miércoles, 20 de marzo de 2013

Mujer y Ciencia

Las mujeres han contribuido a la ciencia desde sus inicios, trabajando y favoreciendo el desarrollo, con esfuerzo, con barreras y a veces sin ser reconocidas por su labor. En este campo, como en muchos otros, la mujer ha tenido que perseverar esforzadamente para no perder la pasión y el espíritu creador.

Aquí te dejo con algunos logros y descubrimientos hechos por mujeres:


Theano (año 500 AC) fue una reconocida pitagórica de Crotona, escribía tratados de matemática, física y medicina. Difundió este sistema filosófico y matemático en Grecia y Egipto.


Una egipcia, Merit Ptah (2700 a. C.), descrita en una inscripción como "médica principal", es la primera mujer mencionada en la Historia de la ciencia.
Agamede fue citada por Homero como curandera en la Antigua Grecia antes de la Guerra de Troya.
Agnodice fue la primera médica en trabajar como tal en el siglo IV a. C. en Atenas.
La médica hebrea Em, del siglo III, era conocida por sus remedios.
Trótula, médica italiana del S.XI, realizó importantes estudios sobre control de la natalidad e infertilidad.


María la Judía, en el siglo II, era alquimista en Alejandría. Inventó complicados aparatos de laboratorio para la destilación y sublimación de materias químicas y precisamente el "baño María" que lleva su nombre y que se emplea en la actualidad.


Hipatía (370-415), fue, sin duda, una de las primeras mujeres en la historia que contribuyó al desarrollo de las matemáticas. Durante años se dedicó a investigar y enseñar Matemáticas, Geometría, Astronomía, Lógica, Filosofía y Mecánica en el Museo de Alejandría, ocupaba la cátedra de Filosofía platónica por lo que sus amigos y compañeros la llamaban "la filósofa". Ganó tal reputación que al Museo asistían estudiantes de Europa, Asia y África a escuchar sus enseñanzas sobre "la Aritmética de Diofanto" y su casa se convirtió en un gran centro intelectual.
Acusada por los cristianos de paganismo fue asesinada por negarse a renunciar al conocimiento griego, a la filosofía y a la ciencia que por más de veinte años había aprendido y enseñado en el Museo.


Santa Hildegarda de Bingen (1098/1179), se consagró en la orden Benedictina y fue la primera en afirmar que el sol era el centro del sistema planetario, además de escribir numerosas obras de medicina y de farmacia.


Mary Montagu, (1689-1762). El siglo XVIII presenció dos momentos claves en el control de las enfermedades epidémicas, y más concretamente, en la lucha contra los terribles efectos de una de las más terribles y mortales epidemias: la viruela. Uno de ellos sería la inoculación o variolización, el otro la vacunación. El primero de estos procedimientos preventivos -la inoculación- ya había sido utilizado, según consta en el Atharva-veda, por las medicinas tradicionales de India y China. La intervención personal de esta aristócrata fue decisiva para que la medicina occidental conociera, empleara y se beneficiara de este procedimiento preventivo.


Mary Anning (1799/1847), descubrió el primer esqueleto casi completo de un plesiosaurio (1821).
Su trabajo contribuyó a que se dieran cambios fundamentales en la manera de entender la vida prehistórica y la historia de la Tierra. El sexo y la clase social de Anning —sus padres eran disidentes (protestantes no anglicanos) de clase baja— fueron las razones por las que no pudo participar completamente en la comunidad científica británica de principios de siglo XIX, dominada por caballeros ricos anglicanos, y no fuera citada por completo en sus contribuciones.

Marie Anne Poulze Lavoisier, química y física francesa (1758/1836), esposa del célebre Lavoisier; quien dominaba las matemáticas, física, química y sentó las bases del sistema de nomenclatura química.


Marie-Sophie Germain (1776/1831), fue una matemática que destacó por su aporte a la teoría de números, dejando una amplia serie de aportes sumamente importantes sobre la teoría de la elasticidad y los números, entre otros: el de los números primos de Sophie Germain.


Ada Lovelace Byron (1815-1852), condesa de Lovelace, fue una brillante matemática inglesa. Absolutamente adelantada a su tiempo, Ada fue la precursora de la informática, (el lenguaje de programación surgido en 1977 lleva su nombre: Ada). Descubrió que mediante una serie de símbolos y normas matemáticas era posible calcular una importante serie de números, ella previó las capacidades que una máquina (más tarde sería el ordenador) tenía para el desarrollo de los cálculos numéricos y más, de acuerdo a los principios de Babbage y su “motor analítico”.


María Mitchell (1818-1889) fue la primera mujer astrónoma de Estados Unidos. Su interés en las matemáticas y las ciencias la condujeron a comenzar autodidácticamente a aprender astronomía, fue también la primera mujer admitida en la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.


Amalie Emmy Noether  (1882 /1935) podría considerarse como la mujer más importante en la historia de las matemáticas y de hecho así la consideraba Einstein. La figura de Noether ocupa un imprescindible lugar en el ámbito de las matemáticas, especialmente en la física teórica y el álgebra abstracta, con grandes avances en cuanto a las teorías de anillos, grupos y campos. A lo largo de su vida realizó unas 40 publicaciones realmente ejemplares.


Annie Jump Cannon (1863-1941), fue una astrónoma estadounidense que desarrolló el sistema de Harvard de clasificación de las estrellas por sus espectros.


