo que me has escrito creo que la realidad supera a la ficción, que mal, ¿verdad? Y lo peor es que por necesidad hay mucha personas que agunatan cada cosa que para qué, abusos, humillaciones, uff.
Un beso, gracias por seguir visitando a esta bohemía...
;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...