jueves, 2 de febrero de 2012

Etta

Etta James, diva indiscutible, se ganó por sí misma un espacio en la música. Activa desde 1954, la cantante mantuvo su dignidad hasta el final, en una carrera que incluyó blues, jazz y soul.



Una mulata con una enmarañada melena rubia está exhausta en el asiento de un bus que recorre Estados Unidos. Esa adolescente de 15 años se ha moldeado en extenuantes giras por el circuito nacional del R&B. Allí entre músicos virtuosos, sexo casual, alcohol barato y drogas al por mayor, la joven caminó la senda a la que Lou Reed llamó “el lado salvaje”.
Pero su arribo a los bajos fondos del R&B empezó mucho antes. Nacida en 1938 de una relación de un blanco y una joven afroamericana, Jamesetta Hawkins fue enviada a temprana edad a un hogar adoptivo. Allí, y con sólo 5 años, el coro de la Iglesia Bautista San Pablo le serviría para desahogar el dolor de ser una niña despreciada.

Sus estudios musicales continuarían bajo la atenta mirada de su profesor Earle Hines. Con Hines, la adolescente se empapó del R&B de Ray Charles o Pee Wee Clayton. Esas lecciones demostraron que Etta ya cantaba como toda una mujer. Su registro, por tanto, le permitía escapar a las baladas dulzonas que interpretaban las jóvenes cantantes de su edad. Ella, con su vozarrón energético y sobrecogedor, hablaba de amores perdidos o amantes crueles.

Si bien el nombre “Etta James” era común en el ambiente musical, la cantante todavía no encontraba el hit que machacara la música estadounidense. Sin embargo, James estaba cultivando importantes amistades en el circuito R&B. Uno de ellos se transformaría en su mentor, el hombre que sería su llave al estrellato: Harvey Fucqua, el líder de The Moonglows. En 1960 Fucqua le recomendó a Leonard que escuchara a Etta. Y Leonard Chess cambiaría su vida para siempre. Etta James sería la cantante más representativa del sello Chess Records.


Su registro, su carisma, su personalidad avasalladora se impondría en su camino al éxito. Año tras año fue engrosando con impecable eficacia su lista de hits: la sublime At Last, la desgarradora All I Could Do Was Cry, la honesta Trust in Me, y otros grandes momentos como My Dearest Darling, Fool That I Am o Don´t Cry Baby.

Pero no todo fue felicidad en Chess Records. En 1967 el sello comenzó un declive y Leonard Chess buscó un renacimiento para su discográfica. La técnica de resucitación consistió en mandar a su gran estrella al célebre Fame Studios en Muscle Shoals, Alabama, para que se diera un baño de barro con el sonido sucio del Soul sureño.
Con semejante voto de confianza, Etta brilló con luz propia. De esa sesión se rescatan la demoledora I´d Rather Go Blind, la energética Tell Mama o una electrizante versión de Security de Otis Redding.
Etta James era una mujer que siempre ocultó poco. En los setenta, en plena efervescencia disco, los éxitos no llegaron, pero ella respondió con ironía: “El Disco era el rey y yo no quería ser como Donna Summers”.

Tampoco tenía interés en esconder su gran vicio: la heroína. James nunca negó su drogadicción. Por años luchó contra ella, ingresando y saliendo de centros de rehabilitación. Cuando derrotó este vicio, compartió su triunfo personal, trabajando codo con codo con voluntarios de campañas públicas contra la droga.
El paso de los años solidificó su leyenda. Fueron su brillante e inolvidable trayectoria y su influencia en generaciones de artistas los argumentos que le permitieron en 1993 ser ingresada al Salón de la Fama del Rock&Roll. Dos años después, James debutó en las librerías, esta vez con su descarnada biografía Rage To Survive, un retrato de años de excesos, derrotas, triunfos y sobre todo un alma que siempre se mantuvo fuerte.

Su fortaleza la abandonó el pasado 20 de Enero de 2012 en California, a los 73 años,  dónde murió  víctima de una leucemia terminal.




Selección musical:
1-Tell Mama. 2-I´d Rather Go blind. 3- Something got a hold on me. 4- At Last.  5- A Sunday kind of love. 6- Don´t cry baby. 7- Mama told me.

Fuentes: Ricardolagunadelamaza.suite101.net/etta-james-la-voz-ms-atormentada-del-soul. Google imágenes.

5 comentarios:

Raquel dijo...

Descanse en paz.
Tuvo una vida con muchos altibajos, tan caracteristicos de estos artistas, que parece que caminan siempre en la cuerda floja, balanceandose sobre el abismo.
Tenía una voz única y una presencia dificil de olvidar.

Prometeo dijo...

Una gran señora de la cancion, ms que cantarlas las interpretaba con su prodigiosa voz; a destacar esa camcioon que "at last", increible......un fuerte abrazo

Ana dijo...

Es cierto Raquel, ¿por qué será que en los curriculums de los mejores artistas siempre hay algo que los ser desgraciados? Una vida atormentada es imprescindible o eso parece para dedicarse a ese mundo de la canción, ahora estoy pensando en Amy Winehouse, que al igual que Etta tenía una voz única y una presencia que nunca olvidaremos, icónica, ¿verdad?
Besos
;)

Hola Prometeo, no hay nada como cerrar los ojos y oír cantar digo interpretar una buena canción, y At last lo es, siempre consigue hacerme soñar despierta, es el poder de la música
Otro abrazo
;)

Nicole Sagan dijo...

Qué maravilla que siempre nos descubres algo. En este caso una vida de una estrella que ya brilla desde el cielo.
Gracias, Ana, como siempre por presentárnosla.

Ana dijo...

Gracias a ti Nicole. ¡Y a disfrutar de la música de Etta!
:D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...