jueves, 28 de abril de 2011

No gracias, ya estoy servida

De pequeña aborrecía el potaje, esa plasta grumosa llena de tropezones con hebras, que yo mareaba incesante con mi cuchara. Por supuesto la cosa no mejoraba por removerlo hasta el cansancio,  ni su color, ni su aspecto, nada parecía apetecible minutos después, cuando medio frío, tenía que hacer el esfuerzo por tragármelo. Por supuesto tenía mis trucos y mis métodos para librarme de semejante aprieto…



…pero al igual que le sucedía a la buena de Mafalda con la sopa, a veces la cosa no funcionaba. ¡Ni yoga, ni hipnosis, ni trucos que valgan!

Mi odio por el potaje creció a la misma velocidad que mi odio por el jamón, (ese pedacito de cerdo grasiento y salado que a veces se cuelga de una puncha en la despensa) o por la mortadela (ese pedacito o pedacitos de… ¿de qué?, bueno esa cosa rosada, blanca, verde y redonda).Los berros no me volvían loca, no sentía pasión por la coliflor, ni por la beterrada, y creo que me asqueaban los mejillones, pero aún más los berberechos, y del pulpo detestaba sus ventosas, y de algunos pescados sus escamas, colas y cabezas, con esos ojos amarillentos y vidriosos que parecían mirarme con aversión, como si me estuvieran condenado.  Pero intenté superarlo,  lo intenté con ganas, bueno… ¡y porque mi madre me obligaba!

Un día viendo en la tele una película descubrí que podía haber cosas mucho peores que un simple plato de potaje de lentejas molido…


… ¿A que ahora mismo te apetece una copa de helado de sesos de Mono? Eso sí, acompañado de la mejor  Serpiente Sorpresa del mundo, una experiencia culinaria sin parangón, algo que ya pude disfrutar  al ver a Indiana Jones en el Templo Maldito. Umm…

¡Cuántas exquisiteces por descubrir! Aquello abrió para mí las puertas de un universo todavía desconocido y me hizo ver que no había nada de malo en las verduras, ni en el jamón, y hasta me redimió (lentamente) con el potaje.

Hoy ya no tengo problemas con ciertos alimentos, me he educado gastronómicamente, (aún hay algunas manías, pero ¿qué quieres?) Y aunque mi dieta no es todo lo variada que me gustaría voy por el camino, eso sí, hay cosas con las que no puedo, ¡ni podré!… Ahí va un ejemplo:

AVISO: si eres escrupuloso o tienes un estomago sensible es mejor que no veas esto. La visión de semejantes alimentos (por llamarlos de alguna manera) podría causarte ciertas reacciones que no podrían gustarte.  ¡Y quien avisa…!

ADVERTENCIA: No ver esto si vas a comer en breve, estas comiendo o haciendo la digestión,  (no hace falta especificar ni entrar en detalles), créeme es por tu bien.

¿Preparad@s?


Que importante es viajar, culturizarse, experimentar, no temer a conocer nuevos sabores, texturas o perfumes. Es lo bueno de conocer otros países, poder acercarse a su cultura por los platos que ponen en la mesa. Así que viajaremos gastronómicamente por el globo, haciendo parada allá donde nos puedan ofrecer los platos más… asquerosos del mundo.  

¡Para que luego digan que comer es un placer!

Tailandia: ¿Qué hay allí, aparte de maravillosos rincones y templos budistas? Pues una importante oferta gastronómica. Desde la más apetecible a la que te revolvería las tripas.




La cocina tailandesa mezcla cinco sabores fundamentales: dulce, picante, agrio, amargo y salado. Algunos ingredientes comunes utilizados en la cocina tailandesa incluyen el ajo, ajíes, hierba de limón y salsa de pescado. La comida básica en Tailandia es el arroz, el cual está en casi todas las comidas. Uno de los principales platillos es la carne estilo árabe que es una mezcla de carne de cordero y ternera condimentada con cominos, clavo y otras especias muy populares en la región… Pero allí también se cuecen larvas gigantes como si fuesen ricos  fideos. ¿Te apetece? ¡Vamos, hay que mostrar un espíritu más abierto!







-Esto que ves se llama Kopi Luwak, comúnmente se le llama Café de Civeta, un animal asiático. Para hacerlo,  primero el mamífero se come los granos de café y después se los rescata de sus heces-

Indonesia: Tenemos que desplazarnos a la isla de Java, ¡qué bonito! Un lugar paradisiaco de origen volcánico regado por las aguas del océano indico.




La gastronomía de Indonesia varía por región y se basa en la gastronomía china, europea, oriental e india. El arroz es el principal alimento básico de la cocina indonesia, y se sirve con platos de carne y verduras. Las especias (en particular el chili), la leche de coco, el pescado y el pollo también son ingredientes fundamentales. Luego, para los más atrevidos y menos melindrosos tenemos una bebida totalmente refrescante, aunque me temo que se sirva fría, pues la serpiente es una animal de sangre fría, y de eso precisamente se trata, de su sangre. ¿Quieres un traguito? ¡Venga, hay que estar dispuesto a probar cosas nuevas!




