miércoles, 22 de junio de 2011

Hasta hace nada lo hacíamos, pero ya no se lleva…

Un especial ranking de cosas que ya no se llevan porque están más pasadas que un recopilatorio de los Pecos en japonés.
Y es que los tiempos cambian muy deprisa, las modas, los modos, las costumbres. Hay una fecha de caducidad para todo, y aunque ahora lo viejo se llama vintage, hay cosas que ya no se usan….


-Forrar la carpeta con los posters de la SuperPop-

Símbolo de la adolescente fanática y hormonal esta revista fue toda una revolución en los noventa cuando alcanzó su techo de popularidad, superando el millón de ejemplares vendidos. Era la época de Sensación de vivir, Take That, Spice Girls o los Backstreet Boys entre muchos otros.
Desgraciadamente las niñas de ahora ya no podrán ir al kiosco a por ella, ni sabrán nunca que miles de pósters gigantes con las caras y cuerpos de ídolos musicales, del cine y la televisión decoraron las habitaciones de generaciones de adolescentes alguna vez. ¿Cómo sabrán estas adolescentes de ahora si su compañero de clase las mira con buenos ojos sin hacer uno de sus famosos test?
El último número en papel de la revista SuperPop salió a la venta en Mayo de este año, pero los tiempos cambian y esta revista juvenil se seguirá editando en Internet. ¿Pero que será de esas carpetas? Pobres, tan desoladas y vacías se quedaran, que pena dará verlas.


-Intentar ligar en la discoteca usando el viejo truco de pedir fuego-

Hace poco entró en España una ley que prohibía fumar en ningún lugar público: bares, sitios de copas, discotecas, etc. la llamada Reforma de Ley Antitabaco. Y poco a poco nos hemos visto libres de humo. Así se culminan más de 23 años de prohibiciones. Las primeras las introdujo la ley de 1988 que prohibió que se fumara en los centros educativos (hasta entonces los profesores podían fumar en clase delante de los niños, ¡que ejemplo!) y en los hospitales. Poco a poco vinieron las restricciones en los transportes públicos y en enero de 2006 la prohibición de fumar en todos los centros de trabajo, excepto en la hostelería. Ahora ya no se puede fumar en ningún lugar cerrado y publico. Nunca saldremos oliendo a cenicero de ningún lugar…
Ligar siempre ha sido complicado, aunque antes era mucho más fácil romper el hielo. Bastaba formular una simple pregunta: “¿Tienes fuego?”Que más o menos equivalía a: “¿Accesible?” Y podías decir o podían responderte: “¡Vete por ahí!” O “¡No fumo pero te enciendo lo que quieras!” Evidentemente daba igual si se fumaba o no, el objetivo era ligar. Aplicable también a la pregunta de si tienes fuego, es “¿Estudias o trabajas?” ¡¿Pero se pueden hacer este tipo de consultas en plena Generación Nini?! (Ni trabajas Ni estudias para los que no sepan que es esto de la generación Nini) Y con la tasa de Paro que hay en España, ¿tiene sentido decir eso? La forma de ligar también ha cambiado, ahora si quieres entrarle a alguien en una disco y no sabes cómo sólo debes recordar esto: “¿Me agregas a tu facebook?, ¿Cuál es tu perfil?, ¿Nos posteamos mutuamente? ¿No hacemos un muro a muro?” Y a esperar una respuesta.
Aviso: Puede que eso de las bofetadas no este tan pasado de moda.


