jueves, 16 de mayo de 2013

Los viejos roqueros no se cansan de soplar velas


Siempre tuvieron –y aún tienen– algo de insolente, una insolencia salvaje, rebelde, desaliñada, un descaro travieso, una frescura irreverente, algo perverso, una fuerza indecente, una manera de rocanrolear satánica...
¡Son los Rolling Stones!
Un grupo que marcó el renacimiento del rock and roll y que ocupó un lugar importante en el redescubrimiento del blues negro.

Este conjunto de rock británico se formó hace ya 51 años, en Londres, en abril de 1962. Sus integrantes más destacados son el guitarrista Keith Richards y Mick Jagger, cantante y líder del conjunto.

The Rolling Stones nació cuando los antiguos compañeros de escuela Mick Jagger y Keith Richards conocieron a Brian Jones, quien decidió cambiar el nombre original de la banda, «Blues Incorporated», por el nombre de la canción de Muddy Waters.

Sus componentes originales eran Mick Jagger (vocalista), Brian Jones (guitarra principal, armónica, vocalista), Keith Richards (guitarra rítmica, vocalista), Ian Stewart (piano), Dick Taylor (Bajo) y varios percusionistas como Mick Avory (posteriormente componente de The Kinks), Tony Chapman y Carlo Little. Taylor dejó el grupo poco después para volver a la escuela de arte, formando posteriormente The Pretty Things, fue reemplazado por Bill Wyman. Charlie Watts, un batería más interesado en el jazz que en el blues o el rock and roll, se unió en enero de 1963 permanentemente como su nuevo percusionista.

Unidos por su interés compartido en el rhythm and blues, el grupo ensayó con el propósito de tocar inicialmente en público en el Marquee Club de Londres, en el que la banda de Cyril Davies era titular. Pronto fueron contratados por el Crawdaddy Club de Richmond, regentado por el ruso Giorgio Gomelsky, que comenzó a institucionalizarse como el primer lugar a visitar de Londres, recibiendo incluso el honor de ser visitado por The Beatles.

Al principio, Jones –guitarrista principal (aunque capaz de tocar cualquier instrumento) y líder– era el elemento más creativo, aunque en seguida Jagger se convirtió en el foco de atención de las actuaciones.

Muy pronto la banda ganó reputación por las versiones de temas de rythm and blues de sus ídolos, y a través de su recientemente contratado manager Andrew Loog Oldham, lograron un contrato con Decca Records (el sello que había rehusado contratar a los Beatles cuando tuvieron la oportunidad).

La elección de material para su primer EP era un reflejo de sus actuaciones en directo. De la misma forma, el álbum The Rolling Stones (England’s Newest Hitmakers), que apareció en abril de 1964 incluía versiones de clásicos como «Route 66» (originalmente de Nat King Cole), «Mona» (Bo Diddley) y «Carol» (Chuck Berry).

Sus interpretaciones ayudaron a la introducción de una joven generación británica blanca al rhythm and blues, y ayudó a perfilar la invasión de América por los grupos británicos. Quizás sea lo fundamental, mientras los Beatles mostraban una imagen aseada y con un corte de pelo cuidado, The Rolling Stones ya cultivaban la imagen contraria: descuidados, y posando para las imágenes publicitarias como una banda de gamberros. Eso hizo que muchas adolescentes se volvieran locas por su imagen de «niños malos», convirtiéndose así en un grupo muy seguido por éstas.

