jueves, 19 de agosto de 2010

Locos Bohemios III


A veces la locura se une a la bohemia y aunque parezca increíble engendra frutos de genialidad.


Bohemio en la música:
James Douglas Morrison, mas conocido como Jim, nació un 8 de diciembre de 1943, en Melbourne, Florida. Fue poeta, cantante, escritor, y actor, pero siempre se le recordará por ser el vocalista del grupo de rock “The Doors”.
Su padre era un militar estadounidense (almirante del primer navío nuclear), por lo que debido a la carrera militar de su padre, él y su familia tuvieron que trasladarse por varias ciudades de Estados Unidos, y vivir en diversas bases militares. A los 14 años de edad ya había tenido 7 hogares. Desde niño empezó a escribir poesía, de los cuales varios poemas sobrevivieron para convertirse en canciones de The Doors. Después de marcharse de su hogar a los 19 años, estudió en la Universidad Estatal de Florida y después cine en la UCLA, en (Los Ángeles). Después se trasladó a vivir a Venice Beach, donde principalmente se dedicó a su primera y más fuerte vocación: la poesía.

Jim Morrison tenía un alto coeficiente intelectual: 149. Este coeficiente se reflejaba en el tipo de libros que leía, que iban desde las obras completas de Nietzsche hasta autores como Huxley, Kerouac, Baudelaire, Rimbaud, el Conde de Lautréamont, Gérard de Nerval y William Blake.
Los profesores de la universidad charlaban tendidamente con Jim sobre libros de este tipo, y algunos, en declaraciones a los autores de la biografía de Jim, definieron esas charlas así: “parecía como si él mismo hubiera escrito esos libros; la mayoría de los otros alumnos no llegaban a comprenderlos como él”.

En 1965, tras graduarse en la universidad de California, tuvo un encuentro casual con Ray Manzarek, ex compañero de clase y colega suyo (quien estaba el frente de la banda Rick and the Ravens). Como un medio de difusión para su poesía, aceptó formar, junto con Manzarek en los teclados, Robby Krieger en la guitarra y John Densmore en la batería (estos dos últimos procedentes del grupo The Psychedelic Rangers), el grupo californiano The Doors, cuyo nombre está inspirado en una cita de William Blake: «Si las puertas de la percepción fueran depuradas, todo aparecería ante el hombre tal cual es: infinito», y en el titulo de un ensayo de Aldous Huxley, inspirado también en la cita anterior, Las Puertas de la Percepción.

Después de dar muchos conciertos por locales de Los Ángeles, consiguieron un contrato para tocar en un pub conocido como “Whisky a Go Go”. Noche tras noche tocaban sus temas más populares, entre los que se encontraba “The End”, compuesto por Morrison, que terminaba la canción cada noche con una estrofa distinta. Una noche, se presentó algo tarde y en un estado etílico les dijo a sus compañeros que empezarían la función con “The End”. Ya al final de la canción, y mientras sus amigos tocaban expectantes, Morrison entonó el controvertido verso:

-Father? (¿Padre?)
-Yes, son? (Sí, hijo.)
-I want to kill you… (Quiero matarte.)
-Mother? (¿Madre?)
-I want to… fuck you!!!. (Quiero… ¡follarte!)

Para el dueño del local aquello fue demasiado y así que les echó, mientras, según se cuenta, todo el público gritaba de emoción. Paul Rothchild, productor y por aquel entonces dueño de la empresa discográfica Elektra Records, se encontraba allí aquella noche y siguió al grupo hasta la puerta trasera, donde les mostró su admiración y les propuso grabar un disco cuanto antes.
En 1967 el grupo publicó su primer álbum. El sencillo Light My Fire (escrito íntegramente por Robbie Kieger) se mantuvo durante mucho tiempo a la cabeza de popularidad en la revista Billboard, en el famoso verano del amor de 1967.

Cabe resaltar el dramático cambio que experimentó Morrison hasta convertirse en la estrella del grupo The Doors. Durante su infancia y adolescencia Morrison tuvo muchos problemas de personalidad, que hicieron que fuera una persona muy insegura. Su mayor influencia, de adolescente y como cantante, fue Elvis Presley, a quien no conoció, ni vio en concierto, pero de quien conocía prácticamente todo su repertorio, especialmente lo producido por Presley como fue “Mystery Train”, canción que interpretó muchas veces en sus conciertos en vivo. Su mayor obstáculo para unirse al grupo fue que sufría miedo escénico. Sus primeros conciertos los hizo dando la espalda al público. De hecho, se ha asegurado que Jim Morrison sufría un problema de TLP (Trastorno límite de personalidad, o BDP, Borderline disorder of personality). Esto le llevó a tomar drogas antes de cada concierto. Fue tanto el impacto que tuvieron en él las drogas, que hicieron que se volviera un experto en el tema, en especial con el peyote, interesándose en el chamanismo. Incluso escribió un tratado sobre las drogas. También se dice que se caracterizaba por sus pequeños bailes al estilo indio-chamanista, y que al llegar a la ciudad de Los Ángeles, vio la muerte de un indio en un accidente. La leyenda dice que si ves a un indio morir, su espíritu se adosará en ti.

Su actitud provocadora en escena, perturbando el orden público, hizo que sus conciertos fueran prohibidos en varias ciudades de los Estados Unidos. El 1 de marzo de 1969, a raíz de una actuación en la que algunos asistentes, aunque no hubo pruebas gráficas fehacientes, afirmaron que enseñó su pene y simuló una masturbación (entre otras cosas), fue llevado a juicio; en 1971, ante el riesgo de ser condenado a prisión, decidió abandonar la música y radicarse en París, donde se dedicaría por completo a su mayor inclinación: la poesía.

