domingo, 5 de junio de 2016

MUY 1N73R354N73


La acción de leer no tiene nada que ver con la interpretación de lo leído, así que podemos leer de carrerilla cualquier cosa sin asimilar nada de nada, y obviamente sin comprenderlo. Al parecer nuestro cerebro se las arregla de maneras ingeniosas para leer un texto y es capaz de hacerlo en condiciones muy diferentes de aquellas en las que aprendimos a leer.
Seguro que te suena esto…


Pues sí, parece ser que no importa el orden en que las letras estén escritas basta con que la primera y la última letra estén colocadas en la posición correcta. Y pasa básicamente porque no leemos cada letra en si misma pero si la palabra como un todo.
Es sorprendente que podamos leer esto sin mucho esfuerzo, el truco está en  no pensarlo mucho (¡), así es, cuanto menos pienses al leerlo más fácil te resultará. “Hi zin hemvargo noz kuesta mucho más travajo leer hun texto ke zolo tiene halgunaz pekenias faltas de hortografía”. Es super chocante el hecho de que sea mucho más fácil leer un texto cuyas palabras tienen las letras desordenadas que uno que presenta una ortografía extraña, ¿a qué sí? Esto refuerza la idea de que reconocemos las palabras como si fueran imágenes. No importa tanto el orden (interno) de los elementos como los elementos en sí (y por supuesto el contexto). Pero nuestro cerebro no deja de sorprendernos y es capaz de leer también “textos” como este:

La lectura de estos textos requiere una gran cooperación entre ambos hemisferios cerebrales y un cuerpo calloso bien desarrollado que proporcione una buena comunicación entre ellos. El hemisferio izquierdo (donde se concentra el procesamiento del lenguaje) es capaz de leer estos textos sólo si recibe ayuda del hemisferio derecho. Esta mitad del cerebro es la que permite una mirada más holística (menos analítica que la de su compañera) y por lo tanto es capaz de ver las palabras como un “todo” aunque las letras estén desordenadas o remplazadas por números. Esta misma mirada holística es la que nos permite también ser capaces de leer textos incompletos como este:


Que extraordinario es la habilidad de nuestro cerebro para leer un texto sin detenernos en su contenido. Podemos desordenar las letras, sustituirlas por números o recortarlas, y con todo somos capaces de descifrarlas… ¿cmoo es psiolbe qu3 smaeos cpceaas d3 l33r tdoo esto? Supongo que nuestra habilidades mentales son así de interesantes.

Fuentes:

9 comentarios:

lopillas dijo...

c4ch* c*c*r*t4 t3n3mo5 3h! :)
Besitosss

Natalia Ortiz dijo...

El primer texto es un clásico que lo ponen en muchos sitios pero siempre me gusta leerlo porque la verdad es muy curioso que nuestro cerebro sea capaz de entenderlo, tanto ese texto como los otros que has compartido.

Muy interesante Ana :)

Raquel dijo...

Es muy curiosa esta habilidad del cerebro, también es posible leer con las letras al revés, rop olpmeje otse.
Como siempre me ha gustado conocer estas curiosidades.
Un beso :)

Raquel dijo...

Es muy curiosa esta habilidad del cerebro, también es posible leer con las letras al revés, rop olpmeje otse.
Como siempre me ha gustado conocer estas curiosidades.
Un beso :)

Pepe Cahiers dijo...

Estoy de acuerdo, y también que nos condiciona nuestros gustos y nuestras capacidades. Yo, por ejemplo, ante un texto de matématicas o física y química, mi cerebro lo intepreta como arameo o alguna otra lengua muerta. Cosas de la vida.

Saludos

Montse Martínez Ruiz dijo...

Conocía el primer texto, incluso una vez hablé de este tema en el blog, porque no deja de ser interesante apreciar hasta qué punto nuestro cerebro es capaz de leer un texto con las letras cambiadas o a medias.
Una vez me dijeron que las personas que leen con mucha rapidez, un texto normal, es porque sólo leen la parte superior ¿o es la inferior? no lo recuerdo, como si estuvieran cortadas las palabras y me pareció increíble, así que lo probé y era cierto, es algo que me dejó sorprendida.
Me ha gustado mucho tu post, Ana.
Besitos.

Ana Bohemia dijo...

Hola Lopillas, que bien lo has pillado, es que sí, tenemos un cerebro m4r4v177o50...
Besos
:D

Hola Natalia, nuestro cerebro es portentoso, podemos leer con facilidad estos textos (y luego no somos capaces de entender nuestra propia letra, jaja, eso nos pasa), gracias a ti por seguir visitando este mundi.
Besos
:D

Hola Raque se dadrev, euq aineg sere...
Muahks
:D

Hola Pepe, pues tenemos el mismo problema, jaja, a mí me suena todo a chino, las mates no son lo mío.
Saludos
:D

Hola Montse, ¿será por eso que lo entendemos todo a medias? Puede ser, ¿no? Yo hago eso, leo la parte superior, es como un barrido visual.
Muchas gracias por leerme.
Besos
:D

Carol Torrecilla García dijo...

¡Qué bonito este post, Ana! Ya sabes que mi debilidad es todo lo que se lee y se escribe, así que no tengo ni que decir lo que me ha encantado.
Es casi mágico que podamos leer en casi cualquier circunstancia e incluso que los niños se inventen códigos secretos para comunicarse entre ellos.
Todo esto me emociona mucho.
Gracias por recordarme que amo tanto las letras, la literatura, la lengua....
Abrazos.

Ana Bohemia dijo...

¡¡Muchas gracias amiga!!, tenemos las mismas debilidades. Lo de los códigos secretos me ha recordado a mis hermanos, ellos se inventaron su propio idioma para criticar a gusto de la familia sin que nadie comprendiese nada, lo usaron de esa traviesa manera, jaj.
Gracias a ti por ser leal a mi blog, un gusto que así sea.
un abrazo gigante
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...