miércoles, 29 de septiembre de 2010

Drácula

Argumento: Jonathan Harker viaja a Transilvania para cerrar un negocio inmobiliario con un misterioso conde que acaba de comprar varias propiedades en Londres. Después de un viaje lleno de ominosas señales, Harker es recogido en el Paso de Borgo por un siniestro carruaje que le lleva, acunado por el canto de los lobos, a un castillo en ruinas. Tal es el inquietante principio de una novela magistral que alumbró uno de los mitos más populares y poderosos de todos los tiempos: Drácula. La fuerza del personaje –del que el cine se adueñó hasta la saciedad- ha eclipsado a lo largo de los años la calidad, la originalidad y la rareza de la obra de Bram Stoker, sin duda una de las últimas y más estremecedoras aportaciones a la literatura gótica anglosajona.


Fuentes de Stoker:
Drácula (Vlad Draculea) es el protagonista de la novela homónima del irlandés Bram Stoker, de 1897, que dio lugar a una larga lista de versiones de cine, cómics y teatro. Se dice que Stoker fue asesorado por un erudito en temas orientales, el húngaro Hermann (Arminius) Vámbéry, que se reunió algunas veces con el escritor para comentarle las peripecias del verdadero Drácula.

Bram Stoker encontró una breve referencia al voivoda Drácula en un libro sobre Valaquia y Moldavia, en el que su autor decía en un pie de página: «Drácula, en la lengua nativa de Valaquia, significa 'diablo'». La sonoridad de este nombre le gustó a Stoker, que había llamado originalmente a su vampiro «conde Wampyr». Decidió entonces llamarlo «conde Drácula». Sin embargo, Stoker no conocía nada sobre la vida del verdadero Tepes (de hecho incluso hoy en día se desconocen muchos aspectos de su vida y de su muerte). En realidad, la novela Drácula no tiene relación con la vida de Vlad Tepes. Tampoco se sabe nada sobre la personalidad y la visión y filosofía de Vlad, por lo que haríamos mal en pensar que el personaje de Stoker está basado en la personalidad de esta figura histórica.

Para describir los paisajes de Rumania, Stoker se sirvió de dos obras: una, de Emily Gerard, es “La tierra más allá de los bosques” (1888); y la otra, un “Informe sobre los principados de Valaquia”. Para hallar al verdadero Drácula histórico, debemos remitirnos a los antecedentes literarios de la novela de Stoker: en Varney el vampiro, y en los textos de Polidori, Charles Nodier, Hoffmann, Samuel Coleridge, Sheridan Le Fanu, Teophile Gautier y otros, veremos cómo el personaje del vampiro clásico se va desarrollando poco a poco hasta convertirse en el que todos conocemos con el nombre de Drácula.

En las primeras páginas de su novela, Stoker insinúa la seducción horrorosa del vampiro. En un castillo decadente, rodeado de un paisaje invernal y solitario, un hombre cultivado, aristocrático y atemorizante acaba de franquear la entrada a un joven inglés con la frase clave: «Entre usted libremente y por su propia voluntad». Se dice que para recrear el personaje del conde Stoker se inspiró en Henry Irving, jefe y amigo, por quien Bram sentía una extraña fascinación que marcaría su vida.

Desarrollo de la novela:
Mediante los diarios que escriben los personajes principales (excepto el propio Drácula), cartas que se intercambian, telegramas, noticias de prensa, albaranes y facturas, Stoker desarrolla una historia, con pequeños saltos en el tiempo bien administrados, en la que se revela la desmesurada ambición de poder de Drácula, quien se traslada a Londres y mueve ejércitos de ratas, niebla, lobos, murciélagos y tormentas para lograr su objetivo.