Su siguiente álbum, The Rolling Stones #2 (Now en los Estados Unidos), también era principalmente de versiones, pero con el añadido de un par de composiciones del dúo Jagger/Richards, a quienes encerró en una habitación su mánager, impidiendo su salida mientras no escribiesen alguna pieza publicable. Animados por Oldham, el grupo organizó un tour por Europa y América, en el cual tocaban para multitudes de adolescentes gritando en escenas que recordaban la Beatlemanía. Durante su gira, tuvieron tiempo para visitar importantes localidades de la historia de la música que les inspiraron, grabando el EP Five By Five en los estudios de Chess Records de Chicago.
A lo largo de la década de 1960 lograron varios éxitos como «(I Can’t Get No) Satisfaction» (considerada una de las canciones emblemáticas del rock de todos los tiempos), «Under my Thumb», «Honky Tonk Women», «Sympathy for the Devil» y muchas más. A pesar de ser un grupo cuya música oscilaba entre el rock and roll, el blues y el country, en 1967, al igual que muchas otras bandas, editaron un álbum de rock psicodélico llamado Their Satanic Majesties Request, que no obtuvo gran éxito.
En 1969, Brian Jones, cuya salud estaba muy deteriorada por el consumo de drogas abandonó la banda. Fue encontrado muerto en el verano de ese año, ahogado en su piscina, en circunstancias poco claras. Fue sustituido por Mick Taylor.
Entre 1967 y 1972 grabaron sus álbumes más emblemáticos: desde Beggars Banquet a Exile on Main Street, pasando por Let It Bleed (1968) y Sticky Fingers (1971).

1981–1991:

 Durante los primeros años de la década de 1980 el compañerismo entre Jagger y Richards continuó tambaleándose y su producción artística sufrió las consecuencias de dichas peleas.

El disco Undercover, editado en 1983, fue considerado como un intento de Mick Jagger por conseguir un sonido compatible con las tendencias musicales de la época. A pesar del entusiasmo inicial de la crítica (la revista Rolling Stone le otorgó en su escala de calificaciones cuatro estrellas y media sobre cinco), la producción, con abundante contenido sexual y políticamente violento, fue recibido fríamente por los seguidores de la banda y recibió una promoción comercial deficiente por parte de la compañía discográfica; el grupo filmó los vídeos musicales en México para reducir costes de producción. Tampoco se programó una gira de promoción del disco.
Para complicar más la situación imperante en el seno de la banda, Ron Wood atravesaba otra crisis de salud debido a su adicción a las drogas.
En 1982, Jagger firmó un contrato solista con la compañía discográfica CBS Records, por lo que el conflicto con Richards se agravó ya que éste entendió este gesto como una falta de compromiso para con la banda.
En 1985, el encargado de organizar las giras, Ian Stewart –compañero de la banda durante los momentos más oscuros y complicados– murió de un ataque al corazón, lo que supuso una gran pérdida para todos. En ese momento realizaron un concierto en homenaje a Stewart, el único espectáculo que brindaron en esa época.

Jagger dedicaba gran parte de su tiempo a su actividad como solista, por lo que la mayor parte del material del disco Dirty Work, grabada en 1986, fue producto del trabajo en solitario de Keith Richards. Nuevamente las ventas no acompañaron a The Rolling Stone, agravado por la decisión de Mick Jagger de no realizar una gira para presentar el flamante disco. Ese mismo año, el conjunto británico fue galardonado con un Grammy honorífico por sus logros; en ese momento Jagger y Richards comenzaron a criticarse abiertamente ante la prensa, que asumió tácitamente que el grupo se había separado definitivamente.
Ambos discos solistas de Jagger, She’s the Boss (1985) y Primitive Cool (1987) no colmaron las expectativas ni económicas ni artísticas; sin embargo, la primera producción en solitario de Richards, Talk is Cheap tuvo buena aceptación por parte de la crítica y del público.

La relación dio un giro inesperado en 1989. La grabación de Steel Wheels y el comienzo de la gira «Steel Wheels Tour» encontraron al grupo inglés con nuevos aires y un clima más distendido. Lo que fue tomado por el público como una vuelta a los orígenes, el disco incluyó una canción llamada «Continental Drift», grabada en el norte de África, a modo de homenaje al difunto Brian Jones. En ese mismo año, fueron seleccionados para ingresar al «Salón de la fama del Rock and Roll».
En 1991, Bill Wyman abandonó finalmente la banda tras años de reflexionar su decisión y publicó un trabajo francamente autobiográfico, Stone Alone.

