viernes, 11 de noviembre de 2016

Flores cinematográficas

¡Qué cinematográfico puede ser el primer plano de una rosa! Por ejemplo, sus suaves curvas, los delicados pliegues, la forma de sus pétalos, la intensidad de su color puede ser tan bello como el mejor plano de un atardecer, e incluso más romántico.
Las flores destacan siempre por su color, su perfume, y su lenguaje. Siempre han sido utilizadas en distintas prácticas para evocar ciertos sentimientos, sensaciones o atmósferas. Podemos decir que cada flor cuenta con un lenguaje propio, y que por ello cada una es capaz de transmitir un mensaje particular, dependiendo del entorno en el que se encuentre.
Muchos cineastas parecen haber sido conscientes de esto, ya que se han servido de ellas para comunicarse con los espectadores de sus películas. Aquí te dejo algunas escenas que nos permiten explorar el papel de las flores en el séptimo arte, en términos de su simbolismo, belleza e impacto visual.



El mago de Oz
Esta adaptación de la famosa novela de Lyman Frank Baum sorprendió a los espectadores de su tiempo por sus efectos especiales y su uso pionero de Technicolor. Sus realizadores lograron captar el encanto de Oz y sus personajes utilizando en todas las escenas colores saturados. Una de las más representativas es aquella en donde Dorothy se queda dormida en medio de un vasto campo de peligrosas amapolas rojas.


Deshojando la margarita
Brigitte Bardot interpreta a la joven Agnès Dumont, cuya ambición de convertirse en un novelista la lleva a vivir circunstancias imprevistas que la llevan a participar en un concurso de striptease. La escena en la que aparece ataviada con una máscara y un sujetador con margaritas falsas ha sido considerada una de las favoritas de los admiradores de Bardot debido a su tono tanto cómico como sensual.


Vértigo
Las flores son un motivo recurrente en esta obra maestra de Alfred Hitchcock, donde se cuenta la historia de John “Scottie” Ferguson, un detective retirado aquejado de acrofobia y vértigo que es contratado por un viejo amigo para que vigile discretamente a su esposa quien dice estar poseída por un espíritu. Al principio de la película, ésta entra en una florería y compra un hermoso ramo de pequeñas flores, las mismas flores aparecen en la secuencia icónica del sueño de Scottie, quizá como un elemento que hace alusión a la fragilidad del amor.


American Beauty
El rojo vívido de las rosas que aparecen en esta película tiene un papel clave en las fantasías que tiene Lester Burnham sobre la mejor amiga de su hija adolescente, pues representa el peligro y las pasiones que éste enfrenta. En una de las escenas más memorables de la película Lester la imagina en el techo de su habitación cubierta de pétalos rojos que caen ante sus ojos para mostrar su desnudez. Tal caída es un elemento prefigurativo del trágico desenlace.


Big Fish
Ewan McGregor interpreta en esta película al romántico Edward Bloom, quien tiene una extraña avidez por contar historias fantásticas de sus vivencias. En una de las escenas más fascinantes, Bloom intenta conquistar a la chica de sus sueños mediante la plantación de un mar infinito de narcisos amarillos que ella puede ver al abrir su ventana. El color de estas flores representa la inocencia y la magia con las que se desenvolverá su relación.


Memorias de una geisha
Una de las escenas más simbólicas de la película sucede cuando la protagonista, Sayuri, va a dar un paseo con el enigmático señor presidente. En un punto del recorrido, se paran debajo de un árbol de cerezo que rocía sus delicados pétalos color rosa sobre ellos, como si fuera nieve. Este árbol tiene una gran importancia en Japón y varios de sus significados están ligados al amor imposible, como el que une a estos dos personajes.


Alicia en el País de las Maravillas
Tim Burton rinde homenaje a la más famosa obra de Lewis Carroll con esta película, en la que sitúa al personaje de Alicia varios años más tarde de su aventura en el País de las Maravillas. Uno de los momentos más importantes de esta adaptación ocurre cuando Alicia por fin recuerda que había estado allí de pequeña al venirle a la mente la petición de la malvada Reina Roja de pintar las flores blancas con pintura roja.


El gran Gatsby
Los realizadores de esta película decidieron utilizar en muchas escenas una gran cantidad de arreglos florales, principalmente, para evocar con ellos la riqueza y suntuosidad de Gatsby. En uno de los encuentros entre Daisy y Gatsby se les ve rodeados de muchísimos arreglos con flores blancas, una manera de representar con ésto la irrealidad y los obstáculos de su amor.


Audrey II en La pequeña tienda de los horrores
Aunque ver cómo la flor carnívora Audrey II devora a personas no es el mejor regalo de San Valentín, no tiene nada de romántico, todo sea dicho de paso, lo cierto es que este musical se ha convertido en una de las producciones de mayor éxito de toda la historia. La flor más carismática de la historia del cine se llama Audrey II y es una planta alienígena que llega a la Tierra con el objetivo de conquistarlo tras haber devorado a toda la humanidad.



