domingo, 20 de noviembre de 2011


Entre las joyas naturales de Malasia se encuentran las más imponentes de las cuevas, un destino aún desconocido para muchos turistas occidentales; Batu, una red de piedra caliza de templos y cavernas de más de 400 millones de años de antigüedad.  Las increíbles cuevas,  presididas por una estatua de oro de 100 pies de un dios hindú, son el punto central de la fiesta de Thaipusam, un espectáculo ya prohibido a causa del dolor que se autoinfligían los fieles más devotos, peregrinos de los favores de un dios al que se le representa con una lanza, fuente de todo su poder.


Las cuevas de Batu están consagradas a Lord Murugan. Al pie de las 272 escaleras que conducen a la Cueva del Templo hay una imponente estatua dorada de 47 metros de altura. El techo de la cueva mide 100 metros y tiene orificios en la roca que iluminan la enorme cueva que hay por debajo. Debajo del templo hay una cueva oscura que no se abre al público sin el permiso de la Malaysian Nature Society, que organiza visitas espeleológicas diarias para admirar la flora y la fauna exclusivas de estas cuevas. La galería de arte y el museo de las cuevas se encuentran al pie de las escaleras y contienen pinturas que representan escenas de la tradición hindú y estatuas de deidades hindúes.


En Malasia, mas exactamente en Kuala Lumpur, se halla un lugar muy interesante y misterioso: las Cuevas de Batu. Estas cuevas y cavernas se encuentran ubicadas en una colina de piedra caliza. Para llegar hacia ellas hay que dirigirse al distrito de Gombak, a 13 de kilómetros al norte de Kuala Lumpur.
Las Cuevas de Batu, uno de los santuarios más populares, toman este nombre del río Sugai Batu Batu, el cual fluye por la colina.
A tu llegada serás recibido por muchísimos monos que van en busca de su comida principalmente bananas y maní.


Hay tres cuevas principales. A la mayor, se le denominada como Cueva Catedral o Templo Cueva. Esta cueva tiene unos 100 metros de techo alto y cuenta con distintos santuarios hindúes con características ornamentadas, pero para llegar hay que subir una empinada cuesta de 272 escalones que agota sólo con mirarla.
Por otro lado, en la base de la colina encontraremos dos cuevas más; una es la Cueva de Galería de Arte y la otra es la Cueva de Museo. En ambas podrás ver muchas estatuas hindúes y diversas pinturas.
También se puede realizar un paseo por la entrada bastante agradable, donde obtendrás la experiencia de pasear cerca de un lago y unos estanques, los cuales albergan a cientos de coloridos peces.
La Cueva Ramayana se encuentra a la izquierda de la enorme pared de la colina.
En la cueva podrás encontrar un templo dedicado a Hanuman, el mono noble y devoto ayudante de Lord Rama. En esta cueva se cuenta la historia de Rama en una crónica de manera bastante eficaz y divertida. De la misma manera, esta se halla bien iluminada y permite al visitante pasear al aire libre.
Al tener unas grandes representaciones a lo largo de las paredes, uno puede experimentar la sensación de que está paseando por el gigante intestino del poderoso demonio Kumbhakarann, hermano del Rey de Ravana Lanka y principal enemigo de Lord Rama. Sin duda una “divina” sensación.


A 42.7 metros de la Cuevas de Batu, está la estatua de Lord Murugan, la cual se inauguró en enero del 2006. Ésta es una de las estatuas más altas del mundo, y se tardó 3 años en construirla.


A las Cuevas de Batu también se les considera como un centro de escalada, pues ofrece más de 160 rutas. Las rutas se encuentran dispersas por toda el área de las Cuevas de Batu. Estas son de escalada de fácil acceso, ya que la mayoría de los riscos están al nivel del suelo. ¿Listo para iniciar la aventura?