-Llamar por una cabina telefónica-


En plena era tecnológica, ¿quién es el guapo que no tiene un teléfono móvil? Estamos permanentemente conectados y localizados. Sin embargo por muy paradójico que suene la gente no habla más que antes, esemesea. Es decir manda mensajitos SMS, por eso digo que escribimos mas, hemos creado un nuevo lenguaje abreviando el que nos enseñaron en el cole con un cuadernillo. Ni los egipcios sabrían descifrar nuestros criptogramas.
Los jóvenes de hoy en día mirarán a esas cabinas como un símbolo de la prehistoria tecnológica, y puede que algún día acaben en un museo con una descripción muy clara: “Pequeña estructura que en su interior contiene un teléfono público. El diseño más conocido son las rojas y están hechas para que el usuario de estas no se moje cuando hay lluvia y también para respetar la privacidad de quien las usa”.
Recuerdo que nunca te devolvían el cambio, lo que daba mucha rabia. Recuerdo que a veces aquellos habitáculos no se utilizaban sólo para llamar, hay gente mucho más escatológica, ¡que asco! Recuerdo que siempre le estaban reemplazando las puertas que eran plegables, o cambiando los cables, o reparando los cristales, porque siempre las rompían. La gente de mi quinta debió ser muy vándala…  
Hoy en día se encuentran en vías de desaparición por falta de rentabilidad a pesar de estar consideradas servicio universal en Derecho europeo.


-Conducir a 120 por la autopista-

A principios de año entró en vigor una polémica norma de circulación por la cual el límite de velocidad en autovía descendía a los 110 km/h, por lo que conducir entre los 111 y 141 km/h en autopista o autovía se multaría con 100 euros.  El límite de 110 fue una de las medidas “estrella” del plan de ahorro del Gobierno ante la escalada del precio del crudo, pero ha sido duramente criticada. Sin embargo parece que el próximo 30 de junio el Gobierno eliminará dicho límite y volverá al antiguo. Ya queda poco. He leído que es cierto que el consumo de combustible ha bajado, pero no se puede achacar únicamente a esta medida. Los precios de gasolina y gasóleo han ido encadenando récord tras récord, como cuando los rusos y los americanos peleaban en la carrera espacial. Evidentemente eso ha sido bastante más disuasorio.
Parece que hay cosas que no están tan pasadas… pronto podremos apretar el pedal del acelerador un poquito mas… bueno, si quieres.


-Alquilar una cinta de video en el videoclub-

De peque mi día favorito de la semana era cuando íbamos al videoclub a alquilar alguna pelí. Era la oportunidad de ver cine nuevo, pero yo siempre elegía las viejas. Yo y mi gusto por lo clásico. Era lo que había, y ni que decir tiene que estaba muy de moda. Estanterías repletas de cintas vhs y caratulas. Nos hicimos un carné y lo gastamos de tanto usarlo. Sony, Betamax, JVC, empezamos a conocer estas siglas y letras. El videoclub de mi barrio era muy animado… pero siempre acababa alquilando las mismas películas, mi madre estaba harta de eso, era ella la que las devolvía, diré que siempre rebobinadas… o casi. Luego compramos un video grabador Hitachi y eso cambió nuestras vidas. ¿Qué no podías ver la telenovela? Pues deja el video programado y grábala. Que te vas a perder el programa musical y salen los chicos que te gustan, ¡pues graba! Y esa pelí que tanto te gusta, pues borra el video de la comunión que esto es mas importante. Era la ventaja del vhs, poder grabar y re-grabar encima siempre que quisieras. Vale, la tele de antena se veía fatal, bien, no tenía mucha calidad, pero ¿y el encanto de ver aquellas películas con anuncios incluidos y todo? Eso no tiene precio, ningún dvd podría.
Ahora ya no hace falta grabar nada, todo esta en Internet al momento, ahí, dispuesto para cuando quieras pinchar sobre el capitulo de tu serie favorita que te has perdido por ir a trabajar. Una ventaja, ¿no?


