miércoles, 11 de marzo de 2009

Nada por aquí...

El 24 de Marzo de 1874 nacía en Budapest (Hungría) Ehrich Weiss, mas conocido como Harry Houdini,uno de los mas legendarios y extraordinarios magos de todos los tiempos.

Su familia judía emigró a Estados Unidos, donde se nacionalizaría poco después cuando sólo tenía cuatro años.Vivieron en Appleton, Wisconsin y posteriormente se mudarían a Nueva York. Ehrich no tuvo una infancia fácil pues empezó a trabajar desde muy pequeño para ayudar a su familia vendiendo periódicos y lustrando zapatos en las calles.

Un día, su padre lo llevó a ver al "Dr. Lynn", un mago viajero, al niño le llamó tanto la atención el arte de la actuación, que con sus amigos del barrio formaron un pequeño circo, donde él actuaría por primera vez con el nombre de "Ehrich, The Prince of the Air", actuando como contorsionista y trapecista.

Si bien empezó como trapecista finalmente se dedicó a la magia adoptando el nombre artístico de Houdini en honor al mago francés Robert-Houdin, su ídolo.

Aunque era profesional en todas las ramas de la magia, era conocido por sus escapismos imposibles, gracias a una gran resistencia física que adquirió con una fuerte preparación en el gimnasio. Asimismo adquirió una gran erudición en historia de la magia y llegó a acumular una formidable biblioteca especializada en la materia.

Houdini afirmaba que la magia era solamente una ilusión explicable por trucos y sugestión y, al morir su madre, quedó tan afectado por quienes explotaban la credulidad de la gente diciendo poder contactar con difuntos del otro mundo que consagró su vida a desenmascarar a los falsos mediums, reproduciendo y denunciando sus trucos y publicando artículos en revistas sobre sus trucos y la psicología del engaño. En aquella época algunos espiritistas invocaban fantasmas mientras permanecían atados, para evitar sospechas de fraude. Harry Houdini comprendió que se liberaban secretamente para manipular la escena con efectos mágicos, que aseguraban eran reales. Houdini decidió que tal vez «escaparse» podía ser un número en sí mismo.

Así concibió la magia como un espectáculo en sí misma, demostrando gran habilidad para liberarse del interior de cajas fuertes arrojadas al mar, de camisas de fuerza colgado boca abajo de rascacielos, y de toda suerte de esposas, cuerdas, baúles cerrados con candados y cadenas de cualquier tipo.

Houdini escapa de una camisa de fuerza colgado de un edificio.

Conseguía salir porque todos esos recipientes únicamente estaban diseñados para no poder ser abiertos desde fuera. En general realizaba sus proezas sin ayuda de compinches, principalmente ocultando ganzúas, llaves y otras herramientas en los orificios de su cuerpo, por ejemplo tragándose las llaves y regurgitándolas (también se cree que usaba el otro orificio como escondite a salvo de ser examinado).

A medida que pasaban los años, el físico de Houdini no era el mismo que en su juventud, de modo que tuvo que abandonar algunas de sus proezas. La tarea era agotadora y Houdini solía acabar dolorido, por lo que comenzó a buscar otras salidas artísticas.Con el tiempo montó un espectáculo propio en Broadway, que promocionaba con números como la desaparición en el escenario de un elefante. También empezó a dedicar su tiempo a otras aficiones: quiso ser recordado como uno de los pioneros de la aviación (que estaba naciendo en aquella época) y en 1910 fue la primera persona en sobrevolar Australia, con un biplano que había llevado hasta allí.

Houdini y la elefante Jennie, actuando en el Hipódromo, Nueva York. 1918. Houdini en el ala de un avión.

El final de la vida de Houdini se produjo en extrañas circunstancias. Un día de octubre de 1926 unos estudiantes universitarios se dirigieron a Houdini mientras descansaba tras haber terminado uno de sus espectáculos. Uno de ellos le retó a recibir unos cuantos golpes en el abdomen, para comprobar si su resistencia física era tan legendaria como se decía. El mago aceptó sin miedo. Sin embargo, antes de que pudiera prepararse adecuadamente, recibió un primer puñetazo muy fuerte de un pelirrojo llamado William Lances, el cual era la estrella de boxeo de la universidad y del que apenas se tienen datos; a éste primer golpe siguieron varios más. Aunque aguantó el envite como un buen actor, había sufrido sin saberlo una rotura de apéndice.

