viernes, 21 de septiembre de 2018

El refugio



Confinada a sus sombras, a sus aristas, la calle desierta guardaba un secreto, una pequeña alcantarilla que no servía para nada y que era sólo una tapadera para acceder al más oscuro de los refugios nucleares. Bajo el subsuelo de asfalto, pasando la prensada capa de minerales y hormigón, se encontraba lo que se construyó cincuenta años atrás con la idea de resistir a un brutal fuego de protones.
Aquella instalación secreta permaneció cerrada, abandonada al tiempo por cuarenta y siete años, puesto que hacía sólo tres que había sido ocupada. La inquilina era una joven, casi una niña, que respondía al nombre de Helana. El miedo fanático al fin del mundo había obligado a su madre a abandonarla allí, a su suerte, porque cuando la puerta se cerró ya no pudo abrirla nunca más. Estuvo horas, días, intentado forzarla, pero jamás consiguió hacer saltar la cerradura. Y un día, ya mortificada, regresaba de la ferretería para ejecutar su ciento dieciséis mil intento de apertura,  cuando un camión la arrolló, matándola en el acto. Aquello determinó la suerte de la niña. Toneladas de cemento sobre su cabeza la separaban del mundo exterior, gruesas paredes de varios centímetros de ancho capaces de soportar terremotos, caídas de meteoritos e incluso semanas de inundaciones, la aislaban de todo. Nadie sabía que estaba allí porque no tenían a nadie. Y bajo la capa de concreto vivió lo que le supo a una eternidad.
La rueda del tiempo giraba a veces rápido pero casi siempre lo hacía muy lento. Acostumbrada a malgastar la arena del reloj se pasaba horas evocando pequeñas conversaciones vividas, oídas tiempo atrás en un lapsus que con frecuencia resultaba catatónico.
La humanidad debe poner fin a la guerra, o la guerra pondrá fin a la humanidad…
            ¿Quién decía eso? Su memoria se enturbiaba, mezclando imágenes y sensaciones. En lo turbio de esos recuerdos siempre había un hombre con la ropa llena de escudos, distinciones e insignias. ¿Su padre, un pariente?, ¡no lo sabía! Siempre era esa voz y no otra la que se elevaba por encima de todas.
            ¿Usted cree que esta guerra ponga fin a la raza humana?
El recuerdo de aquellos periódicos apilados a un lado de la alfombra del perro seguía fresco en aquel joven cerebro. Venían a ella como diapositivas:
“El controvertido programa nuclear militar ha generado varias crisis internacionales”.  “La escala de tensiones crece”. “Miles de armas nucleares listas para lanzarse en minutos”. "Los soviéticos se enfadan". “El programa nuclear iraní amenaza con el uso de armas nucleares, biológicas y químicas”. "Corea del Norte anuncia que ha realizado con éxito una prueba nuclear subterránea". “El desacuerdo sobre un escudo antimisiles podría revivir la Guerra Fría”.
Literalmente el planeta es una bomba de tiempo y sólo se necesita una pequeña chispa para detonarlo. Seguro que sabe que el gobierno gastó millones diseñando planos para refugios a prueba de bombas durante la guerra. Si sucede lo que tememos el mundo será enviado mil años atrás, no podemos desechar ese plan b.
La voz de ese atildado hombre se le había quedado insertada a fuego en su mente, sin quererlo retumbaba en las paredes del refugio y de su cabeza:
El plan era construir refugios para civiles en los edificios existentes debajo del nivel del suelo, lo que no se anunció fue que se fabricaron igual o mejor que los que los funcionarios de alto rango hacían para sus instalaciones militares más importantes. Si sucediera algo, esta es la combinación de la puerta del bunker, es como una caja fuerte de seguridad, allí estarás bien.
¿Qué podía suceder? La madre de Helana creyó que se avecinaba un holocausto de lluvia radioactiva, de fuego infernal con tormentas de partículas beta y rayos gamma, ira y rayos, un castigo divino, el exterminio definitivo.
¡Cómo odiaba aquella voz, a ese hombre que había introducido las peores paranoias en la cabeza de su madre, el que lo había propiciado todo…! Ahora Helana lo sabía, ese individuo y su madre estaban contagiados por el mismo virus, el más imparable: el miedo. Gracias a ese miedo ella sobrevivía en aquel agujero día a día, racionando tristes latas, añorando la luz del sol, preguntándose cómo sería ese mundo vivo y florido que existía sobre su cabeza y que no había visto en doce meses. ¿Volvería a verlo?
Volvería.
Fue rápido y extraño, algo crujió en la puerta, esa losa pesada y sellada de su sepulcro se levantó. Helana pasó por alto el color verde del piloto que siempre había sido rojo, ¿cómo distinguir esos colores si siempre habían sido grises? Con timidez empujó la puerta y atravesó una galería polvorienta que la llevó hasta unas escalerillas. Un arco de luz se difuminaba arriba, en las fisuras de una tapa redonda que se adivinaba abombada y frágil. Le temblaban las piernas cuando logró levantar la tapa, y un viento desolador le bailó en la cara desordenando sus cabellos, aguando sus ojos. Sintió sus lágrimas como ríos de lava, la misma que parecía haber abrasado ese paisaje que tenía ante sus ojos. Extrañó estar a salvo en su defensa construida para resistir el polvo y la arena más letal. Ni rastro de humanidad. Era la heredera de un mundo de desecho, arcaico, seco, arenoso, con nubes tóxicas y mutantes deformados. Era la dueña de un mundo que había hecho de su madre materia vaporizada.




