miércoles, 23 de junio de 2010

El FUEGO ARDERÁ…

El fuego arderá esta noche y en el quemaremos todo lo malo, lo que no queremos, lo que deseamos echar de nuestras vidas. Lo haremos con la esperanza de que llamas lo consuman, lo devoren y se esfumen para siempre. Con la ilusión de que, de todas esas cosas, ni las cenizas queden.

A LA HOGUERA

Hogueras de San Juan:

Ésta es una festividad muy antigua en la que se celebra la llegada del solsticio de verano en el hemisferio norte, cuyo rito principal consiste en encender una hoguera. La finalidad de este rito era "dar más fuerza al sol", que a partir de esos días, iba haciéndose más "débil" —los días se van haciendo más cortos hasta el solsticio de invierno—. Simbólicamente el fuego también tiene una función "purificadora" en las personas que lo contemplaban.

Hay un proverbio que dice así: "Leña vieja, fuego malo." No sé si será cierto, pero tampoco importa mucho. Aquí, en donde vivo, es normal (o lo era antes)que los niños del vecindario pasen casa por casa recogiendo aquellos trastos viejos que sobran, esa silla que ya no te sirve, aquella mesa del año catapún al que le falta una pata, ese regalo de bodas horrible al que tienes ganas, todo vale para echar a la hoguera. Cuanto más viejo sea el objeto, se vive la hoguera con más ilusión…y nadie se queja por el fuego o su leña vieja, porque sus llamas les han ayudado a deshacerse de aquello que ya no querían.

Mientras los apuntes de matemáticas arden, o la horrorosa muñeca se desmaterializa consumida por llamas crepitantes, las sombras bailan, se mueven y la madera chilla, y el humo se mueve conducido por un brisa invisible. De pronto el fuego está vivo y alcanza su esplendor con radiantes llamas rojas… Es el momento de la hipnosis. Por que el fuego es hipnótico, a parte de mágico. Pareciera de pronto como si su calor, su olor, su sonido nos invadiera lentamente, como si su fuerza de verdad pudiera protegernos y ayudarnos a deshacernos de las malas energías… Y pasan unos minutos hasta que despiertas.

LA FIESTA

En Tenerife, en Punta del Hidalgo, se celebra lo que los punteros llaman San Juanito. Antes de oscurecer, un grupo de jóvenes recoge el santo de la Iglesia del pueblo y lo traslada a hombros hasta un lugar a las orillas del mar al que llaman "el Güigo". Acompañado de rondallas lugareñas, en paseo romero, parando al ritmo de los tragos de vino, descansa esta pequeña imagen en la ermita costera. Allí se realiza la quema de hogueras mientras anochece entre parrandas y hechizos.

Hay muchas fiestas con sus tradiciones repartidas por toda la isla. La fiesta se vive en todas partes con música, baile y comida, pero sobre todo con fuego, un fuego que teñirá el cielo de naranja, en un perpetuo atardecer.

FUEGO…

El fuego ha fascinado a la humanidad durante siglos. Quizá el ser humano cobró conciencia de su superioridad cuando dominó el fuego, al que los demás animales temían. Sus primeros usos fueron el calor y la defensa ante las alimañas, pero enseguida dio pruebas de que era algo más: herrería, alfarería, calentar alimentos, etc.

A su alrededor, y gracias a su calor, han vivido miles de hombres. Porque el fuego es una de las fuentes de energía mas antigua del mundo.

Se supone que el hombre prehistórico conoció el fuego por la erupción de un volcán, un incendio de pajonales o la caída de un rayo.

En sus comienzos, el mayor problema era cuidar ese fuego que llevaban a las aldeas y mantenerlo encendido. Todavía no sabían encenderlo ni alimentarlo con combustibles.

Cuando entraban en posesión del fuego era probable que nuevamente lo perdieran. Y había que esperar que otra vez la naturaleza les brindara la oportunidad de volver a conseguirlo.

A raíz de esta necesidad, se nombraron guardianes del fuego.

En Roma existió la orden sacerdotal de las vestales que cuidaban del fuego sagrado. Si una vestal dejaba apagar el fuego sagrado era sepultada viva en castigo.

Para que exista el fuego debe existir el oxígeno y este elemento no siempre ha estado presente en nuestra atmósfera, por lo que el fuego es posterior a la Tierra. Contrario a lo que parece obvio, el Sol no tiene fuego, sino plasma incandescente.

El fuego es entonces posterior a la presencia de oxígeno en la atmósfera terrestre y éste a su vez es debido a la proliferación de vegetales fotosintéticos que mediante esta función llenaron la atmósfera de oxígeno.

¡Que el fuego no se apague esta noche!

¡Felices hogueras de San Juan!

Fuentes: Educar.org/inventos/fuego. Wikipedia. Google imágenes.

4 comentarios:

Alury dijo...

Disfruta de las fogaleras :)

Virginia Martínez Escalona dijo...

Sobre todo quemar esos apuntes odiosos xDD. Y como dicen darse un baño para tener suerte.

Es verdad que el fuego es hipnótico, si te quedas mirando un rato acabas embobado/a...hay que tener cuidado xd.

Muy adecuada la entrada Ana, y hoy felicidades a los JUAN!

Angel dijo...

El día idóneo para quemar todo lo malo y volver como nuevo de las cenizas, bueno, un poco molido y encogorzado también. Aunque llevo varios años sin ir siempre será una de mis fiestas preferidas, playa jardín por la noche y con música de fondo o los "hachitos" en Icod que los ví una vez y tengo ganas de repetir.

Saludos y espero que te lo hayas pasao bien!!!

Ana dijo...

Alury espero que tú también hayas disfrutado de las fogaleras como corresponde.
:D

Sí, Virginia hay que tener cuidado con el fuego, jeje, no es bueno quedarse tonta mirándolo. Espero que te hayas desecho de esos apuntes odiosos, ¡a la quema con ellos!
:)

Saludos Angel, la verdad es que me lo pasé muy bien en la noche mas corta del año, espero que tú también hayas disfrutado. Y eso de "hachitos" no lo había escuchado nunca, pero me lo apunto para ir el próximo año.
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...