sábado, 12 de diciembre de 2009



Seguramente ya lo sabes pero Papa Noel vive en Laponia al norte de Finlandia, allí nuestro regordete viejito de barba blanca y traje rojo reside y trabaja. Allí tiene su taller, en donde y con ayuda de sus humildes duendes fábrica los juguetes que luego lleva a los hogares de todos los niños que se han portado bien durante el año. Situada más allá del Círculo Polar Ártico, cerca de Rovaniemi, su capital, vive nuestro simpático y muy querido Papa Noel. Una gran reserva natural con paisajes invernales pero encantadores, una región que posee más renos que habitantes.




En torno a este mítico personaje, cuya cueva-taller se sitúa en lo más profundo de la montaña de Syäsenvaara, los finlandeses han construido un mundo de fantasía que cobra especial protagonismo durante las fiestas de Navidad. Precisamente, a poca distancia de Rovaniemi (unos 3 kilómetros, que pueden recorrerse en autobús) se encuentra la Villa de Papá Noel (Santa Park) que, como no podía ser de otra manera, dispone de su propia oficina de correos para atender cualquier petición infantil en cualquier época del año. También por este parque pasa la línea del Círculo Polar Ártico que traspasaremos al llegar a la ciudad por avión, ya que el aeropuerto (que esta a unos 9 km del centro de la población está dentro del Círculo Polar Ártico).



Esta ciudad dispone además de varios museos, uno de los más conocidos es Artikum con exposiciones dedicadas sobre todo a la historia sami (pueblo lapón) pasando por diferentes épocas.



-Sami con su traje típico-


Desde Rovaniemi, y poniendo rumbo al norte, se accede al corazón de Laponia. Quizás uno de los destinos más conocidos de Finlandia sea Saariselkä. Esta población mantiene su nivel social más alto en la época invernal, cuando se puede disfrutar de deportes de nieve como esquí, snowboard, motos de nieve, safaris por parques naturales, trineos tirados por perros, pesca en hielo, patinaje... o adentrarse en uno de los parques naturales más grandes del país: Urho Kekkonen.



-Un paseo en trineo tirado por perros huskies es una de las múltiples actividades que se pueden realizar en Laponia-


Este hermoso país ha sido siempre sinónimo de lagos helados, auroras boreales e inmensas superficies de nieve virgen a través de las cuales se desplazan sus habitantes, sobre todo en trineos tirados de perros. Aquí el viajero se encontrará con una naturaleza todavía intacta, además de poder admirar los parques naturales más grandes de Finlandia. Uno de los espectáculos naturales más impresionantes del planeta ocurre en invierno y se puede contemplar desde esta región: la aurora boreal, una visión inolvidable.




La Navidad Finlandesa:


“De regreso a casa, la excitación aumenta a la espera de otro aspecto muy diferente de la Navidad: la llegada de Santa Claus. El “padre navideño” finlandés, llamado “Joulupukki”, es un equivalente más bien terrenal de San Nicolás, pero difiere de sus congéneres de otros países en que realmente visita las casas en carne y hueso en la Nochebuena. Casi siempre se trata del mismo padre de familia caracterizado, pero bien puede ser un vecino o un pariente. Los niños de la casa lo reciben y ayudan vestidos de gnomos: calzas y un largo gorro rojos, y una chaqueta de algodón gris con vivos rojos. A su llegada Joulupukki siempre hace la misma pregunta, “¿Hay niños buenos en la casa?” para escuchar la misma entusiasta respuesta: Sííí!. Suele llevar una gran canasta con todos los regalos; los niños le cantan un par de canciones o bailan una ronda con él, quien luego se sienta para relatarles las peripecias de su largo viaje desde la helada Laponia oriental, donde tiene su centro de operaciones en Korvatunturi (en 1927 un locutor de Radio Finlandia descubrió que allí vivía desde siempre). El héroe de la jornada no puede quedarse mucho tiempo en cada casa, así que después de escuchar una última canción, recoge su nudoso bastón y abrigado en sus pieles y botas de fieltro sale con paso pesado dejando en manos de sus pequeños ayudantes la gran canasta en la que ha traído los presentes. Los documentos más antiguos sobre regalos de Navidad en las familias finlandesas datan de principios del siglo XIX. Solían ser objetos, por ejemplo ropa o algún manjar, elaborados expresamente a mano. A principios del siglo XX se generalizaron en todo el país los regalos comprados, pero en los últimos años los artesanales han recuperado su popularidad”.

Fuentes: hola.com/viajes. Wikipedia. Google Imágenes. Laleyendadesantaclaus.es.

3 comentarios:

Raquel dijo...

:)) Qué frío que estará pasando Papá Noel por esas latitudes. Es un lugar precioso y mágico. Es preciosa la aurora boreal. Muy interesante la historia de Joulupukki.
Un beso grande, Ana.

Joseba Morales dijo...

tu blog es una mina de sabiduria y curiosidades. me encanta :D

Un besooote

Ana dijo...

Papa Noel ya esta acostumbrado al frío, ¡que bonita es su cueva, llenita de tesoros! jeje. Joulupukki no se imaginaría todo el sarao comercial que se ha montado en su honor. Un besito :)

Otro besote para ti Joseba, :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...