sábado, 6 de febrero de 2010

El cine vende


Todo lo que aparece en la gran pantalla es moda y se convierte en tendencia automáticamente. Por eso el cine (pero también la televisión) es desde hace un tiempo un buen medio para comprar y vender moda. No lo digo por decir y a las pruebas me remito.



Las rebecas:

“Rebecca” fue la primera película de Alfred Hitchcock rodada en Estados Unidos, una película inquietante y emocionante que puso de moda las rebecas en España. Pues estas cogieron su nombre del jersey que llevaba puesto la protagonista durante toda la película




Las camisetas:

En 1934 la camiseta había pasado de moda gracias al éxito sorpresa de “Sucedió una noche”, de Frank Capra, cuando Clark Gable se desvestía ante Claudette Colbert y descubría a los escandalizados espectadores que se podía prescindir de la camiseta interior. Debido a aquello la demanda de las mismas se esfumó, el contacto directo de la piel con la camisa se hizo un símbolo de virilidad. Hasta que en 1951 Marlon Brando levantó de nuevo las ventas de las camisetas con “Un tranvía llamado deseo”, al embutir en ella la rudeza pusilánime de Stanley Kowalski, que empapaba la prenda de sudor y transparentaba su torso mientras llamaba a gritos a Estela, su mujer.
En 1954, James Dean también popularizaría la misma prenda, pero bajo la cazadora, como símbolo de los Rebeldes sin causa.



Ser rubia:

Los caballeros las prefieren rubias, Marilyn Monroe lo sabía y hasta hay una canción sobre ello. Toda esta pasión rubia surgió en los años treinta cuando todo el mundo quiso emular a la superoxigenada Jean Harlow, actriz que puso de moda el rubio platino. A ella se lo "peroxidaba" con agua oxigenada una especialista que más tarde atendió a Marilyn Monroe. A este tono de rubio se le denominó "pillow case white" (blanco de funda de almohada). Sus cejas finas y extralargas, y su ceñida figura también fueron copiadas, lo que sin duda la convirtió en un mito.
En los años cincuenta, los anuncios de tintes decían cosas como: «Si sólo tengo una vida que vivir, dejádmela vivir como rubia». Marilyn Monroe, morena, se tiñó de rubia y se maquillaba en tonos pálidos, sin duda para resaltar su aire desvalido, pero sobre todo su voluptuosa feminidad. El “rubio Marilyn” fue el color de cabello más pedido por las americanas a finales de los años 50, durante el apogeo de su fama.


Peinados: Sin duda sus looks han sido los más imitados pues el peinado de las estrellas ha marcado época…

Rita Hayworth: El pelo ondulado y pelirrojo de Rita Hayworth, la popularizó y fue imitado hasta la saciedad por las mujeres del momento.
Veronica Lake: Una foto publicitaria puso de moda su icónico peinado platino a lo femme fatale; melena con la raya al lado que caía en ondas cubriendo la mitad de la cara. Así se peinaba Verónica Lake, un peinado que se llamó peekaboo.
La actriz fue de inmediato universalmente imitada.
Brigitte Bardot: El peinado de este mito erótico también ha sido uno de los más demandados e imitados. Hoy en día su imagen esta mas de moda que nunca, ya que se vuelven a usar las ondas, las medias melenas y ese aire retro y casual.
Elvis Presley: El tupé sería el símbolo de la música rockabilly. Uno de los personajes que dieron fama a este peinado fue Elvis, poseedor del tupé más famoso de la historia. Supongo que gracias a él la venta de brillantina y fijadores para el pelo se disparó allá por la década de los cincuenta. John Travolta también apartó algo a la fama del tupé, pues le dio ese aire chulesco de chupa de cuero y tupé engominado a su personaje Danny Zucko, en Grease.
Beatles: El estilo de corte de pelo "Beatle" fue creado por una amiga del grupo llamada Astrid Kirscher, una fotógrafa alemana. El peinado consistía en media melena tipo casquete y corte de flequillo recto.