-Escuchar casetes en el coche-

Mi generación se hacía su lista de canciones grabándolas directamente de la radio. Podías hacer los mix que quisieras. El regalo estrella del día de Reyes de aquella época era el “Walkman” Eso si que era ser moderno, con la música a todas partes, en la cama, en la playa, con la bici. Lo malo era cuando se dañaba la bobina y se rompía el vinilo. Los fabricantes jamás especificaron que los casetes tienen generalmente pobre resistencia a los niveles excesivos de calor sobre todo en coches aparcados bajo el sol durante el verano, una pena. Pero bueno si había cerca una gasolinera no había problema, allí podía encontrarse un gran surtido de casetes de todos los estilos. ¡Que tiempos, que recuerdos!
Hoy en día el mercado para los casetes está en serio declive desde su pico al final de los 80. Algunos músicos todavía prefieren registrar sus másters en cinta magnética por razones artísticas, y algunos consumidores prefieren comprar casetes debido a una supuesta riqueza del sonido analógico. Recientemente las compañías fabricantes del casete han dejado de producirlo y abandonaron el mercado definitivamente a finales de diciembre de 2008, ya que éste ha sido fuertemente desplazado por los medios digitales como el MP3 y el MPEG-4, así como los soportes físicos digitales más recientes, como el Blu-Ray, equivalente a más de 80 casetes.


-Salir a la calle a jugar-

Pasé mi niñez escapándome de casa para ir a jugar a la plaza, allí había cancha de baloncesto, allí podía saltar sobre el descampado de al lado y correr con la bici, allí había sitio para jugar al tenis, o al escondite. Utilizamos la carretera y sus líneas divisorias para jugar a brilé o saltábamos sobre los muros de las casas viejas. Las farolas eran nuestras barras de bomberos, los jardines nuestro supermercado, puesto que las flores nos servían para hacer suculentas sopas o ensaladas si decidíamos jugar a las casitas. Para patinar lo mejor era la pendiente de la calle nueva en donde hicieron una urbanización muy bonita. Yo era medio saltimbanqui, un poco como los Yamakasi de ahora. Si había alguna distancia que salvar tenía que saltarla. Me subía a los tejados, me colgaba como un mono, utilizaba la barra de tender como barra fija, sin colchoneta debajo, claro. ¡Cuantas rodillas desolladas curadas con mercurocromo! Tuve suerte porque nunca me rompí nada.
No hacía falta que nadie lo dijese, era evidente, pero un estudio revela que el juego es una parte imprescindible para el desarrollo de los niños. El juego no sólo les divierte y les hace felices, sino que forma parte de su desarrollo integral, es una necesidad biológica. El juego potencia la creatividad de los niños.
Pero ¿qué pasa con los niños de hoy en día? ¿Esos que están enganchados a sus sedentarias maquinitas? Ya no hay niños como los de antes, no juegan al fútbol en la calle, no construyen casas en los árboles, no saben lo que es la Rayuela. Pobres…


-Coleccionar pegatinas o calcomanías-

Con cualquier cosa te regalaban una pegatina. El banco te hacía una cuenta infantil, la primera al cumplir los diez años, pues cuando te mandaba la carta correspondiente adjuntaba alguna pegatina con animales de WWF para que te hicieras socio. Te comías un bollicao y había una pegatina, levantabas la tapa de un yogurt y había una pegatina. Abrías un paquete de papas y… regalo + pegatina. ¿Y cómo no hacer una colección? Antes con todo se regalaba cromos, pegatinas, calendarios y demás chorradillas por el estilo.
Yo tenía el cabecero de mi cama repleto de pegatinas, no era muy elegante, y mi padre, carpintero de profesión, lo odiaba porque, ¡qué sacrilegio hacía la madera! Mis hermanos y yo no podíamos tener más pegatinas porque… ya no cabían.
Las calcomanías eran un caso aparte, solían pegarse en los brazos, manos u otros partes del cuerpo, pero a mí no me gustaban, prefería los tatuajes con bolígrafo, más higiénicos a mi modo de ver. Agujereaba los pantalones por las rodillas y allí pintaba, haciendo uso de mi creatividad.
Curiosidad acerca de las calcomanías: Durante los años 70 circuló una leyenda urbana, en la que se contaba que las calcomanías llevaban impregnada una sustancia que al adherirse a la piel se transmitía al niño. Esta substancia generalmente se identificaba como una droga del tipo LSD. La finalidad de esto sería la de inducir a los niños a que se tornaran drogodependientes mediante las calcomanías. Se llegaronn incluso a repartir octavillas, panfletos y fotocopias, alertando de este hecho, llevando algunos incluso el anagrama de la Guardia Civil.
¡Que cosas!