La Bella y la Bestia
Un rico y apuesto príncipe vivía en un hermoso castillo con todo lo que pudiera desear sin embargo era egoísta y poco amable. Una noche helada una anciana mendiga de un aspecto horrible le pide refugio contra el cruel frío ofreciéndole a cambio una rosa. El príncipe repugnado se burla del regalo y la echa de su castillo. Ella le advierte que no se deje llevar por las apariencias, puesto que la belleza está en el interior. Cuando el príncipe se niega de nuevo, la mendiga le revela su verdadera identidad como una hermosa y poderosa hechicera. Entonces el príncipe se disculpa  pero es tarde. Por su falta de amor, la mendiga lo convierte en una bestia. La rosa que le ofreció era en realidad una rosa encantada que comenzaría a marchitarse cuando él cumpliera los 21 años, sólo si el príncipe aprendía a amar y a la vez conseguía que una mujer lo amara antes de que la rosa perdiera su último pétalo se rompería el hechizo, si no, estaría condenado a ser una bestia para siempre


La dama de las camelias
Margarita Gautier, la dama de las camelias, es una cortesana sin familia, una mujer de vida licenciosa, siempre rodeada de caballeros y de un ramo de camelias, blancas, si estaba disponible, o rojas, si no lo estaba. A pesar de su frivolidad inicial Margarita se presenta como una mujer sencilla y sobre todo abnegada que se enamora de Armando Duval, un abogado de escasas rentas por el que estaría dispuesta a cambiar su estilo de vida y a vivir de una manera estable junto a su enamorado. Sin embargo, el padre de este (que nunca aceptaría la condición de Margarita) le ruega que deje a su hijo, lo que constituye el  último sacrificio para la desdichada joven. Ella regresa entonces a su vida licenciosa, simplemente para acelerar su penosa y solitaria muerte, causada por la tisis, que venía arrastrando desde hacía tiempo.

Fuentes:

6 comentarios:

Montse Martínez Ruiz dijo...

¡Me has dejado fascinada! Es fantástico este post sobre la influencia de las flores en los cineastas y como reflejan su simbolismo en las películas, ni yo misma en mi Botànic lo habría hecho tan bien ¡eres un crac, Ana!

Me gustaría añadir que la camelia es una flor muy frágil y delicada de cultivar, de ahí la sencillez de Margarita y su delicada salud, además las flores de color blanco son siempre más sensibles a la luz.

Un besazo, guapa.

Raquel dijo...

Me ha gustado mucho este repaso a las flores más cinematográficas, muy interesante y ameno de leer, hasta parece que me llega el olor de algunas de ellas. Qué bonitas son; siempre que las veo me acuerdo de nuestras abuelas.
Un beso Anita :)

Carol Torrecilla García dijo...

A mí también me ha encantado la originalidad del tema y cómo has desarrollado el post.
No había pensado cómo influyen en la historia del cine las flores, pero es verdad que ahora que lo pienso en muchas películas son el factor desencadenante incluso de la historia, como en La flor del mal, protagonizada por Alison Lohman. Lo especifico porque hay una peli con el mismo título francesa que no tiene nada que ver.
También me viene a la cabeza las flores que vende Audrey Hepburn en My Fair Lady , así como los campos en los que se tumba James Dean en Al este del Edén. Bueno, sé que en esta última película no hay una referencia auténtica a las flores, pero me llama mucho la atención esa escena, porque es la única en la que se le ve feliz al muchacho. Y así tantas películas...
Estoy de acuerdo con Montse en que eres un crac, y con Raquel en que has perfumado la estancia.
Gracias, y un abrazo, Ana.

miquel zueras dijo...

Muy buen repaso cinematográfico-floral. En la película "En compañía de lobos" de Neil Jordan hay una escena fascinante, cuando las lágrimas de la niña protagonista vuelven roja una flor blanca. ¿Una alusión al paso de la niñez a mujer adulta? Te recomiendo la película por si no la has visto; una aportación muy original al mito de la licantropía.
Saludos!
Borgo.

Natalia Ortiz dijo...

Hay varias de estas películas que no he visto y hay una que sí, la del Gran Gatsby, que la vi, y que realmente no me fijé en las flores. Por lo que sea, no le di importancia.

En Memorias de una geisha sí que me fijé un montón. Me pareció una escena preciosa. En La bella y la bestia o en Alicia también, además son películas de mi infancia y las flores tienen un papel importante en la película. Sin embargo, Mago de Oz creo que no he visto esta versión, pero no me resulta desconocida la imagen.

A veces igual no le damos importancia a las flores del mismo modo que no se lo damos a los pequeños detalles, pero realmente la tienen y mucha.

Un beso :)

Ana Bohemia dijo...

Hola Montse, muchas gracias por aportar esos datos tan interesantes sobre la camelia, ya sé que a ti te encanta la botánica, la verdad es que es preciosa, lo que mas me gusta es su delicadeza y elegancia.
Un besote
:)

Hola Raque, yo también pienso en ellas, nuestras abuelitas amantes de las flores, aún se me hace raro entrar en su casa y no ver un jarrón muy bien colocado en la mesa con un bonito ramo.
Besos
:)

Hola Carol, enormes gracias por enriquecer así la entrada dando esos apuntes, me faltaban películas con flores... no me sonaba esa escena de Al este del Edén. Gracias a ti por tus palabras siempre amables.
Un abrazo de oso
:D

Hola Miquel, gracias por el apunte, no conozco la pelí que citas pero muchas gracias por mencionarla, sin duda la buscaré.
Saludos
:)

Hola Natalia, las flores tienen lenguaje, hay que fijarse en esos detalles, dicen mucho de una manera bonita y sutil. Gracias por visitar mi blog.
Un abrazo
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...