viernes, 30 de noviembre de 2012

Botero no pinta gordas…


En realidad es una forma de expresar el volumen, de plasmar su propia visión de la realidad, lo que pasa es que lo hace de una manera muy…  reconocible.
O eso o que para él todos somos gordos rechonchos.
Lo que está claro es que su obra destila colorido, acidez, sensualidad. Y además sin renunciar a su peculiar estilo.

Fernando Botero nació en Medellín, Colombia, en 1932. Pintor y escultor, se graduó en 1950 en el Liceo de la Universidad de Antioquia, situada en su ciudad natal. Posteriormente viajó a España para estudiar a los grandes maestros de la pintura española, en especial a Goya y Velázquez.
Sus primeras obras de retratos, paisajes y escenas costumbristas están realizadas con una pincelada muy suelta, que se irá empastando progresivamente, al tiempo que tanto la perspectiva como las figuras se hacen arbitrarias.
A principios de los años sesenta Fernando Botero se estableció en Nueva York, donde sus pinturas le granjearon una notable popularidad en el mercado artístico estadounidense. Entre sus obras más conocidas cabe destacar La alcoba nupcial, Mona Lisa a los doce años y El quite. Su traslado a París coincidió con sus primeros trabajos escultóricos, que compartían las características de su obra pictórica.
El estilo de Botero, plenamente figurativo, se caracteriza en lo plástico por cierto aire naïf y en lo temático por la representación de personas y animales siempre como figuras corpulentas, incluso claramente obesas.
En la década de los 80 Fernando Botero se convirtió en uno de los artistas vivos más cotizados del mundo, y algunas esculturas suyas realizadas en bronce, mármol y resina fundida (Mujer a caballo, Perro, La corrida, etc.) pasaron a ser parte integrante del paisaje urbano de muchas ciudades.









Fuentes:
biografiasyvidas.com/biografia/b/botero.htm
wikipedia
google imágenes.

6 comentarios:

Mos dijo...

Siempre que paso por aquí aprendo algo nuevo y ameno.
Bravo por Botero y sus gordis.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Ana dijo...

Hola Mos, gracias por seguir por aquí. Pues a mí también me sorprendió eso de que Botero dijese que no pinta gordas, lo tome por el lado de que también pinta gordos, jeje, y bodegones... ¡pero no!, resulta que para él es una manera de expresar el volumen. Lo que si tengo claro es que me encanta su estilo y a sus gordis.
Un abrazo
;)

Raquel dijo...

Me encanta Botero y no me importaría tener alguno de sus cuadros colgado en mi pared, sus formas redondas me parecen muy interesantes y sugestivas :)
Un gra artista.

Ana dijo...

Un gran artista Raque, no era un pintor de brocha gorda pero casi, jeje, ay que chiste mas amlo, olvídalo...
Pues con lo cotizado que está no sé yo cuanto saldría comprar un Botero, pero una inversión eso seguro.
Besos
:)

Ana dijo...

Un gran artista Raque, no era un pintor de brocha gorda pero casi, jeje, ay que chiste mas amlo, olvídalo...
Pues con lo cotizado que está no sé yo cuanto saldría comprar un Botero, pero una inversión eso seguro.
Besos
:)

Arnulfo Camacho Alcantar dijo...

Botero en su obra pinta el mundo real de gordos que esta poblando este planeta y que se ha convertido en una pandemia que afecta a todos los grupos de edad.Si él no se propuso este objetivo,la verdad se ha convertido en un icono, cuando se aborda el tema de la obesidad como problema de salud publica.

Arnulfo Camacho A.

Coatepec Veracruz

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...