Stoker conocía los detalles de la superstición y atribuye a Drácula los rasgos peculiares del vampiro, tales como:
La capacidad de hacer que cambie el tiempo.
Lograr obediencia de seres repulsivos, como las ratas, moscas, arañas y los murciélagos, pero también de los lobos y los zorros.
Una fuerza sobrehumana.
Convertirse en animal o en niebla.
Perder facultades durante el día. El vampiro huye de la luz diurna, que lo debilita pero no lo destruye: puede moverse a medio día durante un escaso período de tiempo (el conde Drácula, en la novela, aparece a plena luz del día buscando a Mina Harker).
Dormir sobre tierra, traída de su lugar natal, en el interior de un ataúd.
Beber sangre humana (su único alimento) y convertir en vampiros a quienes aseste su mordedura fatídica y bautice con su propia sangre haciéndoles beberla. Si únicamente son mordidos, no se transforman en vampiros.
Se le puede mantener a raya con crucifijos, ristras o flores de ajo, la Sagrada Forma consagrada y agua bendita; pero para que muera realmente, se le ha de clavar una estaca en el corazón o se lo ha de decapitar.
El Drácula de Stoker tiene todos los elementos de los vampiros que lo precedieron, más algunas características tomadas del hombre lobo, cuya historia había sido publicada poco antes.



“DRÁCULA”
Bram Stoker


Todo comienza cuando Jonathan Harker, un joven abogado procurador inglés, debe realizar un viaje a Transilvania para concluir la compra de unas propiedades en Londres y sus alrededores por parte del Conde Drácula, el cual también le pide que le explique cosas acerca de esa ciudad. En un principio, la estancia de Jonathan en la morada del Conde Drácula es normal, pero a medida que pasan los días comienza a darse cuenta de la extraña naturaleza de su anfitrión: no se refleja en un espejo, vive de noche y no parece que coma. En el transcurso de los días, el anciano agradable que Jonathan había conocido en un principio se convierte en un ser despreciable, ruin y despiadado, hasta el punto de llegar a hacer prisionero al joven agente. En el castillo viven también tres hermosas mujeres vampiresas novias de Drácula, quienes seducen a Jonathan, con la intención de chuparle la sangre, pero la repentina llegada del conde lo impide. En compensación el conde les da un bebe que había robado esa tarde para que se alimenten de su sangre, algo de lo que, horrorizado, es testigo el joven Harker.
Mientras, en Londres, Wilhemina Murray, Mina, una joven institutriz, prometida de Jonathan Harker, comienza a impacientarse por la tardanza de éste.

Teniendo al joven Harker prisionero en su castillo, el Conde decide viajar a Londres, pero ha de hacerlo metido en una caja con tierra de Transilvania, ya que debe descansar en tierra sagrada de su patria. Para alcanzar su destino, debe viajar en carruaje hasta un puerto cercano “al Bósforo”, y desde allí en barco hasta Whitby, en la costa de Inglaterra. Al mismo tiempo, la joven Mina decide pasar una temporada con su amiga Lucy Westenra, para encontrar un poco de descanso. Lucy es una joven, de clase acomodada, que vive en una lujosa mansión. Pasa el tiempo, y Jonathan sigue recluido en el castillo de Drácula. Mientras, en Whitby, Lucy sufre unos extraños síntomas: palidez extrema, debilidad y dos pequeños orificios en el cuello, producidos por una supuesta enfermedad; pero lo que en realidad le pasa a la joven es que está convirtiéndose en vampiresa o en No-muerta debido a que Drácula le absorbe la sangre, que necesita para sobrevivir y rejuvenecer. Los síntomas de Lucy se irán agravando tras su regreso a Londres. Al no mejorar la salud de Lucy, su prometido Lord Arthur Holmwood (Lord Godalming) y su amigo Quincey Morris, piden consejo al Doctor Seward (Los tres se le habían declarado a Miss Westenra). Este médico es el director del manicomio en el que se encuentra el loco (o no tan loco) Renfield, un interno bajo la influencia de Drácula. Este interno, entre otras cosas, practica la zoofagia. Al observar que la salud de Lucy empeora, Seward decide pedir consejo al doctor Abraham Van Helsing, un atípico médico holandés, experto en enfermedades misteriosas, que fue su profesor en sus años de carrera. Tras realizar numerosos tratamientos y transfusiones, Lucy muere y es sepultada.

