sábado, 20 de febrero de 2010

Glen Miller

La música de Glen Miller tiene un encanto difícil de definir, quizá sea esa magia que desprende, como si el tiempo se detuviera, como si cada acorde, cada nota, cada sonido nos hiciera mas felices, mas impunes.
La música de Miller sabe también a guerra, a aquellos tiempos tristes en los que en contrapunto la música era alegre y entusiasta, ¡y romántica! Glen se ocupó de que así fuera, para que aquellos jóvenes muchachos embarcados en una peligrosa guerra tuvieran al menos una vía de escape en la radio, para que aquellos soldados pudieran marchar de sus hogares con una sonrisa.




Cuando oigo algunos de los temas que compuso este genial músico de swing y jazz me trasporto a la década de los años 30 y 40. Cada nota, cada fragmento de estas melodías me hace viajar en el tiempo. Evidentemente no viví en esa época pero oyendo esta música puedo creer que sí…

Y me veo a mi misma en un salón de baile. Voy vestida de enfermera, tengo bucles en el pelo, zapatos de tacón brillantes, labios marcados de rojo pasión. Al fondo, en la barra, un apuesto soldado americano me observa con interés, y se acerca para invitarme a bailar. Al otro lado, en el escenario, Glen y su orquesta preparan sus instrumentos, después de unos minutos de descanso están listos para volver a tocar…





Alton Glenn Miller, nació en 1904 en Clarinda, una pequeña localidad del Estado de Iowa. Pasó su infancia en Nebraska y Oklahoma hasta que su familia se instaló definitivamente en Colorado, donde con doce años empieza a estudiar el trombón y a tocarlo en la banda de su colegio. En 1926, siendo aún universitario, se convierte en trombonista profesional y se une a la banda del celebre baterista, Ben Pollack, en una gira por California. En esa banda el clarinetista era el mas tarde proclamado "rey del swing", Benny Goodman.

En 1928, la orquesta llega a New York y Miller decide dejarla para tocar por su cuenta en clubes, programas de radio y espectáculos musicales, hasta bien entrado el año 1932. En 1935, Ray Noble, director británico de orquesta le encarga organizar una banda de swing. Durante dos años alterna la dirección de la orquesta y las actuaciones en pequeños locales, hasta que en 1938 decide formar su propia bigband tras varios intentos frustrados. Su primer gran éxito fue "Moonlight Serenade" y un contrato en el Casino de Glen Island en New Rochelle, en New York, le abre las puertas a una carrera triunfal que se mantendrá hasta el final de su carrera. Al mismo tiempo que la orquesta triunfa en las salas de bailes, la banda adquiere una popularidad tremenda en los Estados Unidos debido a la emisión de sus actuaciones por un programa radiofónico que es escuchado de costa a costa en los Estados Unidos, y que es patrocinado por la marca de cigarrillos, Chesterfield.




La orquesta, ya con un sonido novedoso -el famoso sonido Miller- está ya completa con sus grandes instrumentistas y el contrato que firma con la RCA -donde a lo largo de tres años y medio grabará mas de doscientas cincuenta temas- que la confirman como uno de las grandes bandas de swing de la época. En julio de 1942, terminan las grabaciones para RCA debido a la huelga de grabaciones decretada por la Federación Americana de Músicos e impuesta obligatoriamente a todos sus asociados. Dicha huelga duró dos largos años y su finalización coincidió con el comienzo de la II Guerra Mundial. A pesar de que por su edad no estaba obligado, Glen decide alistarse y el Ejército americano le da la graduación de Capitán primero y Comandante después. En el ejército, Miller reúne a excelentes músicos también reclutados y consigue formar una de las más grandes y mejores orquestas militares de toda la historia.



Considerado como un héroe nacional por la ferviente actitud patriótica de los americanos, la "Glenn Miller Army Air Force Band", es enviada a Inglaterra para animar a las tropas norteamericanas en el combate.
El 15 de diciembre de 1944 su avioneta no llega a Paris y nunca se encontraron los restos de la misma. Así murió el hombre y comenzó la leyenda.


Fuentes: www.apoloybaco.com/glemillerbiografia. Wikipedia. Google imágenes.

5 comentarios:

Guille Rancel dijo...

Adoro su música, precisamente arrebaté un disco suyo que tenía mi madre escondido. Y antes oía su célebre Moonlight Serenade. Preciosa.

Es genial saber más de este músico, y cómo nace un mito al morir un hombre. Un beso, Ana.

Raquel dijo...

Me encanta. Es una música que te transporta a una época concreta, a los años cuarenta. Como dices, es una música muy alegre.
Un beso, Ana.

Ana dijo...

Un beso Guille, la música de Miller es preciosa, sobre todo Moonlight Serenade, iba a ponerla pero goear esta fallando y estos nuevos reproductores no son tan buenos.
:)

Es verdad Raque, es una música alegre y diferente. Un besote
:)

Joseba Morales dijo...

a mi me recuerda al hollywood dorado, a ese cine inocente (y no tanto en algunos casos) pero maravilloso.

Un beso¡:)

Ana dijo...

Un beso Joseba, coincido contigo, suena a hollywood dorado, era la música de la época.
:D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...