-Ir al cine-

Que pena me da esto, pero ¿quien puede? ¿Quién quiere con las pelis que hacen ahora? No hay ofertas interesantes. Ya no es una afición de pobres, como en la época de mi abuela, ahora es para gente que no conoce las vacas flacas ni las ha visto en su vida. La crisis, el euro, no lo sé, pero de 3 euros ha pasado a 7 y en menos de ocho años. Y si la película es en 3D hay que sumarle 2 euros más por el alquiler de las gafitas bicolores. ¿Y quieres cotufas o un vaso de refresco? No puedes… mejor tráetelo escondido en el bolso de casa. Así que nada el acomodador te deja en el asiento, las luces se apagan y empiezan ¿los anuncios publicitarios? ¿Vamos a empezar a vender Fairy en los multicines o qué? ¿Y donde están los avances de próximos estrenos? ¡Como ha cambiado esto también!
A lo largo de la historia las salas de cine se han ido transformando en función de los avances tecnológicos, los cambios en los hábitos de consumo del público y como respuesta a formas de ocio alternativas. Por ello a lo largo de la historia se ha pasado de pantallas casi cuadradas a pantallas más panorámicas, para competir con la televisión. De cines de una sola sala a cines con varias salas ofreciendo una mayor oferta. Es que hay que ir con los tiempos.
La gente de hoy en día no compran discos, ni libros, ni van al cine… pero no porque no quieran (o si) es porque no pueden. Así que gracias al pirateo pues pueden acceder a algo. Mucho se ha hablado de las supuestas leyes contra el pirateo en Internet, una ley que prevé cortar el acceso a la Red a los internautas que se descarguen archivos de forma ilegal, aún no se sabe donde quedará esto pero puede que nos corten el grifo.



-El gotelé en las paredes-

El gotelé (del francés goutte o gouttelette, gota o "gotita") es una técnica consistente en esparcir pintura al temple más espesa de lo habitual, de tal manera que durante su aplicación aparezcan gotas o grumos de material que produzcan una superficie final de acabado grumoso. Esta técnica se utiliza por su capacidad para disimular las imperfecciones en las paredes.
Pero ya no se lleva… de hecho para muchos es un horror. ¡Y la de trabones en la ropa al pasar cerca de la pared, y la de raspones en los codos…!
No, lo más moderno y cool es una pared mega lisa, que no parezca vieja, que no tenga mucha historia, en donde no haya ni un surco ni una grieta, ni una abolladura en donde jugar a la pareidolias. Que aburrido.


-Los calcetines blancos-

¿Quieres ser un marginado, que se rían de ti, que piensen que eres primo lejano de Steve Urkel? ¿Entonces porque vas con esos calcetines tan feos?
Combinar calcetines blancos con zapatos negros, una extendida tendencia estética en China, es de muy mal gusto, según una exitosa campaña que durante algunos años ha llevado a cabo Pekín entre su población para extinguir arraigadas costumbres, capaces de torcer el gesto del visitante desprevenido. Tampoco hay que escupir en los ascensores o en los vagones del metro. Pero no vamos a comparar que eso de los calcetines es una costumbre de muy mal gusto… ¡hombre!
No es broma, va en serio.
Que tontería. ¿Acaso no se es libre para elegir, o para llevar lo que se quiera? Pues entonces no aceptes lecciones de nadie, muchos de los que te critiquen por ejercer este derecho tienen mucho por lo que callar.  ¡Pero si hasta hace nada todo el mundo llevaba unos bonitos calcetines blancos de deporte y tan tranquilos!