Días más tarde, algunas noticias publicadas en el periódico de la ciudad hablan de una "hermosa señora" que muerde a niños pequeños. El doctor Van Helsing sospecha que Lucy se ha convertido en No-muerta, así que montan guardia a la tumba familiar en la que ha sido sepultada la joven. A medianoche los hombres, armados de estacas y linternas, descienden a la tumba en que reposa el cuerpo de Lucy; al retirar la tapa del sarcófago se percatan que el cuerpo no está dentro del ataúd; entretanto Lucy llega convertida en una no-muerta, llevando un niño en brazos al que le está bebiendo la sangre. El doctor Van Helsing sella el sepulcro de Lucy con hostia consagrada, de manera que ésta no puede huir y se coloca detrás de la vampiresa con un crucifijo de oro. El doctor Van Helsing pide autorización a Arthur para "matar" al monstruo. El joven, devastado por la transformación de su amada, acepta. El doctor Van Helsing y sus ayudantes completan el rito para que la joven pueda descansar en paz: le clavan una estaca en el corazón, la decapitan y le llenan la boca de ajo. De esta manera Lucy Westenra deja de ser una vampiresa.

Mientras tanto, el cautiverio de Jonathan Harker ya ha finalizado, pues ha logrado huir del castillo descendiendo por sus muros, pero cae al río que bordea el castillo y es arrastrado por la corriente. Por fortuna es encontrado por unas monjas en una abadía cercana y posteriormente alojado en un hospital de Budapest, donde se recupera de una fiebre cerebral sufrida a raíz de los terribles hechos vividos en la morada de Drácula. Una monja del hospital se pone en contacto por carta con Mina, detallándole la situación de su prometido, y le pide que se desplazase hasta ese lugar para cuidar de Harker, y allí, según resuelve Mina, contraerán matrimonio.
Tras regresar de su boda, Mina comparte su experiencia con el doctor Van Helsing, contándole todo lo que sospecha. Éste averigua finalmente que el conde Drácula es un vampiro, por lo que deciden darle muerte. Primero intentan acabar con él en Londres, buscando y purificando todos sus refugios, sin conseguir darle muerte. El conde, al encontrarse acorralado, los desafía chupando la sangre a Mina. Tras esto Renfield, siervo de Drácula, quien hasta entonces lo consideraba como su maestro y señor, decide luchar en su contra, pero Drácula lo mata acusándolo de traición. Seguidamente vuelve a morder a Mina y hace que ella beba de su sangre para que quede ligada a él, hecho que Van Helsing nombra como
"el bautismo de sangre del vampiro". Poco más tarde Drácula se enfrenta a Jonathan y Van Helsing, pero al no poder derrotarlos pese a su gran poder, huye de ellos y parte hacia su castillo en Transilvania.

Todos los que querían acabar con Drácula -Jonathan, John Seward, Van Helsing, Quincey Morris, Lord Godalming (prometido de la fallecida Lucy) y Mina Harker-, marchan tras él, pues gracias a las sesiones de hipnosis que le practica Van Helsing a Mina, quien ha caído bajo el influjo de Drácula, aunque no del todo, saben que el Conde ha huido. Tras días de viaje, algunos de ellos llegan al castillo (se habían separado en tres grupos), y allí Van Helsing mata a las tres vampiresas atravesándolas con sendas estacas. Drácula llega poco después metido en una caja de tierra, llevado y flanqueado por zíngaros (gitanos) leales que también lo habían llevado hasta el puerto en su viaje a Londres.
Es entonces cuando se libra un combate que termina cuando el puñal de Jonathan corta el cuello del Conde al tiempo que Morris atraviesa el corazón del vampiro antes de morir víctima de la puñalada mortal propinada momentos antes por un zíngaro. Se termina así para siempre con el sangriento vampiro de Transilvania.