Música: Isaac Gracie - Reverie

10 comentarios:

lopillas dijo...

Uff. Casi mejor que te vaporice una bomba no?
Besitos

Raquel dijo...

Muy bueno y con un final inquietante.
Besos Ana :)

Montse dijo...

Fantástico y lleno de fantasía tu relato, Ana, me gusta ese final que más que un final es el principio de una nueva era.
Me fascina como en un relato corto puedas escribir algo tan denso.
Un beso enorme!

Carol Torrecilla García dijo...

Hay que ver las cosas que se pueden llegar a hacer por amor: llenas de humanidad o repletas de errores.
El contraste de tu relato con el vídeo musical me ha detonado el pensamiento, que iba a mil por hora al pensar en tus personajes repletos de vida y en los niños del vídeo, etéreos, fascinantes, terribles humanos al fin y al cabo.
Gracias por la reflexión.
Lo que escribes no puede dejar a nadie indiferente.
Felicidades, Ana.
Con cariño, un abrazo enorme.

miquel zueras dijo...

Pobre, el refugio la protegía de un mundo que ya no existía.
Por cierto que si un día pasas por Barcelona te recomiendo el Escape Room "Maximum" (C. Trafalgar, 18) que reconstruye a la perfección un refugio atómico de los años 50, cunado la guerra fría. Pienso volver con unos amigos la semana próxima, por si te apuntas...
Saludos!
Borgo.

Ana Bohemia dijo...

Hola Lopillas, preferible convertirte en polvo a tener sobrevivir que en un mundo de polvo y silencio.
Besotes

Ana Bohemia dijo...

Gracias Raquel, tenía que ser inquietante, aunque podría ser un comienzo también.
Un beso

Ana Bohemia dijo...

Muchísimas gracias Montse, me gusta la fantasía y la ciencia ficción, y escribir, ojalá pudiera escribir mucho más de lo que lo hago
Un placer que me leas.
Besos

Ana Bohemia dijo...

Hola Carol, a veces en el nombre del amor se hacen cosas terribles, será que equivocarse es muy humano.
Gracias por leerme y valorar así el relato, eres muy amable conmigo.
Gracias por tu cariño.
Besote gigante

Ana Bohemia dijo...

Hola Miquel, pues no he viajado nunca a Barcelona pero en cuanto lo haga me apunto...
Gracias por leer mi blog.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...