-Que los artistas del cine y la tele aparenten la edad que tienen-

Las arrugas. Pero no en la ropa, en la cara, me refiero a las arrugas de vejez. Supongo que tampoco se lleva ser mayor, está mal visto cumplir años… ser humano, de carne y hueso.
He visto por la tele que muchas mujeres se retocan la cara antes incluso de tener motivos para hacerlo. Es horroroso… pierden toda la lozanía, la expresión, logran lo contrario a lo esperado. No parecen más jóvenes, parecen más tiesas, mas apergaminadas.
En Sudamérica es habitual reconocer abiertamente las intervenciones de estética, mientras que lo normal en Europa es esconder los retoques. Ésa es la razón por la que muchas mujeres piden a sus dermatólogos y cirujanos estéticos que les apliquen el bótox de forma moderada, para que nadie lo note. Es la mejor manera de alardear de lozanía natural sin miedo a levantar sospechas.
"Mi secreto es una buena alimentación y ejercicio físico diario". ¿Les suena esta frase? Es la respuesta que suelen dar las estrellas de Hollywood cuando se les pregunta cómo se mantienen tan jóvenes. La cuestión es que algunas de ellas, además de un cuerpo escultural y un aspecto inmejorable, tienen la cara totalmente planchada, sin expresión. Y eso ya no se justifica ni con la dieta ni con el deporte.
La actriz Nicole Kidman ha confirmado recientemente lo que nadie dudaba ya: se ha inyectado el producto antiarrugas en cantidades generosas. Además, se ha unido al cada vez más nutrido grupo de celebridades arrepentidas del uso masivo de la toxina y asegura que no volverá a inyectársela.
¿Por qué? ¿Es que se vuelven a llevar las arrugas?


-Escribir una carta a un amigo-


O recibir postales, tendría que añadir. Pero es que si escribimos SMS, Twiteamos, Feisbukeamos, Blogueamos, y demás amos, ¿de dónde sacamos el tiempo para escribir una carta?
Hay un decreto del Ministerio de Fomento en el que dice que suspenderá la entrega de cartas a domicilio en zonas con baja densidad de habitantes o salpicadas de viviendas aisladas sustituyéndolo por un buzón comunitario. Puede que la profesión de Cartero este en vías de extinción. Una pena, ¡con lo romántico que es recibir una carta de amor!

14 comentarios:

Durrell dijo...

Vaya elemento que eras de pequeña jajaj bueno no voy a decir nada porque yo también le hacía sietes a los pantalones... La velocidad uf! por aquí la tenemos a ochenta en las autovías y parece que bailamos un vals en la carretera... y los coches se duermen y los filtros se llenan de carbonilla... para qué seguir! Eso de las calcomanias con lsd no lo oí nunca. O estaba en babia o no llegó hasta mi barrio. La foto de la mujer con la cara estirada, da para pensar cómo la tendrá cuando le suelten la piel, pobre... Yo estoy esperando que lo viejo y las arrugas se pongan de moda para cuando yo esté en la tercera o cuarta edad jajaja es que no me gusta planchar ni ser planchada, qué le vamos a hacer...
Gracias por esta estupenda entrada, he pasado un rato agradable leyéndola.
Montones de besos.

Angel dijo...

Dios qué recuerdos!!! y eso que no soy tan mayor. Mi primer alquiler en un videoclub fueron los Cazafantasmas 1, Tron y el vhs del Black&White de Michael Jackson, pero fui con mi primo porque yo ni llegaba al mostrador.
Hace poco en me fui a Tierra del Trigo y vi una cabina de igual a esa, casi me bajo y saco una foto.
Pensaba decirte que al cine todavía se sigue yendo, pero me acordé que el jueves pasado en un estreno internacional (X-men) solo éramos 10...

Un abrazooo!!!

La exorsister dijo...

Vaya repaso más nostálgico, me has hecho desenpolvar algún recuerdo. Me ha gustado.

Raquel dijo...