Otras porquerías que te abrirán el apetito:



-El Casu Marzu es un queso típico de Cerdeña, Italia. Significa: “Queso Podrido”, y debe su textura y sabor únicos a las larvas vivas que viven en el mismo-



-El Lute fisk es un platillo tradicional noruego que consiste en bacalao que ha sido molido y ablandado durante varios días en una solución que contiene lejía-



- Pacha, es un platillo típico de Irak que consiste en lo que parece: Una cabeza. Es de borrego, y ha sido hervida para mejorar un poco su sabor, pero por lo general se sirve al comensal tal y como se ve en la foto-



-Durian es una fruta exótica muy común en el sudeste asiático, cuando está maduro y cae del arbol puede llegar a pesar 5 kilos. Es el durian, y su principal caracteristica es... el olor. O el mal olor, porque cuando esta maduro desprende el olor mas nauseabundo del mundo-




-En toda Asia es común comer ratas-

China y Vietnam: ¿Quién no ha probado la comida china? Es decir, ¿Quién no tiene un restaurante chino a la vuelta de la esquina y alguna que otra vez ha pedido por teléfono comida para llevar? “Una de tallarines a las tres delicias y dos rollitos de primavera, por favor”.

La cocina china distingue entre el cai (verduras cocinadas y por extensión todo lo que acompaña los cereales) y los cereales en sí, el fan. Los alimentos yin (femeninos) son alimentos tiernos y ricos en agua como las frutas y las verduras, y tienen un efecto refrescante. Los alimentos yang (masculinos) incluyen los platos fritos, especiados y a base de carnes, y sirven para recalentar. Si toda comida tiene que armonizar los sabores, las comidas chinas tienen también que buscar un equilibrio entre lo frío y lo caliente, los colores y la consistencia de los diversos alimentos. Por ello las técnicas culinarias chinas son numerosas y particularmente variadas.

La cocina vietnamita es conocida por su uso generalizado de la salsa de pescado, salsa de soja y la salsa hoisin (su olor proporciona un carácter único a la cocina). Se emplean muchos vegetales, hierbas y especias, algunas de ellas como la hierba limón, lima y las hojas de lima kaffir. A través de todas las regiones el énfasis es siempre en servir alimentos frescos.


¿Y qué tienen en común la cocina china y la cocina vietnamita? La pasión por unas brochetas de escorpión frito que sólo pueden despertar el apetito, ¿a que si? Y de postre, pues un pincho de serpiente, ¡claro!






-En China y Corea hay un vino de arroz con ratones. ¿Cómo lo hacen?  Pues al vino de arroz se le echa una gran cantidad de ratones bebé de no más de 2-3 días, para asegurarse que no haya rastros de pelo. La mezcla es almacenada en un espacio seco y obscuro (Como en el octavo nivel del inframundo, donde ni siquiera la luz se atreve a vivir ahí) por un año aproximadamente, antes de que pueda ser consumido. Los que lo han probado dicen que huele y sabe a gasolina, y que uno o dos vasos es más que suficiente para hacerte ver que esos pequeños cadáveres están golpeando la pared de la botella y necesitan salir a tomar aire. ¿Por qué lo toman? Es considerado una cura para todo desde una gripe hasta el dolor de hígado. Es un remedio barato para aquellas pobres personas que no pueden pagar un doctor-

México: Me encanta este país, y eso que nunca lo he visitado, aunque si virtualmente. Tiene rincones increíbles, maravillosos, llenos de historia y belleza. Y su comida es mundialmente conocida y valorada. El pozole, el mole, los tamales, los tacos, el tequila… ¡Y los escamoles!





¿Qué no sabes qué es? Son larvas de la hormiga  muy apreciadas como alimento exótico. También se les llama azcamolli, huigues o maicitos. Se comen fritas con mantequilla y epazote, en mixiote, en mole, en barbacoa, con huevo, entre otras maneras. Esta especie de hormiga construye sus nidos bajo la tierra, principalmente en la base del maguey, en las nopaleras o junto a los árboles de pirul. El escamol se cosecha cada año, entre los meses de marzo y abril. Las hormigas escamoleras son sumamente agresivas, lo cual, junto con la dificultad para reproducirlas todo el año, dificulta su explotación y hace de los escamoles un platillo muy caro. Anda come, la comida es parte de la experiencia del viaje, ¿no piensas probar?







-Comer cucarachas parece una guarrería (y quizás lo sea, no digo que no) pero en ciertos países tienen sus criaderos y se las comen, ya que son ricas en proteínas. En el año 2000, Ken Edwards realizó un record guinness de comer la mayor cantidad de cucarachas en un minuto. Pincha si quieres ver el video. Las cucarachas no estaban vivas, fueron cocinadas previamente por un chef especialista en insectos quien aseguraba que 80 cucarachas tienen la misma vitamina C de unas naranjas. Prefiero las naranjas, que no tengo que pelar 80-

Filipinas: La cocina filipina se encuentra influenciada tanto por las cocinas del Sureste Asiático como por la cocina española debido a tres siglos de colonización hispana. Y a parte del arroz, de las hortalizas o las frutas, también les gusta el balut, un huevo de pato ya fertilizado con su embrión dentro que se cuece al igual que un huevo cocido.