Hace tiempo que deseaba volver a releer “Drácula” Es curioso como cambian las percepciones al hacer una segunda lectura. La primera vez me resultó un libro pasable, aunque recuerdo que en ocasiones la lectura me pareció pesada y monótona, quizás porque la historia se desarrolla a través de cartas y diarios, y puede que también por algunas expresiones un tanto rebuscadas o forzadas, en incluso cursis. Además el desenlace me resultó demasiado precipitado.
Esta vez me sumergí más en la historia, y en los personajes, podría decirse que lo disfruté mas. Su inicio es fascinante, tanto por la trama como por las descripciones. La cruzada contra el conde te anima a seguir leyendo. Y también la trasformación de Lucy en vampiresa es apasionante, la parte de la muerte de Lucy es realmente aterradora, por que si, reconozco que pasé miedo leyéndolo, supongo que fue porque me involucré tanto en la lectura, y que me sugestioné de tal modo que hasta tuve episodios sonámbulos, e incluso sueños en los que algo arañaba la ventana como si fueran las alas del murciélago, un vampiro que venía a por mi. (O es que soy muy sensible, yo que sé) Quizás uno de los efectos secundarios de su lectura sean las pesadillas. Y eso que el libro tiene más de un siglo y estamos más que hartos de las historietas de vampiros, pero hay en el libro una descripción que me marcó, una idea que me llenó de terror… "Porque los muertos viajan deprisa", fragmento citado por Bram Stoker del poema Lenore, escrito por Gottfried August Bürger. Si, porque los muertos viajan rápidos, y algunos pueden entrar por las rendijitas de las puertas como si nada.
No soy la única a la que le dio miedo, pues se cuenta que el propio autor de la novela, Bram Stoker, consumido por su obsesión por el vampiro, murió enloquecido y mirando aterrorizado, señalando con el dedo a las esquinas en sombra o bajo la cama y gritando ¡strigoiu! (vampiro, en rumano). Aterrador, ¿verdad?


¡Feliz Lectura!

Fuentes: culturalianet.com. Wikipedia. Google imágenes.

4 comentarios:

Angel dijo...

Me lo leí hace cosa de dos años, me gustó mucho por como está estructurado el texto en forma de cartas, que facilita la lectura. Me atrapó de principio a fin la historia de Mirna, pero especialmente de Van Helsing, que después de ver la película malísima de su mismo nombre pensaba que se trataba de un aventurero en busca de vampiros por medio mundo, y resulta que no era más que un apacible viejo médico.

Buen libro y artículo!!

karbohe dijo...

Buena entrada...
En realidad, nunca me había interesado mucho y las peliculas no ayudaron para que me animara...pero la entrada me ayudo, así que lo buscare...

saludos!! :=)

Raquel dijo...

Instructiva entrada, e interesante, con mucha información sobre el libro, los personajes, etc. Cuando lo leí por primera vez me gustó mucho. Ahora he intentado volver a releerlo y me ha dado hasta miedo y todo. Será que soy muy impresionable, pero es que la forma de describir algunas escenas son aterradoras.
Un beso grande.

Ana dijo...

Ángel: Yo también vi esa famosa película, ¡y como se disvirtua la imagen del pobre Van Helsing! Me quedo con la versión de Coppola, por lo menos Anthony Hopkins se parece mas a la descripción que hace Stoker en su libro. Aunque en esa pelí también meten cosas que no son porque dan una imagen romántica de Drácula y en el libro es un ser incapaz de amar, un ser odioso.
Un beso
:)

Karbohe: Si te gusta la lectura fantastica y un poco gótica no dejes de leerlo, por lo menos para tener una visión de como comenzó todo este mito del conde drácula.
Un beso
:)

Raque: Tienes que acabarlo, pero con ganas, si no se te hará tedioso y aburrido.
Muakss
;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...