Genial la entrada, Anita. me he reído mucho leyéndola. ¡Qué recuerdos! Los test chorras de la superpop; los walkman, que estoy de acuerdo en que su sonido era mucho mejor que los dvd; el llamar desde una cabina y cabrearte por el cambio perdido; las añoradas cintas de vhs, con las que podían grabar y regrabar hasta el infinito pegandole un trozo de cinta adhesiva; las colecciones de pegatinas; los comodos clacetines blancos de deporte; ir al cine... y no arruinarte. Ay, como cambian los tiempos. Sólo espero que el oficio de cartero no pase de moda y tampoco el jugar en la calle. Eso si que era felicidad.
Un fuerte beso :)

Ana dijo...

Hola Durrel, jaja, ¿tú también le hacías sietes a los pantalones, jeje? La verdad es que debo reconocer que si, que de peque era un trasto y repetido, porque mi hermana gemela Raquel tampoco se quedaba atrás. Ay, mi pobre madre, ahora la entiendo, que pesadilla de niños...
Pronto podremos volver a pisar el acelerador un poquito más.
Las calcomanías con LSD son una leyenda urbana, yo tampoco tenía ni dea hasta que busqué información y me salió eso. ¿O quizás esa era la explicación a nuestra nuestras sobre exitación infantil?jaja.
Espero que se vuelvan a usar las arrugas cuando seamos mayores, porque eso de ir planchadas se ve horrible. La verdad es que muchas se estropean.
Gracias a ti por leer la entrada, me algro de haberte entretenido.
Un beso
:)

Hola Ángel. Ejem, yo tampoco soy tan mayor... Bueno mas que tú si, claro, jaja. Mis recuerdos de videoclub se remontan a cuando tendría seis o siete años, mas o menos. ¡Cuantas veces vi Dirty dancing!
Las cabinas estan en desuso pero yo también he visto algunas, hay una por donde vive mi abuela, la verdad es que hasta resultan curiosas, son como testigos de otros tiempos, es raro.
Este año he ido poco al cine pero siempre han habido 4 gatos, así que me temo quer ya no vamos al cine,¡ojala fuera mas economico!
Un abrazo enorme
;)

Hola Exorsister, me algro mucho de haber desempolvado añgún que otro recuerdo, la nostalgia tira mucho, ¿verdad? Es curioso como pasa todo de rápido...
:D

Hola Raque. Ay esos test de la superpop, a veces ahsta acertaban y todo. Yo todavía consevaba mi walkman, por ahí andará... si una que yo me sé no lo ha tirado a la basura. El cambio de las cabinas daba rabia, pero ¿a que te gustaba cuando encontrabas alguna moneda? jaja. Nuestras cintas mas que regrabadas, ¿dónde estaran? Ah si, bajo tineladas de... ya sabes.
Jugar en la calle, eso si que era felicidad. Es cierto.
Mer alegro de que te haya gustado la entrada.
Un beso
:)

Anónimo dijo...

Ay Anaaa me ha encantadoooooo, y el de jugar en la calleee...qué bien lo pasábamoss!!
Ha sido un post genial, se te ha olvidado el de ir a revelar el carrete de fotos jiji.y la curiosidad por ver como hsbían quedado..hoy en día..seleccionamos las "que mejor salen" y volvemos mil veces a repetir la foto, dejando atrás esa espontaneidad...
En fin..si que pasa todo rápido.
Creo fielmente que debemos salir a colgarnos de los muros, y a jugar a saltar hasta el final de la calle...Állíe te esperooo en la plaza ;)
MUAKSS tu otra hermana, ésta..sin blog jejej.

Ana dijo...

Hola hermanita!!!
Que calor hace, ya me imagino el que hará allí. Espero que estes bien.
Que olvido mas tonto, mira que lo había pensado, es verdad ya no podemos ir a revelar los carretes de fotos, pero es que claro son tantas cosas que se me olvidó, igual que escribir a maquina, por ejemplo, jaja.
Aunque ya no seamos niños no estaría mal salir a jugar, puede que nuestra vida fuese un poco mejor, quien sabe, jeje.
Un MUAKSS gigante.
¡Hasta pronto!
:D

Natalia Ortiz dijo...

