miércoles, 27 de agosto de 2014

Los puentes de Madison County

Muy cerca de los puentes de Madison County están esparcidas las cenizas de dos seres que se trataron durante tres días y se amaron hasta la muerte: Francesca Johnson y Robert Kincaid. El destino los unió cuando ambos habían rebasado los cuarenta. Ella era una mujer casada con dos hijos, cuya plácida existencia se vio turbada por anhelos carentes de sentido en una sociedad cerrada a la pasión. Él –un fotógrafo de vida nómada, tan libre y generoso como para respetar sin más las decisiones ajenas- fue un hombre capaz de transformar en ternura todo su poder. Así nació este amor, corto como una tarde de otoño pero tan profundo como las raíces de un árbol que hubieran cavado hondo en la tierra, y así nos lo cuenta Robert James Waller, el autor que con los Puentes de Madison County y Vals lento en Cedar Bend nos ha devuelto el gusto de saber que la pasión no tiene edad.

Licenciado en Economía en la Universidad del Norte de Iowa, Robert James Waller (1939) se doctoró en Administración de Empresas en la Nelly School of Business de la Universidad de Indiana. Fue profesor de Administración de Empresa y Economía en la Universidad del Norte de Iowa, hasta retirarse en 1986 para dedicarse a la escritura. Es también conocido por sus facetas de músico y fotógrafo. Su primera novela, Los puentes de Madison, fue llevada al cine.


-Clint Eastwood y Meryl Streep protagonizaron la versión cinematográfica en 1995-

“Los Puentes de Madison County”
Robert James Waller

Ella era una soñadora y aburrida ama de casa atrapada en un matrimonio infeliz, él un ser libre, un leopardo que había llegado en la cola de un cometa, ambos se enamoraron perdidamente el uno del otro, y ya no fueron nunca mas uno solo, ya no fueron dos seres distintos, sino que se convirtieron en una tercera persona formada por los dos, una persona que se quedo a la deriva cuando aquellos cuatro rápidos y fugaces días de su amor pasaron.
Aquel encuentro daría un giro a sus existencias, cambiándoles para siempre en “la certeza de que sus vidas no habían sido más que un largo prólogo destinado a conducirles a ese momento”.
Un Amor resistente e incondicional con sabor a sacrificio. Una historia hermosamente triste contada de una manera sobria y directa pero llena de emoción y poesía.
Totalmente recomendable.

(…) “A veces estaba Robert. Los mismos cabellos plateados, la pulsera, los tejanos o pantalones caqui, las cámaras colgando de los hombros, las venas marcadas en los brazos. En el Kalahari, en los muros de Jaipur en la India, en una canoa en Guatemala, en el norte de Canadá. El camino y el cowboy.
Francesca las recortaba y las guardaba en el sobre marrón junto con el artículo de los puentes cubiertos, el manuscrito, las dos fotografías y la carta. Guardaba el sobre debajo de la ropa interior en un cajón de la cómoda, donde a Richard nunca se le ocurriría buscar algo. Y, como una observadora lejana, siguiéndolo a través de los años, veía envejecer a Robert Kincaid.
La sonrisa seguía allí, también el cuerpo delgado y musculoso. Pero Francesca veía el paso de los años en las líneas alrededor de los ojos, en los fuertes hombros ligeramente encorvados, en los contornos de la cara más blandos. Lo veía. Había estudiado ese cuerpo con mas detenimiento que cualquier otra cosa en su vida, más que el suyo propio. Y las señales de la edad hacían que lo deseara aún más, si era posible.”(…)

Fuentes:
Lecturalia.com
Wikipedia.

Google imágenes.

6 comentarios:

Montse Martínez Ruiz dijo...

Conozco esta novela y también ví la película, es realmente una de las historias de amor más hermosas que existe, por lo mismo que has dicho, porque nos dice que no hay edad para amar.
Un besito, guapa (pronto estoy de vuelta!)

miquel zueras dijo...

Una emotiva historia sobre un amor breve en el tiempo pero muy intenso que me recuerda a la magistral "Breve encuentro" de David Lean. Me gustó el libro y aún tengo esperanzas de que me encarguen alguna portada porque las que he visto son muy anodinas, no reflejan nada de la pasión que destila la historia.
Saludos. Borgo.

roberto dijo...

Hola Ana, no leí la novela, sí vi la pelicula que es excelente. Así que la novela debe ser apasionante, trataré de conseguirla es una historia para volver a revivirla.
Un gran abrazo amiga.

Ana Bohemia dijo...

Hola Montse, no hay edad para el amor, nunca es tarde para enamorarse, para vivir una segunda oportunidad.
Un beso

Ana Bohemia dijo...

Hola Miquel es curioso como determinados encuentros o personas pueden marcar a alguien como para dejarle una cicatriz de por vida en el alma.
Me encantaría que te encargasen esa portada y ver como reflejarías esa pasión de estos amantes breves.
Saludos

Ana Bohemia dijo...

Hola Roberto, la película es cien por cien fiel a la novela asi que te aseguro que no te decepcionará. Yo te la recomiendo muchoes breve y llena de sensibilidad.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...