miércoles, 16 de septiembre de 2009

Hasta luego, Patrick.


A
yer murió Patrick Swayze, llevaba veinte largos meses luchando contra un cáncer de páncreas, una enfermedad con un índice muy bajo de supervivencia. Patrick siempre confesó su miedo a la enfermedad consciente de que era una carrera de tiempo: "Quiero durar hasta que se descubra una cura", declaró optimista en una de sus últimas entrevistas, sin embargo el cáncer no le dio ninguna tregua. Como era su deseo Patrick Swayze murió en su casa, rodeado por sus personas más queridas.

Pensándolo ahora este ha sido un año un poco raro, es difícil afrontar la muerte de los personajes que han marcado tu infancia, ellos pertenecen a ese tiempo tuyo, ese tiempo dorado de inocencia, ilusión y juegos, así que al morir ellos algo de esos recuerdos se apagan también. Es triste pensarlo porque nunca le conocí y sin embargo lloro su muerte, lloro porque los recuerdos en los que él aparece están rodeados de felicidad: largas tardes bailando y copiando los pasos de “Dirty Dancing”, hablando en el colegio de la película con mis compañeros, mis hermanas y yo levantando por los aires a mi hermano pequeño para practicar el porté. Supongo que son esas cosas las que hecho de menos, quizás es eso lo que me entristece, el rememorar un tiempo que nunca volverá. Es aceptar la vida, que pasa y no vuelve, pero siempre hay esperanza, Patrick Swayze la tenía, nadie se la robó, ni aún sabiendo que probablemente no superaría su dolencia. Esa es la grandeza del ser humano, reponerse de las trampas del camino, sortearlas, esquivarlas, seguir adelante.


Hay una escena en “Ghost” que me gustaría recordar, se trata del final cuando Sam, el personaje de Patrick Swayze ve el largo pasillo de luz y se despide de Molly. Yo era muy joven cuando vi esa película, por supuesto no comprendí de la manera que hago ahora ese final, esa despedida, ese “hasta luego”. Ahora entiendo que era lo mas esperanzador que podía decir antes de irse, porque ese hasta luego implicaba que volverían a verse, que aunque la ausencia, la soledad, el dolor de la muerte fueran fuertes, la vida pasa rápido, y mas rápido aún porque es impredecible. Lo único certero era que algún día se verían, y que algún día podría devolverle todo el amor que se había llevado consigo.


Ahora que sé lo que significa la ausencia de una persona amada me aferro a esa idea. Y sólo hay una forma en la que pueda despedirme de mi icono de juventud… hasta luego Patrick.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha emocionado un montón tu entrada, debe ser porque en parte, me siento igual de identificada con ella...qué recuerdos!!y qué lástima que se haya ido..!
Inevitablemente con ese hasta luego que nombras, yo también me acuerdo de las personas que desgraciadamente nos han dicho..hasta luego! y que recordamos muchísimo! Seguro nos protege ;)
MUAKS!!!!

Raquel dijo...

Ensayando el porté con nuestro hermano en el salón...XD
La muerte de patrick Swayze también me ha llenado de tristeza. Es que, como bien has dicho, pertenece a nuestro tiempo dorado. Es como si muriera alguien cercano, un amigo.
Me ha gustado lo que has escrito y el video.
Patrick nunca sabrá todo el amor que se lleva.
Descanse en paz.

Ana dijo...

Muaks a las dos, todas tenemos bastantes cosas en común por eso hemos sentido así la muerte de Patrick, una pena perder al actor y sobre todo a la persona.
Besitos sinceros a las dos.
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...