¡Ana! Últimamente tus entradas son enormes. Es complicado ponerse a leerlas y tener un rato para contestarlas como se merecen… a ver si me pongo al día.
La SuperPop sin duda es muy de jovencitas adolescentes. Sí que la compré una temporada, pero nunca pensé en forrar nada, a pesar de que veía que era algo que se llevaba mucho. No te preocupes jaja, habrá otras revistas con test para que lo sepan. Ostras, desconocía que había dejado de existir en papel. ¡Cómo se nota lo que la sigo! Pero seguro que gana seguidores por internet, que es lo que se lleva.
Me gusta la prohibición de tabaco. No tengo por qué llevarlo impregnado en la ropa ni olerlo ni nada, sinceramente. No soy fumadora, no hay motivo. Así que me gusta estar en un ambiente sin humo las pocas veces que pueda salir por la noche. Pero claro, cambia todo, sin duda. Jaja, gracias por el aviso de las bofetadas xD Ahora se llevan muchísimo las redes sociales y el hablar por internet, pero una barbaridad.
Madre mía, las cabinas telefónicas. Se usan bien poco. El invento del móvil ha cambiado mucho nuestras vidas, pero ¿sabes qué? Hay una en mi calle jaja. Recuerdo haber utilizado estas cabinas en alguna ocasión, estando de vacaciones, o mi ciudad por necesidad, incluso. Pero sobre todo recuerdo los teléfonos que había en Port Aventura, que era la forma de decir que estábamos bien y que ya íbamos a casa jaja, aunque no eran cabinas precisamente.
Al tema de la velocidad le dediqué una entrada. A casi nadie le gustó esta obligación que impusieron y creo que muchos se alegran de que vuelva a ser como antes, y aunque no conduzco ni he visto las repercusiones en carnes, parece que han conseguido ahorrar bastante, lo que está bien. Pero como decía yo, mejor que cada uno ahorre en lo que quiera y no que le obliguen a esto, que quizás no quieras y que prefieras llegar antes a un lugar que ahorrar.
Jaja, también he alquilado películas en el videoclub. No muchas, pero sí algunas. Hubo un tiempo en que nos gustaba, cuando tendría 10 u 11 años o así, quizás. Así conocí películas como Paulie. Pero también me grababa películas, series y programas con el grabador de cintas VHS, y lo mismo grababa canciones de discos en cintas de casette. Ahora se llevan los cd’s y los dvd’s más cómodos y de mayor capacidad. O incluso, los discos duros ya sean pequeños como los pendrives como los externos de tanta capacidad, y ahí, grabas todo, lo borras y vuelvas a grabar. Mi aparato de los dvd’s para el televisor tiene su disco duro y así voy funcionando.

Natalia Ortiz dijo...

