domingo, 6 de diciembre de 2009

Money

Hoy quiero hablar sobre el dinero, ese instrumento de nuestros sueños pero también de nuestras pesadillas. Ese vil metal que mueve el mundo y que nos da bienestar si lo tenemos y penuria si nos hace falta. En estos días de consumismo fácil estoy más cerca que nunca del dinero (cosas del curro) pero a pesar de tener su valor propio, yo me pregunto a veces si de verdad le damos el valor que tiene.
De mano en mano y rulando por el mundo el dinero es universal, y tentador, pero también sucio, (muchooo), los billetes son de colores, a veces están rugosos, sobados, arrugados, rayados, nada de eso le resta valor porque por encima de todo el dinero es necesario, y en estas fechas mas que nunca. Regalos, fiestas, cenas, vestidos, peinados, comida, mas comida hacen del dinero nuestro aliado indispensable porque si no hay dinero no hay regalos, ni comida, ni fiestas que valgan. ¿Podemos disfrutar de las Navidades si estamos en números rojos o no? Todo es posible sin embargo.

El dinero no da la felicidad, pero crea una sensación tan similar, que necesitaríamos un especialista muy avanzado para verificar la diferencia. (Woody Allen)

Desde tiempos remotos el hombre ideó sistemas para dar valor a las cosas y poder intercambiarlas, primero se utilizó el trueque (es decir cambiaban una cosa por otra) y después el intercambio (no siempre funcionaba bien, pues era necesario que cada persona poseyera algo que le interesara al otro), y luego surgió el dinero.

Las primeras monedas que se conocen, se acuñaron en Lidia, la actual Turquía en el Siglo VII A. de C., y eran de electro aleación natural de oro y plata, ya que para todos los pueblos el oro era el metal mas valioso seguido de la plata, patrón que se traslado a la fabricación del dinero. Mucho antes que ellos, en las distintas culturas del mundo ya se usaba una gran variedad de objetos como dinero: conchas de cauri en la India, arroz en China, discos de piedra caliza en la isla de Yap en el Pacífico, además de semillas, caracoles y herramientas en miniatura, entre muchas otras.

Con el fin de facilitar el comercio, la gente comenzó a usar monedas hechas de metales valiosos para pagar por los bienes y servicios que necesitaban. Y fueron los chinos, que inventaron el papel y la tipografía, los primeros en usar el papel moneda, (es decir el billete) en el siglo IX. El pionero en utilizar billetes, fue el emperador mongol, Kubali Khan.
El papel moneda apareció en Europa durante el siglo XVI y su valor dependía de los depósitos en oro que poseía cada país. En el presente, la mayoría de los países tienen su propio sistema monetario e imprimen su propio dinero, que por estar hecho de papel tiene muy poco valor por si mismo. Los billetes de papel representan un valor monetario decretado por el gobierno de cada país.

Ahora aparte del dinero en efectivo tenemos otras formas de pago: las tarjetas de crédito (dinero de plástico). Un arma peligrosa porque no ves el dinero pero lo gastas, y a veces más del que te gustaría.
Todo cambia y todo evoluciona, el dinero del futuro será diferente a este que tenemos, y ya que hemos llegado a la era digital puede que digital sea el dinero que nos espera, supongo que todo estará por verse.
Quiero hacerte una pregunta: ¿Recuerdas las pesetas? En Enero de 2002 nuestra añorada moneda pasó a mejor vida (con sus casi doscientos años de historia a sus espaldas) y llegó el euro, sin embargo nos costaría mucho olvidar nuestros duros y nuestras perras, porque desde entonces la vida ha cambiado mucho (crisis aparte).
Es inevitable caer en la nostalgia cuando piensas que antes entrabas al cine por 300 Pts (2 euros), hacías la compra semanal con cinco mil pelas (30euros) o te comías un perrito caliente por veinte duros (60 céntimos). ¡Como nos hemos encarecido!

"Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna...". Lo dijo Groucho Marx y me encanta esta frase, “la felicidad esta hecha de pequeñas cosas” me quedo con esto, cosas que el dinero no puede comprar ( !) ¿De verdad?

