viernes, 4 de octubre de 2013

Incomprendidos

Frankestein
Vale, no era un tío muy fresco… en el sentido literal de la palabra, el pobre se caía a trozos y el tono verde de su piel no lo convertía en el mas popular, pero él sólo necesitaba un amigo, ser aceptado. ¡Ni que fuera un delito ser feo! Total, nadie es perfecto.


King Kong
¿Qué culpa tenía de ser tan grande? Y cual era su delito, ¿eh? ¿El que le gustaran las rubias bajitas? Lo mismo le pasaba a Woddy Allen y nadie le decía nada…



El jinete sin cabeza
Pues eso,¡¡había perdido la cabeza!! No tenía cabeza. ¿Es que no era suficiente con haber perdido la cabeza? Cualquiera habría perdido la cabeza al quedarse sin cabeza…


Nosferatu
Ninguna tía le miraba con ojitos dulces, todos los que le rodeaban le tenían una manía de morirse con eso de que provocaba plagas por su olor repulsivo… además llevaba diez años sin cortarse las uñas y ya no podía rascarse la nariz a gusto. ¡Y para una vez que liga sólo puede disfrutar hasta que el gallo cante!


El hombre invisible
La causa de todo fue el frío, era intolerante al frío. Estaba tan frustrado por no haberse hecho un guardarropa invisible a tiempo que la rabia pudo con él. Presumiblemente ese es el motivo de sus arrebatos perversos.


Godzila
Tenía un complejo: el mundo se le había quedado pequeño. Quizá si la radioactividad no le hubiera afectado habría hecho lo que el resto de lagartos: extender sus patas y tomar el sol, que ilusión.


El hombre de malvavisco
Había descubierto que el mundo no era nada dulce… Al final desarrolló una fuerte misantropía nada propia de un ser hecho de una sustancia tan amable y esponjosa.


Gremlins
Las limitaciones pudieron con ellos. Que duro no poder hacer nada: ni comer después de la medianoche, ni mojarse, ni que les diera la luz del sol… con tantas restricciones nosotros también sacaríamos nuestra vena más malévola, una consecuencia directa a tanta norma.


La Momia
Por si tuviera poco con eso de haber resucitado de su sueño inmortal así de sopetón el pobre descubrió que no le habían cambiado las vendas en dos mil años, uno también se sentiría fuera de si ante semejante dejadez…

2 comentarios:

Raquel dijo...

:) Me ha hecho sonreír este ranking de incomprendidos, pobrecitos, si en el fondo sólo necesitaban atención, cariño, un hombro sobre el que desahogarse... A mi siempre me ha gustado Frankie, siempre he opinado que no era malo por naturaleza, sólo que el mundo lo hizo así. Era diferente y nadie, ni siquiera su creador, le dio un poquito de amor; lógico que se le cayera un tornillo.
Besos Anita.

Ana dijo...

Pues sí Raque, lógico que se le cayera un tornillo, aunque las tuercas las tenía un poquito flojas también hay que decirlo, y el cerebro no le iba nada. Pobre Frankie ni un poquito de amor le dieron, fue un gran incomprendido.
:D
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...