lunes, 14 de marzo de 2011

¡Al rico helado… estampado!

Juro solemnemente que todo lo que aquí se relatará está basado en hechos reales.
Dolor de garganta, tos… De pronto en una esquina aparece una heladería de aspecto apetecible.
¡Umm, que gran surtido en sabores!


No lo hagas, me advirtieron, que te pondrás peor… Y me lo pienso. No, mejor no, que el frío no me sentará muy bien.
¡Bach! Medio segundo después, salvando los pros y ya en la tienda…

Arriba en fila: chocolate, vainilla, fresa y limón,
y abajo en una esquina: dulce de leche, stracciatella y turrón.
De yogurt con mora y avellana es el que me gustaría pedir,
pero hay tantos que ya no me puedo decidir.
Nata con kiwi y tutti frutti me llaman la atención.
De pasas, almendra, mango, y melón,
pone en la carta que es la elección del más glotón.
Ni pistacho, ni coco, ni café,
si no me decido pronto no sé que voy a hacer.

Hecha la elección y pasados apenas sesenta segundos la galleta del helado se rompió (¿karma?), en la calle estampado se quedó… Y en mi rebeca, y en mis zapatos, y en la ropa del de al lado. Si hubiera sido una niña (que no es el caso… ¿umm? no) me hubiera enrabietado un montón. Pues no podía yo sospechar que aquel helado iba derepente a adquirir el único sabor que en la carta no aparecía : una mezcla extraña de suela de zapato con negra mugre  y mucha suciedad.
Jóder, si es que así no se puede… ¡Ay mi helado!


… mejor me lo tomo con humor, y dejo la rabia a un lado.



8 comentarios:

Raquel dijo...

:)), sin duda es el destino, que ese día no estaba escrito que disfrutaras de un delicioso helado.
Ay, Ana, que cosas te pasan.

Natalia Ortiz dijo...

¡¡Me encantó el escrito!! Se ve que no era tu día para comer helado... con la garganta mal ya no deberías haber probado. Una lástima. Pero en cuanto estés bien, te comes un par para celebrarlo y para compensar lo ocurrido con este. Cúrate pronto :) Un beso

Ana dijo...

Es verdad Raque, comko se ríe de mí, se lo pasa bopmba, jaja, pero estaba escrito que no le hincara el diente al rico helada, ¡que pintaza tenía!, jaja.
La verdad es que se me ocurre escribir cada chorrada que pa qué...
Un beso
:D

Gracias Natalia, ya estoy mejor de la garganta, y en cuanto pueda me pido un par de helados como aquel para compensar por el que perdí, jaja.
Un beso
:)

Angel dijo...

Para estos días de taaaanto frío nada mejor que un helado ;P
Más que sea sabes que va a tardar un montón en derretirse.

Un abrazooo!!

Ana dijo...

Jaja Ángel, pues sí, para el frío nada mejor que un helado, es lo que apetece, sentir el frío bajando por la garganta, muy frío chirriando en los dientes y para el calor un buen puchero canario extra caliente, de esos que te salen los colores con sólo olerlo... una que es de contrastes.
Un abrazo
:D

Alury dijo...

Yo creo que el helado no quería que te pusieras peor de la garganta... ¡lo hizo por tu bien! xD

Saludos ;)

Ana dijo...

Jaja, es verdad Alury, era un helado muy considerado, me ahorró que me pusiera peor.
Saludos
:D

இலை Bohemia இலை dijo...

yo me hubiese zampado un cucurucho como el tuyo pero...todas las bolas de chocolate!!!!

:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...