domingo, 15 de marzo de 2015

Los amantes del edredón rosa

Siempre quise hablar de los amantes de Woodstock, el ícono bohemio de un festival que pasó a la historia. Imágenes hay cientos de aquel evento que marcó a una generación, la del amor libre, la de los pacifistas y antisistema, aquellos que se abrazaban a sus ideales como Nick y Bobbi a su edredón. Ellos fueron los inesperados protagonistas de la instantánea más famosa del fotógrafo Burk Uzzle, la pareja del edredón sucio, los jóvenes enamorados, ahí, en medio de todo y de nada, como supervivientes del barro, los atascos, la histeria, el rock y el éxtasis, dentro de una burbuja rosa y calentita, ajenos al mundo. Un momento de intimidad que pasaría a la posteridad. No lo sabían, pero esa imagen sería la portada del triple vinilo del Festival y asimismo en una de las más icónicas del movimiento hippie.
Buceando por la red en busca de información me topé con un excelente post en un blog titulado “Mundo Miscible” que nos relata la crónica de aquel momento de una manera perfecta. La entrada tiene fecha del 10 de Febrero de 2012. Y hoy quiero compartirla con mis bohemios para que la disfruten igual que yo.


Los amantes del edredón rosa.


Mientras Jefferson Airplane habla de un perseguir conejos blancos, la mañana despunta sobre la granja Yasgur el domingo 17 de Agosto de 1969, ilumina un mar de barro y de personas que se mueven al compás de la música, palpitan sobre la tierra siguiendo el ritmo de guitarras lisérgicas y los acordes de un mundo cambiante; sorprende el alba a Nick y Bobbi construyendo un pequeño refugio con su edredón rosa, dándose calor el uno al otro, sedientos y hambrientos, pero felices, rodeados de gente que canta, copula, toca la guitarra y se abandona ante el dulce arrullo del THC.
Burk Uzzle camina sobre Woodstock, cuelgan de su cuello dos leicas, una con carrete de color y la otra con una película en blanco y negro, deambula buscando la foto perfecta entre seres de rostros felizmente agotados y pupilas dilatadas, jóvenes que transmutados en hombres insecto cubren las laderas resbaladizas por miles, salidos de la nada, atraídos a la música como moscas a la miel, como brujos que se conjuran y bailan en un planeta de elefantes de colores.  
Nick y Bobbi se quieren, llegado el momento se levantan, se tapan con su edredón rosa y ante una mariposa de plástico atada a un palo, sellan su amor con un beso, ella reposa la cabeza sobre el hombro de él, Burk enfoca y sonríe, suena un clic, después piensa el fotógrafo, quien le iba a decir a él que allí, en mitad de la era de Acuario, iba a encontrar su foto perfecta.

Fuentes:

Música: Somebody to Love -Jefferson Airplane

8 comentarios:

miquel zueras dijo...

Supongo que esta emotiva foto podría ser la versión hippie de aquella famosa instantánea de Doisneau, o la del beso con el marinero de Time Square. El ósculo -¡qué palabra tan fea, por Dios!- queda muy bien en las fotos.
Saludos! Borgo.

amparo puig dijo...

Una escena para siempre, una foto para la eternidad. La juventud es maravillosa pero sólo nos damos cuenta cuando nos alejamos de ella. Preciosa entrada.

Montse Martínez Ruiz dijo...

El deseo de todo fotógrafo cumplido y el deseo de una pareja también, porque arroparse juntos y ajenos al mundo que les rodea es el ideal del amor.
Y todo muy bohemio y hippie!!
Besitos.

Carol Torrecilla García dijo...

Hermoso, Ana. Me emociona que hayas encontrado esto y lo compartas. Definitivamente me pones de buen humor. Gracias porque Bohemio Mundi sube la moral, hace creer en el amor y además es inspirador.
Abrazos:
Carol

Ana Bohemia dijo...

Hola Miquel, pues sí, ósculo, una palabreja que no hace honor a lo que representa.
Saludos
:D

Hola Amparo, el tesoro de la juventud, es cierto, el momento en el que sólo cuenta el momento, en el que todo parece espontaneo y maravilloso, aunque estés en medio de un barrizal muerto de frío.
Me alegra que te haya gustado la entrada. Un abrazo
;)

Hola Montse, bohemio como me gusta, un instante atrapado para siempre que habla mucho.
Besitos!!!
:D

Hola Carol, me alegra haberlo compartido con mis bohemios, amor, paz, libertad, todo eso en una sola instantánea que como dices inspira.
Un besote
:)

Nieves dijo...

Que bonita historia Ana, había leido mucho por ahi del famoso Festival de Woodstock, pero no tenía ni idea sobre esa fotografia del edredón rosa y su historia detrás de ella. Gracias por descubrírnosla. Un abrazo Ana y feliz fin de semana,

Ana Bohemia dijo...

Hola Nieves, un placer hacer que te acercaras a la historia de esta famosa fotografía, gracias por tu visita.
Un abrazo grande y que disfrutes del finde.
:D

lopillas dijo...

No te comenté esta entrada? Es hermosísimaaa
Amor y paz linda bohemia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...