Por su carácter Houdini quiso seguir trabajando durante los días siguientes a pesar de padecer fuertes dolores y fiebre. Finalmente sufrió dos desmayos en una actuación y fue hospitalizado. Tras varios días luchando contra la enfermedad, pareció rendirse ante lo inevitable. El 31 de octubre de 1926, Houdini fallecía a sus 52 años. Los médicos emitieron un informe en el que indicaban una peritonitis como causa de la muerte. Su apéndice tal vez llevaba días inflamado antes del incidente con los estudiantes.

El entierro se celebró a los pocos días. Una multitud de miles de personas acudió al evento, algo tan multitudinario como algunos de sus números callejeros. Pero una cuestión flotaba en el ambiente: ¿Podría el mago escapar de su propia muerte? ¿No sería este otro de sus espectaculares trucos?

SUS TRUCOS:

-Metamorfosis- El ilusionista era atado e introducido dentro de un saco, a su vez dentro de un baul, todo ello era atado y sujetado con candados. Entonces una ayudante subía encima del baul, levantaba una cortina y 3, 2, 1… Al instante siguiente la cortina bajaba mostrando a un Houdini liberado en el lugar que ocupaba la ayudante.


La ayudante de Houdini en Metamorfosis solía ser Beatrice Rahner, una joven morena, de pequeña estatura, que acabaría enamorando al mago. Se convertiría pronto en Bess Houdini, su mujer, allá por 1894. Bess le acompañaría durante el resto de su vida, pero nunca llegaron a tener hijos.
-Esposas- Escapó de cuerdas, cadenas, camisas de fuerza, todo tipo de esposas, barriles, cajas, baules, bidones, bolsas, sacos, ataudes, jaulas y habitaciones cerradas. También se dice que escapó de «un monstruo marino», probablemente un calamar gigante o ballena, de cuyas tripas consiguió salir airoso. El público que le veía deseaba a la vez que triunfara y que fallara; la sensación de peligro inminente era poderosa en cada uno de sus números.


Uno de los más graves accidentes que sufrió, que casi le costó la vida, fue al intentar escapar de un gran bidón de cerveza.


-La Cámara de la Tortura China- Otro de sus números más grandiosos fue la Cámara de Tortura China (1912) un enorme «acuario» donde era sumergido, colgado boca abajo por los pies, y de donde escapaba al cabo de unos interminables minutos. Lo último que veían los espectadores, antes de que una cortina lo tapara, era la aterrada cara de Houdini, sumergido, golpeando el cristal.


“UNA HAZAÑA QUE RAYA EN LO SOBRENATURAL”. Y se ofrecían mil dólares a quien pueda demostrar que es posible obtener aire en la posición boca abajo en que permanece mientras se liberaba de esta torturante celda llena de agua.


SU ÚLTIMO NÚMERO, El Código Houdini. Tras muchos años de combatir la superchería de los fenómenos paranormales que decían provocar los médium, Houdini ideó para después de su muerte un código secreto que compartió con su mujer. Eran diez palabras secretas, si alguna vez «desde el más allá» se contactaba a través de algún médium usaría esas palabras, de modo que Bess pudiera tener la certeza que no existía engaño. Diversos espiritistas aseguraron haberse contactado con el espíritu de Houdini, especialmente uno llamado Arthur Ford: Pero nunca dio a Bess las palabras del código secreto. Llegaron a publicar historias falseando el testimonio de Bess para hacer creer que había aceptado que el código había sido revelado, pero nunca fue así.



Después de diez años Bess celebró una última sesión espiritista, sin poder contactarse con el espíritu de Houdini. Apagó, entonces, una vela que simbólicamente había mantenido encendida junto a la fotografía de Houdini. «Diez años son suficientes para esperar por cualquier hombre», dijo. Desde entonces, es tradición entre los magos cada 31 de octubre realizar sesiones de espiritismo para invocar el regreso de Houdini desde el más allá.


Fuentes: Wikipedia y Google Imágenes.

2 comentarios:

Raquel dijo...

Ana, excelente; te ha quedado muy bien la entrada de Houdini. Aunque no podía ser de otra forma. Fue un personaje interesante y hoy en día su figura sigue teniendo un halo fascinante.
Me gusta el nuevo diseño, queda más despejado.
Saludos.

Ana dijo...

Houdini era un personje peculiar, sus proezas eran ingeniosas y lo cierto es que cuando pensamos en un mago se nos viene su nombre a la cabeza. Además creo que lo del código houdini, las diez palabras secretas para comunicarse desde el mas allá puede ser una fuente de inspiración para un relato, ¿no?
En cuanto al diseño te lo debo a ti, gracias por ayudarme.
Besos ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...