Es importante hacer notar que Morrison abandonó la carrera musical en su momento de mayor popularidad, y cuando The Doors estaba convirtiéndose en el único grupo norteamericano que competía con éxito con las grandes bandas británicas como The Beatles o The Rolling Stones.
Con su nombre completo, James Douglas Morrison, ya había publicado tres libros de poemas de elevado lirismo y singularidad: The Lords (Los Señores), The New Creatures (Las Nuevas Criaturas), An American Prayer (Una oración americana).
Estos libros tienen la complejidad de poder leerse como filosofía y, por momentos, como ensayos sociológicos o manifiestos conceptuales.

El 3 de Julio de 1971 Jim Morrison fue encontrado muerto en la bañera de su piso del Barrio del Marais en París, Francia, donde vivía junto a su pareja y amante, Pamela Courson (aunque existen muchas otras versiones sobre su muerte). No hubo autopsia, pero se declaró que murió por un paro cardíaco, según su acta de defunción. Existen personas que ponen en duda la versión oficial de la muerte del músico, ya que las circunstancias fueron algo extrañas. Se dijo que el padre de Jim sacó el cuerpo de su hijo del cementerio para llevarlo a Estados Unidos, pero fuentes del Père Lachaise aseguran que nadie se puede llevar un cuerpo del cementerio sin que la administración del cementerio lo sepa. También se pone en duda su muerte, ya que sus tarjetas de crédito y pasaportes aún siguen vigentes, ya que poco tiempo antes de morir él así lo especificó en un testamento. Los únicos que vieron su cuerpo fueron su novia y un médico que ya no ejercía (lo que hace pensar en un soborno). Otras versiones dicen que murió de una sobredosis de cocaína (droga a la que era muy aficionado) en los lavabos del parisino Rock´n´Roll Circus y posteriormente trasladado a su casa.

El epitafio de Jim Morrison está escrito en griego antiguo y en neo-helénico a la vez, teniendo de esta forma dos traducciones posibles:

“Al espíritu divino que llevaba en su interior”
"Cada
uno es dueño de los demonios que lleva dentro”
Vario años después de la muerte de Jim Morrison se realizaron muchas especulaciones: varias personas afirmaban haber visto al conocido “rey lagarto” en un café de París y también fue presuntamente visto en sitios de mala reputación de la ciudad de Los Ángeles vistiendo un atuendo de cuero completamente negro, aunque estos rumores nunca fueron comprobados. Las zonas en que se describe haber visto a Jim Morrison son frecuentadas por el underground y la comunidad gay de Los Ángeles. También se ha dicho que, después de su muerte, una persona que vestía como el cantante y alegaba ser él mismo, sacaba dinero con cheques a su nombre.
Ray Manzarek (el tecladista de The Doors) declaró:

“Si existe un tipo capaz de escenificar su propia muerte – creando un certificado de muerte ridículo y pagando a un doctor francés – y poniendo un saco de ciento cincuenta libras dentro del ataúd y desaparecer a alguna parte de este planeta – África, quien sabe – ese tipo es Jim Morrison. Él sí sería capaz de llevar todo esto a buen puerto”.

Música destacada: Touch Me by. Light My Fire. Riders on the storm. Roadhouse Blues. Hello, I Love You. The End.


¡¡Arriba el rey lagarto!!

Fuentes: wikipedia.org/wiki/Jim_Morrison. Google.

CONTINUARÁ...

5 comentarios:

Chica de ayer dijo...

Ya vuelvo a estar por aquí! :)

Otro loco bohemio. ¡Qué ganas tenía de leerte! Pues quién me lo diría... que Jim Morrison tuviera un alto coeficiente intelectual, y que fuese tan cultivado... Es que luego con sus canciones, como el verso final en "The end" y claro... xd. The doors es un grupo que me gusta, no lo conozco a fondo, pero tiene canciones muy buenas, como la de Light my fire.

Un beso grande!!

Angel dijo...

Una leyenda "viva" de la historia de la música.
Leyendo tu entrada me ha venido a la mente la cantidad de estrellas e ídolos de masas juveniles que han muerto, que con su música y filosofía de vida consiguieron superar los tabúes de los países occidentales, desde Hendrix, Joplin, Elvis,Lennon o aquí en España Nino Bravo.
No sé si sería su modo de vida o si en todos esos casos hubo alguna mano interesada que les mecía la cuna, lo que si sé es que muertos su leyenda no hace más sino crecer y crecer.

Un abrazo!!

Ana dijo...

Me alegro de tu vuelta Virginia, se te echaba de menos. Espero que hayas tenido unas buenisímas vacaciones, me da que si, jeje.
Jim Morrison engañaba con su apariencia, bueno no engañaba era un drogata, medio loco, que componía y escribía versos con la ayuda del peyote, pero tenía talento, era todo un bohemio.
Y sus canciones, me chiflan.
Muchos besos
:D

Angel a mi también me recuerda a toda esa gente: los llamados "club 27", pues todos murieron a esa edad, un poquito ayudaron la ingesta de estas sustancias magicas que alteran los ánimos. Eran otros tiempos... en realidad son los mismos tiempos y los mismos intereses, por supuesto su leyenda crecerá pero no creo que alcance ni de lejos a Michael Jackson, ese si que no dejará de dar beneficios, que pena que al final todo se reduzca a eso.
Otro abrazo de vuelta!!
;)

இலை Bohemia இலை dijo...

Vaya, admito que no conocía demasiado sobre la figura de este señor...ha sido muy interesante conocerlo a través de ti...

Bss

Ana dijo...

Me alegro bohemia de que hayas descubierto un poquito mas de la persona de Jim en este pequeño mundi.
Besos
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...