Marie Curie, química y física francesa (1867-1934), fue galardonada dos veces con el Nobel (fue la primera persona en conseguirlo). Descubrió la radioactividad y elementos radioactivos,  para los cuales literalmente dio su vida, y hoy, a más de 78 años de su muerte, sus papeles son tan radiactivos que no pueden manejarse sin un equipo especial. Su legado y sus conocimientos en física y química impulsaron grandes avances.


Barbara McClintock (1902/1992), hizo un importante descubrimiento en el campo de la genética. Barbara se especializó en la citogenética y obtuvo un doctorado en botánica en el año 1927. A pesar de que durante mucho tiempo, injustamente, sus trabajos no fueron tomados en cuenta, 30 años más tarde se le otorgó el premio Nobel por su teoría de los genes saltarines, revelando el hecho de que los genes eran capaces de saltar entre diferentes cromosomas, un concepto excepcional e increíblemente adelantado para su época. Hoy, este es un concepto esencial en genética.


Lise Meitner (1878/1968), fue una física con un amplio desarrollo en el campo de la radioactividad y la física nuclear, siendo parte fundamental del equipo que descubrió la fisión nuclear, aunque solo su colega Otto Hahn obtuvo el reconocimiento. Años más tarde, el meitnerio (elemento químico de valor atómico 109) fue nombrado así en su honor.


La astrónoma Jocelyn Bell Burnell (1943) descubrió la primera radioseñal de un púlsar. Su descubrimiento fue parte de su propia tesis. Sin embargo, el reconocimiento sobre este descubrimiento fue para Antony Hewish, su tutor, a quien se le otorgó el premio Nobel de Física en 1974. Este injusto acto fue cuestionado durante años, siendo hasta hoy un tema de controversia.


Valerie Jane Morris-Goodall (1934) Jane ha realizado profundas y fructíferas investigaciones científicas sobre el comportamiento, el uso de herramientas y los modos de vida de los chimpancés, a quienes ha dedicado el estudio de toda su vida. En 2003, sus trabajos fueron reconocidos por la comunidad científica con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica.


Rosalind Elsie Franklin (1920/1958). Fue biofísica y cristalógrafa, su participación fue crucial en la comprensión de la estructura del ADN, ámbito en el que dejó grandes contribuciones.
No obstante, uno de sus más grandes trabajos, hacer posible la observación de la estructura del ADN mediante imágenes tomadas con rayos X (sin la que no se hubiera podido establecer la estructura del ADN), no fue reconocido por la comunidad científica. Por el contrario el crédito y el premio Nobel en Medicina se lo llevaron Watson (quien más tarde fue cuestionado por sus polémicas declaraciones racistas y homofóbicas) Wilkins y Crick, algo que sigue causando mucha polémica.


Fuentes:
Taringa
Ojocientifico.com/2009/07/05/las-10-mujeres-cientificas-mas-importantes-de-la-historia
Google imágenes

8 comentarios:

roberto dijo...

Ana... y hay miles que siguen trabajando para que el mundo sea más grato, en laboratorios, hospitales, e inóspitos lugares, investigando y compartiendo sin vanidades ni esperando el aplauso por obligación que dan muchos, para luego tomar sus logros como beneficio propio.

Un fuerte abrazo.

Mos dijo...

Toma ya, Ana!!!: Mujeres a diestro y siniestro.
Porque ellas lo valen.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Taty Cascada dijo...

Y ellas las primeras, las que lucharon contra la barrera del machismo y misoginia imperante en épocas pasadas. Y ellas las que no se doblegaron y airosas demostraron que si pudieron, que si lucieron y brillaron con luces propias.
Un beso Ana.

Ana dijo...

Hola Roberto, sin vanidades y sin aplausos, y lo que mas me ha chocado es que muchas no fueron reconocidas por su trabajo y esfuerzo, y que como dices otros tomaron sus logros para sí mismos sin ni siquiera nombrarlas o reconocerlas. Que triste.
Un fuerte abrazo y muchas gracias por tu comentario, me ha encantado.
:)

Hola Mos, lo valen y en muchas ocasiones no las reconocieron en su momento, así que se los debemos, para que sus nombres no se queden a un lado.
Un abrazo, y gracias por comentar.
:)

Hola Taty, ahora que he decidio acercarme al mundo de la mujer en varios campos me he dado cuenta las muchas barreras y obstaculos que han tenido que salvar. Pero por suerte algunas no se doblegaron y siguieron adelante, luchando por el progreso.
Un beso Taty, gracias por tu comentario.
:)

Nieves dijo...

Una gran entrada Ana, muy completa e instructiva. Gracias a todas estas grandes mujeres, disfrutamos hoy las demás de nuestros derechos actuales (claro que, sólo en los paises llamados civilizados, porque en otros, por desgracia, aún queda mucho por hacer). Un abrazo y disfruta de tu finde,

Ana dijo...

Hola Nieves, gracias por comentar, me alegro de que la entrada te haya resultado instructiva, ese era el plan, enseñar la gran labor de muchas mujeres que lo hicieron por así decirlo casi de tapadillo.
Todavía queda por hacer para que a la mujer se la respete como se merece en el mundo, por eso es importante educar en la igualdad y respeto.
Un abrazo y feliz semana santa
:)

Carol Torrecilla García dijo...

Qué post tan maravilloso. Gracias por ilustrarnos tanto y tan bien.
Conocía a Marie Curie, pero a ninguna más.
Me ha encantado seguir aprendiendo.
Abrazos.

Ana dijo...

Gracias a ti por seguir pasando por aquí, un placer que aprendas cosas nuevas.
Un abrazo grande
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...