Cosas que el dinero no puede comprar:
-El Amor
-La Alegría.
-Los Amigos.
-El Hambre.
-El Llanto.
-La Risa.
-La Salud.
-La Inteligencia.
-La Razón.
-La Paz.
-El Perdón.
-Respirar.
-Vivir.
-Cantar.
-Bailar.
-Recordar.
-Escribir.
-Las pequeñas cosas que importan.
-La Lluvia.
-El Sol.
-Enamorarse.
-Ilusionarse.
-Pasear.
-Las estaciones.
-La Felicidad.

Las cosas mas importantes son gratis, consolarse también…


¡Feliz Navidad!



Fuentes: Historia del dinero por: Arlene Pérez Cintrón. Monografias.com. Google Imágenes. Goear.com.

4 comentarios:

Raquel dijo...

Quien no se consuela es porque no quiere...por supuesto que sí. El dinero, no vamos a negarlo, es muy necesario, pero las cosas que valen la pena de verdad son gratis y están a nuetro alcance, así que si estas navidades estás en números rojos no te preocupes, mira a tu alrededor y piensa en las cosas que tienes y que el dinero no puede comprar y verás lo rica que eres.

Me ha gustado esta entrada.

Un beso, Anita.

Joseba Morales dijo...

Me gustó mucho tu entrada, gran resumen sobre la historia del dinero pero te añado una parte, la más reciente sobre su evolución: el dinero es aire.

Tras la caída del patrón oro (que viene a ser que cada país respaldaba la cantidad de dinero que sacaba al mercado con sus reservas de oro) con la crisis del petróleo de los años setenta, si no recuerdo mal fue en este entonces cuando todo salió a la luz, es decir, que hacía mucho tiempo que todos los países (con EEUU a la cabeza) habían sacado al mercado mucho pero mucho más dinero que oro tenían en reserva. Vamos, que en un momento todo el mundo cayó en la cuenta de que el dinero que tenían en las manos no valía nada. Todos pensaban que podían ir a la Reserva Federal (o al Banco Central del país que fuera) y decir: deme estos 3 dolares que tengo aquí en oro. Y se lo daban. En teoría era así pero es que si iba todo el mundo a lo mismo no había oro pa tanta gente. ¿Qué ocurre ahora? pues que tras esto se decidió tomar como referencia para determinar la fortaleza o debilidad de cada moneda su valor equivalente en dolares. Basándose en que la fortaleza del dolar es tan segura y firme que puede ser un referente de CONFIANZA. Pongo en mayúsculas confianza porque esta crisis actual vino a demostrar que tan igual el dólar no es tan de fiar y de ahí todo el rollo que estamos viviendo, que los inversores ven las monedas que tiene en las manos y piensan "a que tan igual no vale nada".

Y lo del dinero electrónico y las tarjetas es otro chiste, porque el dinero que se mueve electrónicamente, en transferencias cuenta a cuenta, en pagos a través de la red o por tarjetas. Es decir, el dinero que no tocamos es infinitamente superior al que existe físicamente y no está controlado su volumen por nadie. Es decir, que ya no se sabe cuánto dinero se está moviendo por el mundo cosa que antes, cuando todo se pagaba con dinero físico, si se controlaba. Problema del asunto: sólo tiene valor lo escaso. Si no sabemos cuánto dinero hay por ahí pero tenemos claro que es una barbaridad ¿sigue teniendo valor?¿cuánto?

Ahí dejo la pregunta

Un abrazo¡¡¡(perdona el rollazo ^^u)

El dinero es deprimente, necesario ¡y tanto! pero deprimente...

Guille Rancel dijo...

Tampoco puede comprar dinosaurios!
Adoro la canción de Pink Floyd, mientras leía la entrada me preguntaba si la habrías puesto.
Un beso, Ana!

Ana dijo...

Cierto Raque, quien no se consuela... No soy rica en dinero pero si en otras cosas (ay) Un beso :)

Gracias Joseba por tu gran aportación, yo siempre había pensado que el dólar era la moneda mas fuerte pero uno no se puede confiar.
Buena pregunta para la que no tengo respuesta, ¡que complicado es esto de la economía! :)
Un abrazo.

Gracias Guille, ya veo que eres de los míos, adoro Pink Floyd. Besos :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...