jueves, 20 de septiembre de 2012

El Valle de Jiuzhaigou parece pintado, pocas veces imaginado, o soñado, casi todo, menos real. Situado al norte de Sichuan, en China, es una reserva natural y valle protegido plagado de lagos celestes, verdes, turquesa, cascadas y montañas en un colorido bosque que se refleja sobre numerosos espejos de agua. No es de extrañar que se considera a este lugar como uno de los espacios naturales más bellos que podemos encontrar en el mundo.


Se lo conoce como el "Valle de los Nueve Pueblos" o simplemente como Jiuzhaigou Valley. El paisaje incluye cientos de colores, cascadas y lagunas en una gama de tonalidades increíbles. Es un sitio protegido, reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y poco accesible. Está situado en la Provincia de Sichuan, al sur de China occidental:
A sólo 330 kilómetros de la capital provincial, Chengdu, el parque es parte de la Prefectura Autónoma de Ngawa Tibetana y Qiang y abarca un valle de unos 240 kilómetros cuadrados de superficie, en una altitud promedio de 2.000 metros sobre el nivel del mar.
Protegida de la tala a partir del año 1979, y adaptada al turismo, recibe miles de visitantes cada año en un aumento exponencial que alcanza unas 7.000 personas al día en promedio. Un recorrido por el valle de Jiuzhaigou incluye parajes con nombres tan atractivos como El lago de los Cisnes, La Selva, el lago Panda, el lago Espejo, el lago de los Cinco Colores, o la piscina de las Hadas.
Jiuzhaigou es famoso por sus numerosos lagos de colores que van del azul, verde y turquesa, hasta tonalidades mezcladas y acentuadas por los depósitos minerales con alta concentración de carbonato de calcio, por lo que el agua es inusualmente clara y los fondos, visibles aún en grandes profundidades.

-El lago Wu hua Hai y Lago Five Flowers-

El original nombre del acueducto tiene que ver con que el agua adquiere diferentes coloraciones durante todo el año, estos van variando de acuerdo a la estación en la que se visita según va cambiando la vegetación de la zona y también a minerales característicos de estas montañas. Como sucede en el mar con la presencia de los arrecifes coralinos y la exposición del sol, el agua va cambiando de color gracias a la presencia de distintos minerales y vegetales que se encuentran habitando el suelo del lago. Más allá de la perfección que simboliza este espacio, se trata de un lugar legendario para los habitantes del país. Los lugareños lo consideran un sitio simbólico y sagrado en el que, según se dice, “todo lo que toca el agua hace que florezcan plantas y árboles”. Esto tiene que ver con su carácter bendito, es una de las principales atracciones turísticas que se puede encontrar en esa región del país, es un sitio imperdible donde disfrutar de los atributos que la naturaleza sabe ofrecer.

Jiuzhaigou posee un bosque bajo un clima frío templado, con un colorido que va desde el amarillo, naranja y rojo en el otoño especialmente, la época más preciada por los visitantes.
Acceder al valle no es tarea sencilla, sobre todo por tierra, se requiere 10 horas en autobús a lo largo del cañón del río Minjiang, un camino amenazado por deslizamientos en temporada de lluvias. Para facilitar y acortar distancias, existe un helipuerto cerca del valle.
A lo largo del valle, existen nueve pueblos tibetanos de los cuales, siete permanecen poblados hasta el día de hoy. Los pueblos marcan el recorrido accesible para los turistas.
La zona, es ideal para recorrer a pie o practicando trekking, partiendo desde Rize y Shuzheng, un conocido barranco desde donde emprender las excursiones aprovechando el declive del terreno.
Jiuzhaigou dejará grabado en nuestra mente imágenes que resistiremos a reconocer como reales, un valle encantado por una naturaleza prodigiosa e inimaginable.









¡Buen  viaje!