1992-1999:

En 1991 Bill Wyman se alejó de la banda tras la gira «Steel Wheels». Ya se presumía que los Rolling Stones dejaban de existir. Y esto casi se confirmó en 1992 con los discos solistas de Keith Richards y Mick Jagger. Pero en 1994 el cuarteto emprendió otro viaje a los estudios con Darryl Jones en el bajo, y el resultado fue Voodoo Lounge elegido mejor disco de rock de ese año, lo que les permitió dar otra gigantesca gira visitando nuevos países como Argentina, Brasil y Chile. Y la edición de Stripped un disco que mezcla canciones en vivo y nuevas interpretaciones de estudio.
En 1997 editaron Bridges to Babylon que incluía el hit «Saint Of Me». Y se embarcaron en la gira más larga de su historia, gira que terminó en 1999 con la edición de un nuevo disco en vivo llamado No Security.

Desde el 2000 hasta el presente:
 
En 2001 Mick Jagger editó Goddess in The Doorway, su cuarto disco cómo solista.
En 2002, en conmemoracion de su 40º aniversario editaron el recopilatorio Forty Licks con solo 4 temas nuevos de 40. Esto les permitió hacer otra megagira y editar Live Licks en 2004, un nuevo disco en vivo doble en el cual se mezclan ultraclásicos (CD1) y otras canciones no tan difundidas (CD2)

The Rolling Stones continúan activos hasta la fecha y son considerados cómo una de las bandas de rock más importantes de todos los tiempos.

 
Una de las canciones de los Rolling con la que más disfruto es Start Me Up. Despierta mi hambre de rock…


¿Bohemios? ¿Rockeros? A los padres no les agradaban los Rolling Stones, no representaban los ideales con los que construir imperios, les faltaba obediencia, les faltaba disciplina, les sobraba provocación… algo irresistible para las jovencitas de los años 60 quienes caían rendidas ante estos deslenguados, feos, flacuchos y subversivos que nunca fueron “buenos chicos”

Los malos “chicos” siempre sacan la lengua… ¡y los bohemios también! SIIII…


 
Selección musical: Paint in black. Gimme Shelter. Jumpin´ Jack Flash. Wild Horse. Sympathy for the devil. Satisfaction.

Fuentes:
grooveshark
wikipedia
google imágenes
youtube

7 comentarios:

Ponte guapa y pintadita dijo...

Son y serán de los mejores! una entrada genial!! un beso

http://ponteguapaypintadita.blogspot.com.es/

Anónimo dijo...

Honky Tonk Women y esos antros de Memphis... precioso articulo. Te lo has currao...

Carol Torrecilla García dijo...

Está claro que aunque mi grupo favorito no sean ellos, tienen magia, porque no se puede estar en pie tanto tiempo seguido con esa marcha y a través de tantas generaciones.
Yo soy beatlemaníaca, pero "los cantos rodados" es que no parannnnnnnnnnnnnnnnnn. XD

Mos dijo...

Entrada totalmente currada, Ana.
A mí START ME UP también me pone a cien.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Ana dijo...

Hola ponte guapa y pintadita, ¡me alegra coincidir!
Saludos, gracias por la visita
:D

Hola anónimo, gracias por comentar y acercarte a mi blog.
Saludos
:D

Hola Carol, me gustan los dos grupos, por supuesto prefiero mas a lo Beatles pero estos tienen su caña, y la marcha les dura.
Un beso
:D

Hola Mos, ¿ves? es que esa canción tiene algo, nos pone a mil, jaja.
Un abrazo
:D

Raquel dijo...

Me encantan estos roqueros sesentones o setentones ya. Ahí siguen con las pilas cargadas y en pie aún, quién lo diría con todo lo que se habrán metido :)
Un beso :)

இலை Bohemia இலை dijo...

Que currados y llenos de datos son tu post...eres admirable!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...