Bailarinas:

Las bailarinas, merceditas o manoletinas, se hicieron mundialmente famosas con Audrey Hepburn. Esta actriz, de la mano de Givenchy, también dejó mella en los pantalones pitillo pesqueros, vestidos de escotes redondeados y por supuesto, en su peinado. Y la elegancia y sencillez que transmitía su propio estilo fue imitado por un gran número de jóvenes norteamericanas y europeas que buscan la combinación entre elegancia, distinción y comodidad.


Gafas aviador:

Las Ray-Ban Wayfarer es un modelo de gafas de sol fabricado por Ray-Ban desde 1952. Su diseño supuso una ruptura con las tradicionales monturas metálicas. La imagen de Audrey Hepburn en Desayuno con Diamantes llevando Wayfarer supuso un estallido en la popularidad del modelo. Este tipo de gafas también disfrutó de gran popularidad en la década de los 60's, gracias, entre otros, a la estrella de rock Bob Dylan y a su emblemática imagen luciendo las Wayfarer, todo un icono de la cultura pop.
A pesar de que el modelo fue cayendo en ventas desde mediados de la década de los 70's, un lucrativo acuerdo comercial firmado en 1982 para publicitar las Wayfarer a través del cine y la televisión renovó su éxito comercial. Las Wayfarer son citadas habitualmente como el modelo de gafas más vendido e imitado de la historia.
Las gafas aparecen en varias películas como por ejemplo, “The Blues Brothers”, “Ricky Business”, el exitoso programa de televisión Miami Vice; pero sólo una película conseguiría revolucionar el mercado otra vez: “Top-Gun” protagonizada por Tom Cruise, que logró incrementar las ventas de Ray-Ban Aviator en un cuarenta por ciento.
Ray-Ban continuó apareciendo en el cine, en la película Reservoir Dogs de Quentin Tarantino de 1992, donde varios de sus protagonistas aparecen usando Wayfarers y cuya escena más famosa muestra a varios de ellos colocándose sus Ray-Ban's durante la secuencia de apertura de la película. Otra de las contribuciones al cine de Ray-Ban fue la película Men in Black (1997) en la que unas Ray-Ban Predator 8 protegían a Will Smith y a Tommy Lee Jones de los rayos desmemorizantes del desneuralizador. La misma marca sacó un modelo pensado en Neo, Morfeo y Trinity, los tres protagonistas de Matrix (1999).


Fumar:

Fumar era un acto sexy, o al menos Marlene Dietrich lo hacía de una manera que resultaba como tal. Envuelta en humo era toda elegancia y sofisticación. Y todo el mundo quería ser como ella, desprender ese misterio, esa sensualidad. Por supuesto, la gran Marlene Dietrich fue una de las que se prestaron a anunciar tabaco, para ella era un placer; pero nadie fumó nunca como Bogart. Por supuesto, las marcas tabaqueras aprovecharon el tirón del artista con el propósito de aumentar las ventas.


-La cazadora de cuero, los guantes estilo Gilda, el bolso de Grace Kelly, el jersey de Lana Turner, el reloj de James Bond o el estilo de Annie Hall también fue tendencia-


La cazadora de cuero negro cuyo estilo motero convirtió en icono Marlon Brando en Salvaje (1953) es un clásico que se puede seguir usando como marca de modernidad.
También ha quedado para siempre llamar a los guantes largos estilo Gilda desde que Rita Hayworth se quitó uno de ellos durante la canción Put the blame on mame en 1946;
Hermés bautizó uno de sus bolsos como Kelly, por Grace Kelly.
Lana Turner fue apodada la chica del jersey durante los primeros años de su carrera.
En los setenta, Annie Hall (1977) presentó a la mujer de pantalones anchos y corbata.




Gabardina:

Eternamente asociado a una gabardina y viceversa, Humphrey Bogart esperaba con ella en la estación de tren de París bajo la lluvia a una Ingrid Bergman que nunca llega y con la que se reencontrará en Casablanca (1943). La prenda y el actor pasaron a la historia por esa secuencia.