La fiesta de Thaipusam


Fue en el año 1892 cuando se empezó a celebrar el festival anual de Thaipusam. Una celebración para el hijo de Shiva en donde es posible ver a millones de peregrinos subir las escaleras en una procesión en honor al dios. Miles de personas acuden a rezarle pidiendo su divina intervención; asombrados por el gran poder de Murugan, al cual se le representa con una lanza, fuente de su poder.
Como sacrificio muchos devotos eligen actos extremos de automutilación, en los que utilizan representaciones de la lanza de Murugan. Pueden clavarse  de todo: tirar de un carro con ganchos en la espalda, atravesar la boca con una lanza… y no sentirán dolor e inexplicablemente de sus heridas no saldrá ni una gota de sangre.
¿Pero por qué no sangran?  Es parte del milagro realizado por Murugan. Los creyentes atribuyen ese poder sobrenatural a la deidad que reside en las cuevas de Batu. Se dice que los hindúes entran en trance y se vuelven insensibles cuando les clavan objetos en su cuerpo. Es algo increíble. Se piensa, no obstante que la resistencia al dolor no es debida a la presencia de una deidad religiosa, sino que tiene una base psicológica, y que resistiendo un alto grado de dolor es posible alcanzar otros grados de conciencia. Dichas automutilaciones se aguantan durante 8 horas.
Por cierto el festival se celebra el décimo mes del calendario Hindú, el cual es generalmente en Enero, aunque actualmente esta fiesta está prohibida a causa del espectáculo cruel que se autoinfligen los fieles.


¡Buen Viaje!

Fuentes: Viajarasia.com. Viatorcom.es. Viajarsinrumbo.com/las-cuevas-de-batu. Thecircumference.org/thaipusam. Google imágenes.

7 comentarios:

MEN dijo...

Menudo viajecito nos has contado hoy, XD. Me encanta conocer culturas diferentes y cuanto mas diferentes mejor. Cada uno disfrutamos de nuestros dioses a nuestra manera y lo que a nosotros nos puede parecer masoquista o incomprensible para ellos es parte de su vida y cultura. Que no lo comparta no me da derecho a juzgar, ni a mí ni a nadie. Tampoco entiendo muchas tradiciones nuestras pero no dejo de reconocer su valor histórico y personal. Si le valen a cada uno bienhalladas sean.
Interesante viaje. Un bessito

Ana dijo...

Hola Men, tienes toda la razón con tu comentario, cada uno disfruta de sus dioses a su manera, puede ser de una forma chocante pero es su cultura, aunque cueste entenderlo, sobre todo por el dolor fisico. En fin, me parece un lugar especal y sobre todo interesante y único.
Un beso y gracias por comentar
:)

Mari Carmen dijo...

Estupendísima información la que nos has traído cielo. Hay que respetar siempre a todas las culturas, y aunque no lo comparto, ellos tienen sus creencias y a su modo disfrutan de todo ello.
Un fortísimo abrazo de todo corazón y gracias por la entrada

Ana dijo...

Un abrazo a ti Mari Carmen y gracias por tu comentario. Todas las culturas tienen cosas extrañas, horrendas para muchos y normales para ellos, es así.
;)

Raquel dijo...

Un lugar bastante interesante, pero lo de atravesarse el cuerpo con lanzas la verdad es que me da repelús, pero las cuevasson impresionantes.
Un beso.

Taty Cascada dijo...

Que exótico lugar. Es impactante como flagelan sus cuerpos y no resultan lastimados, el poder que radica en la mente humano es todavía desconocido.
Un besito Ana, me gustó tu post.

Ana dijo...

Hola Raque, da repelus, las fotos de los fieles atravesados por lanzas (y otras cosas) da verdadero asco, y mucha impresión. Las cuevas son increibles, y los templos de dentro, y las tallas... ya me imagino subiendo esas escaleras con la banda sonora de Rocky (pero no llegaría ni hasta el quinto escalón jaja)
Un beso
:D

Hola Taty, lastiman su cuerpo, se mutilan incluso, pero no sangran, no se sabe bien como lo hacen, ¿el poder de la mente? no hay otra explicación.
Un beso
;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...