Aunque no lo creas es considerado una delicia en Asia y en especial por su alto contenido proteínico en las Filipinas, en China, en Camboya, y en Vietnam. Se tiene la creencia popular de que este plato es un afrodisiaco y es considerado además como un tónico, se suele vender en muchos países en puestos callejeros. Se suele servir acompañado de una consumición alcohólica como una cerveza. En filipino y malayo la palabra balut (balot) significa "envuelto".
La mayoría de los comensales de Balut emplean un salero para verter algunos granos de sal mientras lo comen, algunos emplean chili o vinagre como complemento al huevo. Los huevos se preparan cocidos con los fluidos internos del huevo y de esta forma el caldo interno es absorbido antes de ingerir la parte interna, para ello se rompe la cáscara ligeramente. El embrión del huevo es consumido por entero. En las Filipinas el Balut ha llegado a entrar en la haute cuisine y es servido como aperitivo en muchos restaurantes, donde es servido en adobo, frito en tortilla francesa o incluso como relleno en pasteles. Si sales de casa dispuesto a la aventura no puedes ir por ahí con reparos, ¿cierto?

¡A tu salud!


NOTA: Si te has puesto verde o te sudan las manos y la nuca, no te inquietes, es normal.





Fuentes: Diariodeunabrocheta.blogspot.com/platillos-de-pesadilla-vino-de-raton. Diariodelviajero.com/fotos/las-peores-comidas-del-mundo. Tecnoculto.com/los-6-alimentos-ms-repulsivos-del-mundo. Wikipedia. Youtube. Google imágenes.

5 comentarios:

Raquel dijo...

Leer este post me ha quitado el hambre de los próximos dos años. Y seguramente se debe a que acabo de comer y estoy en plena digestión, pero sobre todo a que con ciertos platillos (¿volantes?) se me han revuelto las tripas; ay, lo del huevo de Filipinas es demasiado :O
Y lo de las ratas asqueroso, por no mencionar el vino de ratones :S
Buena entrada :)
Un beso grande.

Samuel De la Cruz Martínez dijo...

Discrepo sobre lo de raquel, incluso en mi lista de cosas por hacer esta puesto "comer saltamontes". Queria decir que me parece un buen post, bien redactado y no deja de sorprender. Aparte de ello, queria pedirte un favor, hace poco que me encontre perdido por lo que se llama esta cosa... a si, la vida. Y bueno, encontre a un chico bohemio pero desnudo, me gustaria vestirme XD, pero no encuentro la esencia, al menos que ella sea "ponte lo que mejor te haga sentir". Aun siendo de esa manera, me gustaria encontrar el estilo bohemio, por ello te quiero dar mi correo y mi tuenti por si me puedes agregar y ayudarme en mi metamorfosis. Un saludo: Samuel Cruman
samu_sevillista.15@hotmail.com
Samuel Cruman (tuenti)

Ana dijo...

Ay Raque, es que con la comida no se juega, ¿ni se experimenta?, jaja. Creo que no me atrevería a probar ninguna de las "comidas" que aparecen en la entrada, si a veces me dan arcadas con un yogurt de fresa, ¡ìmaginate! Pero supongo que todo es ponerse en situación, ¿y si fuera el único alimento disponibles después de vagar muerto de hambre 5 días, lo probarías? Quizás empezaras a ver al balut con otros ojos, ¿no?
Uachh...
Un beso
:D

Hola Samuel, bienvenido. Si tienes una lista de cosas por hacer y aparece lo de comer saltamonte no te quedes con las ganas, si esta en tus manos cumplir tus sueños es lo menos que puedes hacer, ¿no? Además hay sueños menos realizables...
"Ponte lo que mejor te haga sentir", ese el estilo bohemio, disfrutar de todo y no preocuparse, coger de todo un poco (arte, risas, música, letras, imagenes) y hacerse un buen abrigo.
Saludos
:)

Angel dijo...

Estos platos dan un poco de mal rollo, en especial la cacho de cabeza esa que me recordó a la famosa escena de la película del PadrinoI. Lo que me llamó la atención es el bacalao a la lejía, eso en nuestra "avanzada" europa es un tanto extraño. Me encanta el queso pero el de larvas creo que no lo provaré jamás.

Bueno muchachita!!!

Ana dijo...

¡Hola Ángel! Casi no te reconocí con tu nuevo look, jaja.
¿Entonces no te apetece un plato de bacalao a la lejía? Es lo mejor para "aclarar" la garganta.¿Ni queso con larvas ni cabeza cercenada? Y yo que estaba pensando en invitarte a cenar estas delicias, jaja.
Un abrazo muchachito!!
:D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...