Boina francesa:

Faye Dunaway se lanzó con éxito al mundo del celuloide con la película Bonnie and Clyde, un clásico del genero policíaco. En su empeño por dar algo de atractivo a la trayectoria criminal de la famosa pareja de delincuentes, -que poco tenían de glamurosos- puso de moda en 1967 la boina francesa en el sector femenino, que ayudaba a convertir cada asesinato en un acto de sofisticación.


Los Manolo:

El cine vende sí, pero también la tele. La serie Sexo en Nueva York ha significado, -aparte de un importante éxito para sus protagonistas- todo un catalogo de moda, tendencia y estilo. Pues muchas de las seguidoras de la serie se pirrarían por tener el vestidor de Carrie Bradshaw, una escritora de Nueva York, fiestera y adicta a la moda, fanática de los famosos tacones del diseñador español Manolo Blahnik.


Los vaqueros:

Conocido con diversos nombres: vaqueros, tejanos, denin, jeans...... Los primeros, se hicieron para la armada genovesa porque necesitaban un pantalón de todo-uso para sus marineros. Pero fue en Estados Unidos alrededor de 1872 donde se desarrollaron, y fue un año después cuando nació el vaquero tal y como lo conocemos hoy.
En los Estados Unidos en la década de los 50, los jóvenes y adolescentes empezaron a ponerse vaqueros como forma sutil de protesta contra el conformismo. El hecho se consideró una provocación; por ejemplo en algunos cines no se permitía entrar al que llevase vaqueros. En la década de los 60, los vaqueros ganaron aceptación y para la década de los 70 se habían convertido en un artículo corriente en los EE.UU (por lo menos para vestir de manera informal).
Pero fue en 1955 con Jeans Dean en "Rebelde sin causa" quien los puso de moda: pantalones azules, desteñidos y andrajosos.


El cine es el mejor escaparate, ¿a que si?

6 comentarios:

Raquel dijo...

Me ha encantado esta entrada,muy entretenida. El cine crea tendencia, no hya nada mas que verlo. Recuerdo lo de las gafas de Matrix, y también lo del reloj de James Bond. Me ha encantado eso de "Jeans" Dean, ya que él los popularizó en parte estaria bien que se le pusiera su nombre a algunos de los modelos de vaqueros.
Un beso.

Ana dijo...

Un beso Raque, parte de la inspiración para esta entrada me la diste tú, así que te lo debo. Se me escapó lo de Jeans en vez de Jean, jeje.
:D

Daniel R. dijo...

Muy buena entrada. Qué curioso lo de que no dejaran entrar en los cines llevando vaqueros. Matrix también puso de moda las gabardinas. George Lucas en cambio no pudo crear tendencia con los moños de la princesa Leia.

Joseba Morales dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Joseba Morales dijo...

Vaya que si crea tendencia el cine, ahora si me apuras creo que está recogiendo el testigo la TV con estas series de éxito que nos están mandando los yanquis.

Pero hay un concepto que nos ha vendido el cine como ninguno y es el de los EEUU como panacea, símbolo y ejemplo de todo lo bueno y su estilo de vida postindustrial megaconsumista.

Un beso y peazo post, me ha encantado :)

Ana dijo...

Un beso Daniel, es verdad lo de las gabardinas de Matrix, se me pasó. George Lucas no pudo poner de moda los moños estilo ensaimada pero si que consiguió un legión de seguidores algo frikies que no dudan en disfrazarse siempre que pueden para cualquier ocasión, ¿no? Y eso si que cuenta.
;)

Un beso Joseba, también es verdad que la Tv es un gran escaparate y hoy en día mucho mas que el cine (a ver quien suelta los 8 euros semanales para ir al cine, eso es un artículo de lujo)
A los americanos se les ve un poco el plumero con eso de sentirse los salvadores del universo y los exportadores de moralidad y todo ese rollo. Me alegro de que te haya gustado esta entada, gracias.
;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...