NOTAS:
El nombre de China en pinyin Zhōnghuá Rénmín Gònghéguó. Su nombre proviene de la dinastía Chin (221-207 a. C.).
¿Sabías que el primer país que comenzó a usar los billetes fue China?
el horóscopo chino se basa en doce animales que representan un periodo del año, pero ¿sabes por qué eligieron a esos doce animales? La leyenda cuenta que Buda invitó a todos los animales que había en la tierra a una fiesta, y sólo esos doce acudieron al evento, de ahí que se eligieran esos doce.
Los aviones que vuelan internamente en China no tienen asientos número 13 y 14 por motivos de supersticiones. El número 4 en este país es el de la mala suerte, por lo que siempre tratan de evitarlo. En los edificios no hay número 4 ni 14. Si los teléfonos terminan es este dígito son más baratos, mientras que el número de la buena suerte es el 8. Si nos remontamos al 2008, vemos como los Juegos Olímpicos comenzaron el día 8 de agosto de 2008.
Las galletas de la suerte surgieron durante la invasión de China por parte de los Mongoles. Estas galletas se usaban cuando los soldados chinos, disfrazados de monjes, escondían en su interior notas que comunicaban las estrategias militares para liberar a los residentes chinos. Ahora se usan para desear buena suerte y dar consejos a quienes las consumen.
¿Sabías por qué se utilizan los palillos para comer? Esta costumbre que han cogido los chinos, comenzó por querer imitar el funcionamiento del pico de los pájaros a la hora de comer. Una costumbre que se ha extendido y que los más occidentales prueban cuando acuden a los restaurantes de comida oriental.

Fuentes:
ecured.cu/index.php/Lago_de_las_cinco_flores
101lugaresincreibles.com/2009/01/el-valle-encantado-de-china.html
chinablog.es/cinco-curiosidades-sobre-china
Wikipedia
Google imágenes.

6 comentarios:

Natalia Ortiz dijo...

Hola Ana :) Me alegro de leer tus entradas de nuevo.
Me ha parecido una tremenda preciosidad este lugar, que además desconocía por completo. Ojalá pueda ir allí algún día. Se ve toda una maravilla para pasear, fotografiar, grabar en vídeo... para todo y para disfrutar. Como bien dices, parece pintado y los nombres de los lagos son bellísimos. ¡Los chinos sí que saben!
Y todas las curiosidades que nos cuentas, las desconocía.
Un abrazo :) Me voy a clase, que empieza ahora

Carol Torrecilla García dijo...

Qué bonito lugar, y qué buenísimas anécdotas, Ana.
Me ha encantado. Yo nunca he probado las galletitas de la suerte.....

Ana dijo...

Hola Natalia, me algro de verte por aquí de nuevo y de que no estes tan líada. Suerte con el inicio del curso.
¿A que es una cucada de lugar?, jaja, en serio, si que parece pintado, sería maravilloso recorrerlo, fotografiarlo y descubrirlo en persona, palpando ese ambiente de cuento.
Un abrazo y gracias por pasar por este mundi que ya te echaba de menos.
;)

Ana dijo...

Hola Carol, casi te pillo en el momento, jaja. Yo tampoco he probado las galletitas, ni he comido con palillos, tampoco creo en el horoscopo ni siquiera en el chino, y hace años que no piso un restaurante chino...¡pero como me encantan sus paisajes!
Un beso y gracias por estar ahí.
:D

Raquel dijo...

Es un lugar muy mágico, un lugar encantado. Lo mejor es que se encuentre tan alejado de cualquier población asi parece que va a estar más resguardado. El color del agua es impresionante.
Las curiosidades, ya sabes que me chiflan, me han encantado, muy interesantes.
Besos :)

Ana dijo...

Hola Raquelilla, lo que mas llama la atención de primeras es esa agua, quieta, mansa, traslucida, profunda pero provocativa. Me imagino la impresión de verlo en persona, es raro, con esos troncos y esos colores, y encima esta en un lugar de dificil acceso. ¡Cuanto rincones así de inaccesible y misteriosos habrán por el mundo que no hayan sido descubiertos! Cualquiera sabe...
Besos
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...