miércoles, 26 de octubre de 2011

El retrato de Dorian Gray

Basil Hallward queda enormemente impresionado por la belleza estética de un joven llamado Dorian Gray y comienza a encapricharse con él, creyendo que esta belleza es la responsable de la nueva forma de su arte, Basil pinta un retrato del joven. Dorian conoce a Lord Henry Wotton, un amigo de Basil, y empieza a cautivarse por la visión del mundo de Lord Henry. Exponiendo un nuevo tipo de hedonismo, Lord Henry indica que "lo único que vale la pena en la vida es la belleza, y la satisfacción de los sentidos". Al darse cuenta de que un día su belleza se desvanecerá, Dorian desea tener siempre la edad de cuando le pintó en el cuadro Basil. El deseo de Dorian se cumple, mientras él mantiene para siempre la misma apariencia del cuadro, la figura retratada envejece por él. Su búsqueda del placer lo lleva a una serie de actos de libertinaje y perversión; pero el retrato sirve como un recordatorio de los efectos de cada uno de los actos cometidos sobre su alma, con cada pecado la figura se va desfigurando y envejeciendo.

El retrato de Dorian Gray (1890) es una novela del autor irlandés Oscar Wilde. Está considerada como una de las últimas obras clásicas de la novela de terror gótica.
En general, las primeras críticas al libro fueron duras. Así, el libro ganó cierta notoriedad por calificativos tales como 'empalagoso', 'nauseabundo', 'afeminado', 'sucio' y 'contaminante. Esto tuvo mucho que ver con los tintes homoeróticos de la novela, que causaron gran impacto entre los críticos de la época victoriana cuando el libro se publicó por primera vez.
Una gran parte de las críticas contra Wilde se debieron a su percepción sobre el hedonismo y por la distorsionada imagen que tenía de la moral convencional. El Daily Chronicle del 30 de junio de 1890 mencionaba que la novela de Wilde tenía "un elemento [...] que mancharía cada mente joven que se pusiera en contacto con ella." A pesar de que este elemento no es nombrado explícitamente, el homoerotismo, especialmente en la primera edición, parece ser probablemente el tema aludido.
Hoy en día, el mito de Dorian Gray está extendido en la cultura occidental como un sinónimo de vanidad y de deseo de imperturbabilidad.


"He visto mi alma... y eso tiene un precio"


“EL RETRATO DE DORIAN GRAY”
Oscar Wilde


“Siento celos de todo aquello cuya belleza no muere. Tengo celos de mi retrato pintado por usted. ¿Por qué ha de conservar él lo que yo perderé? Cada instante que pasa me arrebata algo y le da algo a él. ¡Oh, si pudiera ser a la inversa! ¡Si el retrato pudiese envejecer y yo permanecer tal como soy ahora! ¿Por qué ha pintado usted esto? ¡Algún día se burlará de mí, se burlará horriblemente!”

En el estudio del pintor, los amigos discuten sobre la perfección como idea romántica y el tiempo como asesino implacable. Poco a poco, las ideas del endemoniado lord Wotton calan en el corazón del joven Dorian. Juntos especulan sobre la idea fantástica de un modelo que se mantuviese igual que su retrato.
Dorian, ansiando ese estado perfecto, realiza un conjuro mágico en que ofrece su alma a cambio del milagro. En compañía del cínico Henry Wotton, Dorian se entrega a los placeres más tenebrosos e inicia el camino de perdición marcado por su nuevo maestro.
Dorian Gray, convertido en un inmoral libertino, seduce y abandona cruelmente a la joven Sybil Vane, la única mujer que hubiera podido salvarlo. En ese momento, Dorian observa que en el cuadro empiezan a producirse una serie de cambios irreparables: el joven de la pintura desarrolla una cruel sonrisa de desprecio. Horrorizado y arrepentido, decide volver con la muchacha, pero Sybil se suicida antes de que pueda pedirle perdón. El personaje del cuadro se convierte en un monstruo mientras Dorian conserva el mismo aspecto angelical de antes. Siendo imposible esconder por más tiempo la terrible degradación de la pintura, decide encerrarla bajo llave en una habitación apartada de la casa.
Basil, el pintor, preocupado por no ver expuesto su cuadro y extrañado al ver un Dorian Gray siempre joven, le pide que le deje contemplar de nuevo el retrato. El artista aprovecha para reprocharle a Gray el tipo de vida que lleva y le indica que todo exceso tiene su castigo.
Dorian, irritado, se ríe de su ingenuidad y le dice que va a mostrarle lo equivocado que está. Entonces lo conduce a la habitación donde se encuentra el cuadro y se lo enseña. Ante el horror que el artista manifiesta por el destino de la obra que ha creado, Dorian lo mata y esconde las pruebas del crimen. El asesinato de Basil se refleja en el lienzo inmediatamente. El cuadro se desfigura aún más, y muestra no sólo la decadencia física de Dorian, por su edad y sus vicios, sino también su degradación moral, destacando su interior descarnado y cruel.
Dorian, abandonado por sus amigos, se relaciona con personajes de los bajos fondos. En este ambiente, es espiado por James Vane, que ve algo extraño en la muerte de su hermana Sybil. Dorian empieza a tomar conciencia del mal que ha cometido y desea encontrar una arruga en su cara, algo que indique envejecimiento. Al no conseguirlo, contempla el personaje del cuadro, que se halla cada vez en peor estado, y apuñala el retrato lleno de ira contra su propio pasado… Dorian cae muerto al instante. Los criados acuden y encuentran a alguien vestido con la ropa de su amo, pero monstruosamente envejecido. El retrato ha vuelto a reproducir la imagen del joven perfectamente bello.

