martes, 10 de marzo de 2015

Wonderland


Gozo con cada bostezo de mi cigarrillo, humo flotante e hipnótico que viaja lento por el aire en un turbio baile que inicia mi inmersión en un mundo irreal, extraño y perezoso que se alarga como un pasillo en tinieblas. Hay grandes pastos, hongos con gorritos absurdos, orugas malvas con anteojos, bichitos que me rozan las plantas de los pies en la alfombra. Nadie más puede verlos pero yo sí, se ríen con bocas humanas llenas de dientes romos y su lengua es verde. El conejo blanco acaba de huir por la puerta mientras yo me hundo en el sofá, tragado por el monstruo de las pelusas que ha crecido debajo del cojín. Me desplomo, bajo, viajo a través de un desfiladero lleno de saliva. Voy hacia la luz, soy un creyente, un mago, un espíritu que no existe, floto y recorro ríos de colores, mis pupilas van pasando diapositivas al tiempo que mis pestañas aletean a ocho mil revoluciones. Soy un latido, un eco, una paradoja, un cuerpo desposeído de la suntuosidad de su propia carne. Pero nada pesa. Y grito de alegría. ¡Qué blando es el suelo! Soy un naufrago en una playa cuya arena huele a bicarbonato. Bosques, mundos, cosmos, una barriga llena de naves hundidas. Buceo en los arrecifes, escalo los macizos, respiro burbujas, voy llegando. Y allí está, hay otro como yo, ahí, embelesado. Él ve los negativos, el sepia y gris, el blanco y negro, los paraísos y los destierros, un hombre serio que sostiene un maletín de médico. Mares, hay mares mas allá de la luna, ojos sobre Marte, señores con coronas de flores que llevan los pies desnudos, descalzos corren entre los anillos de Saturno despidiendo estrellas de sus talones salvajes. Solo quiero la paz.




Música: Belle and Sebastian - Today This Army's For Peace

5 comentarios:

lopillas dijo...

Oye que me ha encantado el viaje! En serio, una lectura y una música fantástica para un día agotador.
Gracias guapísima! Besitosss

Ana Bohemia dijo...

Gracias a ti Lopillas, me alegro de que el relato y la música te haya hecho viajar.
Besotes!!!
:D

Montse Martínez Ruiz dijo...

Un texto entre divertido y bucólico que me ha gustado mucho.
Sabes hilvanar bien las letras, Ana.
Mil besos.

amparo puig dijo...

Bueno, bueno y bueno. Cada día te superas a tí misma. Magnífico texto que ha originado mil imágenes en mi cabeza. La arena que huele a bicarbonato... Ya puedes cuidar bien a tu musa porque parece que tu inspiración no tiene límites. Enhorabuena.

Ana Bohemia dijo...

Hola Montse, muchas gracias de nuevo por leerme y agradecida de que te guste.
Mil besos, guapa.
:)

Hola Amparo, que halago viniendo de ti, muchísimas gracias por tu comentario, no sabes la ilusión que me hace, en serio, lo valoro muchísimo. Sí, tendré que seguir alimentando a la musa igual que lo haces tú, jeje, para tenerla contenta.
Un abrazo
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...