Yo he tenido walkman y todo, pero no le di mucho uso. Luego tuve el compact disc, que tampoco tuvo mucho, pero sí más. Existiendo el mp3 y el Blu-Ray como has nombrado, es lógico que ya no existan los casettes. Lo extraño sería lo contrario.
No es que jugara mucho de pequeña con niños en el parque, en la calle y demás, pero hasta los 9 ó 10 años, no apareció en mi vida la Game Boy. Fue un gran cambio sin duda. Se acercaban las tecnologías peligrosamente. Incluso en 6º de primaria, con 11, me empezaban a mandar algún trabajo en el que hacía falta el ordenador, y no tenía, pero me habían metido a una academia de informática y estaba aprendiendo.
Jaja, en las bolsas de patatas y en los bollycaos bien recuerdo los tazos en el primero y las pegatinas en ambos. Incluso, unos muñequitos pequeñajos que daban en los paquetes de pipas para llevar a modo de colgante. Sabían llamar la atención de los niños para que compraran sí o sí. También recuerdo a los tatuajes temporales, pero no sé bien si en bolsas de patatas o dónde. Aunque yo prefería coleccionar cromos, y en una época, incluso minerales.
En cuanto al cine y las descargas, decir que me encanta el cine, pero bien cierto es que es carísimo. Y a veces con tanta sala, se echan en falta los pantallones que caracterizan a un cine. A veces, parecen pantallas pequeñas incluso, para ser ese lugar y el dinero que cuesta. Lo de la Ley se entiende que quieran proteger, pero ¿no estaban con el canon haciéndonos pagar por si acaso? Pues eso… que nos dejen, que no lo pueden tener todo.
No sabía lo del gotelé en las paredes. Y los calcetines, de colores y bien modernos. Que dé gusto enseñarlos xD Pero que cada uno lleve lo que quiera, desde luego.
Lo de las operaciones cada uno sabrá con su cuerpo, pero tal y como has dicho, logran el efecto contrario. Al final no parecen personas. Directamente, no se sabe lo que parecen. Se ven feas, mal e incluso más viejas. Y algunos famosos me hacen gracia porque tienen más partes antinaturales que suyas y no tiene sentido. Si son jóvenes y están bien arreglados, piensas qué guapos, pero a la vez se siente un cierto odio porque son personas… de plástico.
Con el internet, los correos electrónicos, las redes sociales son sus comentarios, tablones y mensajes privados… e incluso el móvil con sus sms, no hace falta ya escribir cartas y gastar el dinero del sobre y del sello, más que para lo justo y necesario. Pero era una costumbre bonita, ¿verdad?
Bueno, te dejo mi supercomentario, que te va a dar algo jaja, pero es que con estos entradones… es lo que me sale escribir. Podías haberla partido en dos o incluso, haber hecho varias entradas extendiéndote con varias de estas cosas que no se llevan.
Un beso, Ana. Muy interesante y diferente =)

Ana dijo...

Hola Natalia!
Uff, madre mía, cuando vi el comentario pensé que por error lo habías publicado dos veces, jaja, pero es uno sólo que vale por muchos. CRACIAS por tomarte la molestia de escribir tanto.
Mis entradas son muy grandes, pero créeme no lo hago adrede, me sale por naturaleza. Podía haberla publicado por partes, pero me da mas pereza así, jaja, así que lo publiqué de una vez.
Recuerdo que hiciste una entrada sobre el tabaco, yo también estoy a favor de la ley.
¿Hay una cabina en tu calle? jaja, mira no estan del todo desaparecidas.
Yo si conduzco, y no he notado el ahorro por ningún lado, así que me alegro de poder ir un poquito mas rápido. Esa ley creo que fue para poner mas multas, (mi hermanito lleva 4 pero no se lo digas a nadie, jeje)
Si tu recuerdas lo del videoclub y los walkman es que no soy tan vieja, jaja.
¿Coleccionabas minerales? No está mal, aunque ocupan mas espacio que las pegatinas
;)
Yo tengo que recurrir al cine on line, es que si no..., aunque nada es comparable a sentarse en una butaca en el cine.
Gente artificial, prefabricada, eso me parecen esas personas estiradas a mas no opder, la verdad es que da grimilla, y a mi modo de ver les limita su carrera, porque por ejemplo, imagina una peli de ambientación, ¿un cavernicola con morritos morcilleros? no pega, jaja.
Si nos ahorramos sobres y sellos, pero se ha perdido ese romanticismo del papel, eso parece.
Un beso Natalia, y de nuevo gracias por seguir visitándome y comentando.
:D

Natalia Ortiz dijo...

Jaja, quise poner un comentario, pero me dijo que excedía los 4096 caracteres, que parece que es el máximo permitido jajajaja. No me había pasado antes xD
Ya me imagino el susto que te habrás dado, pero era lo que me salía con tu entradón.
Sí, lo de la velocidad para que haya más multas, también lo he pensado. Mala gente es lo que son...
Un beso =)

Ana dijo...

Jaja, malos, malos...
Un beso
;)

Anónimo dijo...

que mente tan cerrada al cambio, al progreso y al futuro, que ignorancia de parte de quien haya hecho este post... De nada

Natalia Ortiz dijo...

¿No será que el Anónimo padece de ignorancia?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...