Un clásico imprescindible. Una novela atemporal. Con algunas frases que quedan ya para la posteridad, pero sobre todo con la obligada reflexión que provoca sobre el hedonismo y la vanidad.
Choca el excesivo amor a la juventud y a la belleza, valores con fecha de caducidad, y el narcisismo exacerbado del protagonista que es adulado en todo momento. Lo que más me gustó fue el reflejo de lo fácil que es corromper un alma demasiado predispuesta a dejarse contaminar y manipular, y como la vanidad y la arrogancia sólo conducen a la decadencia.
Recomendado.


¡Feliz Lectura!

Fuentes: La Chuleta/La obra: El retrato de Dorian Gray/Planeta DeAgostini. Lecturalia. Wikipedia. Google imágenes.

7 comentarios:

Natalia Ortiz dijo...

Prometo que volveré T.T
El fin de semana lo más seguro... estoy muy liada con todo.
Pasaba porque contestando a tu comentario en la entrada de José Mota, he buscado en youtube el de Iker Jiménez del trabajo que me decías y no lo he encontrado, pero mira lo que he visto muy apropiado por todo, y más para tu blog :P
http://www.youtube.com/watch?v=kEqnZw1ILwU
Un beso :)

Ana dijo...

Pásate cuando quieras, ya sabes que ls puertas estan siempre abiertas, y aún no estoy pasando lista así que no pasa nada, jaja.
Yo si he encontrado el video, ya te lo dejé en la entrada de Mota, a ver si te gusta, espero que por lo menos te saque una sonrisita... ¡seguro!
Un besito
;)

Taty Cascada dijo...

Vivimos tiempos en que el amor por un cuerpo sano, se ha transformado en culto a la vanidad y frenética búsqueda de la juventud. Una locura más de nuestros tiempos...Me encanta ésta novela de Oscar Wilde.
Un besito Ana.

Nicole Sagan dijo...

He visto la última versión cinematográfica que se ha hecho, pero como soy una lectora empedernida, Ana, tengo el libro que con mala cara ya me mira desde mi estantería, pues lleva bastante tiempo esperándome mientras yo voy escogiendo otros que leo antes. Gracias a tu crítica me he animado a leerlo. Aunque antes cae La leyenda de Sleepy Hollow. Está a medio acabar, y es que me duermo en el valle, junto a todo el que pasa por allí.
Adoro a Oscar Wilde y también a Washington Irving. Tenían magia y una elegante sensibilidad que ya no existe en las construcciones para crear cuentos, poemas, lo que sea.
Ellos eran escritores de verdad.
Gracias, Ana, por compartirlo.

Ana dijo...

Hola Taty, me parece que Wilde fue un visionario, o quizá es que los tiempos no cambian y antes y ahora siempre se le ha dado demasiado culto al fisico, abandonando otros valores mas internos y menos reverenciados.
Un beso
;)

Hola Nicole, pues ya sabes no te duermas en el valle, jaja, y si te mira mal es porque lo tienes muy abandonado.
Me encanta la leyenda de Sleepy Hollow, así que me apunto a buscar ese libro en cuanto pueda.
Tampoco he leido a Irving, ¡no puede ser!, jaja, pero últimamente tengo mucho gusanillo de lectura, así que me lo apunto.
A Wilde si lo he leído, y ¡que te voy a decir!, me gusta mucho su estilo.
Gracias a ti por tu aportación literaria.
Un beso
;)

Raquel dijo...

Un clásico que nunca pierde vigencia, da igual los años que pasen siempre es actual. Lo he leído varias veces y siempre encuentro algo diferente. Un gran libro, sin duda :)
Besos.

Ana dijo...

Sin dua un gran libro, Raque.
Un beso lectora
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...