martes, 1 de marzo de 2011

En la oscuridad…

Salí a la templada noche. Sobrecogida, en silencio, frotándome un brazo al percibir la diferencia térmica. No es que sintiera frío pero me estremecí… Era por aquella visión; la perfecta curvatura de un infinito cielo estrellado. De pronto me sentí embargada por una sensación que ya se ha desvanecido… pero aún hay en mí, a pesar de las horas que han pasado, parte del residuo que ha dejado al irse. Huellas de humildad, y ese sobrecogimiento sordo ante el silencio y la oscuridad.
No soplaba el viento y las ramas de los árboles se mantenían serenamente quietas. La noche con su manto estrellado tapizaba el paisaje a mí alrededor. Lejanas montañas aparecían tenuemente azuladas ante mis ojos, y una luz plateada teñía con su brillo los tejados oscuros. Parecían desteñidas versiones de las cosas verdaderas y ciertas que sólo el sol de la mañana rescataba y resaltaba a todo color. La noche sin luna no era del todo oscura, pues poseía algunos rasgos de atardecer, y algo de naranja diluido en un azul herido conferían al paisaje un matiz dorado y veraniego. ¡Hasta el aire venía de dicha estación! De verano en pleno invierno era la noche.
¡Cuantas estrellas! Levanté la vista y las contemplé. Bullían mis ideas y mis pensamientos… Tropezando, me senté en la tumbona de la terraza. A mis pies se hallaba mi viejo perro fiel, quien con una mirada de mil lunas me habló sin hablar, y en mi interior sentí su te quiero… Inclinada a su lado pase una mano firme por su pelaje deteniéndome en sus aterciopeladas orejas. Y él entendió mi respuesta, pues acercó su hocico a mi pierna rozando mi rodilla, y a mis pies se durmió. ¡Con cuanta ternura le oí dormir!, y lentamente me dormí yo a su lado, relajada, supongo, por su lenta respiración.
Horas después desperté mecida por la brisa de haber estado al raso y la madrugada me sorprendió con otro cielo distinto al de hacía unas horas…
Estaba sola, no había nada… nadie.
Impenetrable oscuridad y cierto misterio me asaltaron… Y, ¿qué era eso?, ¿eso que volando con increíbles alas blancas ha cruzado el cielo hace un momento?
 ¿Inquietante criatura o desbordada imaginación?
No le oí llegar y me asustó su voz que desde una esquina de la enorme terraza se proyectó hasta mis oídos:
-Siempre te ocultas, te he estado buscando…
-Me dejé dormir-respondí aún agitada por la impresión y el susto.
Él se me acercó con paso decidido, diciendo:
-¡Te gustan las sombras!, ¿verdad?, ¡mas que la luz!, eres un animal nocturno...
-¡No!- le interrumpí, -no me gusta la oscuridad, ¡no digas eso!
Huí de sus manos conciliadoras y comprensivas. Y veladamente me miró, adivinando mi inquietud.
-¿Qué haces aquí, sola?
-¿Sola?-bufé en voz alta, -no estoy sola…
Y era verdad, ojos nocturnos me espiaban, nos espiaban a los dos. No los veíamos pero estaban a nuestro alrededor, ahí, amparados entre las sombras, ocultos de la luz, en la oscuridad.



Esto es sólo una introducción, ¿quieres saber más sobre animales nocturnos?, no te pierdas la continuación…

4 comentarios:

na sarje dijo...

obrigado pela visita e vamos manter esse diálogo.
até.

Ana dijo...

Gracias a ti na sarje, vuelve cuando quieras.
Obrigado, continuar a falar
;)

Natalia Ortiz dijo...

Ala, qué vergüenza, lo que me ha hecho la universidad y el tema de la salud con tu blog... cuando no es una cosa, es otra. Muchas entradas sin poder leer y no porque no quiera.
La verdad es que en este último tiempo has puesto algunas entradas muy largas y no ha habido manera de poder con ellas.
Hasta el perro tiene una mirada de mil lunas =) Qué bonito. El perro es un grandísimo amigo del hombre. Fiel y bueno a más no poder. Precioso texto, ¿escrito por ti? Me ha encantado ^^ Una gran introducción para los animales nocturnos. Cómo te gustan la noche, la luna y los animales =)
Un beso :)

Ana dijo...

Ay Natalia, mujer, no pasa nada, tu puedas visitar este lugar cuando te plazca, y dejar o no comentarios, como quieras, que bastante ya es estar liada con cosas de la universidad y temas de salud.
Yo tengo tres perros, les debía una mención en alguno de mis relatos, jaja. Por eso me quedan tan largas, nunca me mido.
Un beso enorme
:D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...