lunes, 21 de febrero de 2011

Con los 5 sentidos V




La vida hay que disfrutarla con los cinco sentidos, plenamente. La vida hay que tomársela a sorbos o a mordiscos, con gusto. Arañarla o acariciarla, sentirla, palpar sus texturas, apreciar sus rugosidades. Olerla, aspirar sus fuertes perfumes, trasportarse en sus esencias. Y nunca perderla de vista. A la vida hay que escucharla, a veces te habla, te advierte, te dice cosas que no quieres oír, pero no la escuchas. Así que abre los ojos, afina los oídos, prepárate para saborearla, para olerla y sobre todo para sentirla.



Repaso a los cinco sentidos:
CON TACTO:
El sentido del tacto no se halla limitado a una sola zona del cuerpo, como sucede con el gusto, el olfato, la vista y el oído, que tienen órganos propios, sino que se halla extendido por toda la superficie corporal. Además, hay otro tipo de sensaciones, como el frío, el calor y la presión, que son percibidas en la piel y en otros lugares. La Piel es el revestimiento externo de nuestro cuerpo, y su función es mantener nuestra temperatura y la cantidad de agua, percibir sensaciones del tacto y otras, y defendernos contra los microbios. A partir de ella se forman los pelos, las uñas y las glándulas cutáneas.

Los receptores del tacto y otras sensaciones:
-Terminaciones nerviosas libres. Éste es el tipo más sencillo de receptores, ya que constan de neuronas desnudas, con sus dendritas dirigidas hacia arriba. Producen las sensaciones del tacto, el dolor, los cambios de temperatura y el picor. Se hallan en la piel y en el tejido conjuntivo de debajo de ella.
-Corpúsculos de Meissner. Están formados por varias células dispuestas unas encimas de otras y recubiertas por una cápsula. Son sensibles al contacto, y muy abundantes en las yemas de los dedos y la punta de la lengua.
-Corpúsculos de Pacini. Se encuentran en la dermis y en el tejido conjuntivo que existe por debajo de la piel, pero se hallan también en estructuras internas, como en la capa que recubre los huesos, el periostio, y en muchas vísceras. Son grandes y ovalados, y sensibles al tacto y a la presión. Constan de una sola célula nerviosa recubierta por una cápsula.
-Corpúsculos de Krause. Además del tacto, son sensibles al frío. Constan de una terminación nerviosa muy ramificada recubierta por una envoltura, por lo que tienen forma de maza. Se encuentran en la dermis.
-Corpúsculos de Ruffíni. Aunque antes se creía que intervenían únicamente en detectar el calor, hoy en día todavía se discute su función, y se dice que contribuyen también a las sensaciones táctiles. Se hallan en la dermis y en el tejido conjuntivo que se encuentra por debajo de la piel, y constan de neuronas muy ramificadas recubiertas por una envoltura.
-Corpúsculos de Golgi. Nos informan sobre la contracción muscular, ya que se hallan en el tejido que envuelve los músculos y los tendones, y nos informan de su tensión. Su aspecto es parecido al de los corpúsculos de Pacini.

¿Qué me gusta de este sentido? Que es el que te permite acariciar y sentir lo que acaricias o tocas. Palpar la piel de un melocotón, acariciar a un gato meloso horas y horas, tocar el pelo recién rasurado de una cabeza, jugar con un cubito de hielo entre los dedos, sentir unas manos cálidas que te hacen un relajante masaje…

El tacto que más recuerdo: Especialmente el tacto de las manos de mi abuela, manos trabajadores y arrugadas, pero firmes y suaves sobre mi mejilla, gesto que siempre recordaré como un te quiero sin palabras.




Llegados a este punto sólo puedo hacerme una pregunta… ¿Existe un sexto sentido?

Fuentes que he utilizado para hablar de los 5 sentidos: Tendencias21.net/No-todo-lo-que-percibimos-es-real.Garthof.es/vemos-lo-que-queremos-ver. Portalplanetasedna.com.ar/sentido4.Wikipedia. Youtube. Google imágenes.

8 comentarios:

Bastet dijo...

Es el Universo con su inmensa sabiduría y misterio el que te habla y guía y tú tienes que saber desentrañar lo que te grita en silencio...

Raquel dijo...

Muy interesante este sentido. Mi recuerdo sobre el tacto es el mismo que el tuyo; las manos suaves y gastadas de mi abuela :)
¿Sexto sentido? Pues creo que esa es otra pregunta para el sr. cientifico,q ue el pobre estará subiendose a las paredes sin ninguna cuestión peliaguda que llevarse a la mente. Pero yo diría que sí, que hay otro sentido, algo que es etereo, que nos avisa de cosas, que nos hace tomar una u otra decisión.
Un beso.

Ana dijo...

Gracias Bastet por tu comentario, una joya llena de poesía.
:)

Sus manos suaves, ¡que nostalgia!
El Sr. Cientifico está de un vago que yo lo flipo, y no creo que le interesen demasiado estas cuestiones, tendré que buscar yo por mi cuenta. Pero mirado por el lado que dices puede que si... que exista algo mas, ¿por qué no?
U n beso
:)

Alury dijo...

Leyendo tu post, he vuelto a mis primeras clases de la carrera y se me han puesto los pelos de punta!!!

El jodido corpúsculo de Meissner y demas amiguitos!!!! xD

Muy bonito ;)

Ana dijo...

Recordar cosas ya pasadas de viejos apuntes siempre da escalofríos, ¿verdad? sobre todo al pensar el tiempo que ha pasado desde que aprendimos aquello, ¿no?
Gracias por comentar
:)

Natalia Ortiz dijo...

Muy completa la entrada :)
Toda esta información sobre el tacto no me la enseñaron en 2º de bachillerato siquiera... supongo que sólo lo sabría si hubiera ido hacia medicina y demás. Y eso que parecía que la profesora nos enseñaba mucho de este tema y otros. Y los corpúsculos de Golgi, me suenan, pero es que siempre estaba dando mal con los orgánulos y demás jaja. Me sorprende que Ruffini además de para sacar las raíces de las ecuaciones sean otros corpúsculos que entran en el sentido del tacto. Llamativo.
El tacto que más recuerdas es muy emotivo y bello :)
Pero anda que tocar el pelo recien rasurado de una cabeza, ya entran en juego, los hombres mayormente jaja. La piel del melocotón o acariciar a un gato, mola ^^
Un beso

na sarje dijo...

muito belo esse espaço, repleto de tatos poéticos. convido a visitar um outro espaço, o http://www.nasarje.blogspot.com/ há algumas poesias por lá, e se possível, poste algum comentário em algum trabalho.
abraços e parabens.
até.
koisan uchoà, na sarje

Ana dijo...

Gracias Natalia por comentar, la verdad es que acariciar una cabeza recien rasurada es muy suave, hasta hipnótico, lo mismo me pasa con lo del gato y el melocotón. Cuando tenía gatos me pasaba horas dándole mimos, jaja, ¡que recuerdos de mis mascotas!

Hola na sarje, gracias por entrar en mi mundo, bienvenido al bohemio. Yo no hablo portugues, pero lo he entendido muy bien todo, por supuesto que te visitaré.
Un saludo muy grande
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...