martes, 23 de junio de 2015

Vanidad


Buscaba un espejo aunque no tuviera uno cerca, cualquier superficie que proyectara su reflejo le servía: una cuchara, la tapita dorada de su joyero, el escaparate de la floristería, la mansa fuente del patio…
Vivía obsesionada consigo misma, con su imagen, con ese ser infinito que allí aparecía como si la esperara dentro de otra dimensión y tiempo, ese espejismo de ojos extraños y ardientes, ese ente efímero que con despiadada fiereza le recordaba que no era inmortal, que ni siquiera su reflejo permanecería estático para siempre.
La amenaza del tiempo, de la vejez, del deterioro, se asomaba como una mueca indefectible de decadencia, la crudeza del paso del tiempo la dejaba en evidencia ante el espejo, esa laguna pálida que la sometía a la tiranía de la vanidad, y que la dominada por completo.


Ni siquiera un espejo te mostrará a ti mismo, si no quieres ver.
Roger Zelazny


































Música: Yiruma-If I could see you again

6 comentarios:

amparo puig dijo...

Magnífico texto y magnífica recopilación de damas mirándose al espejo. A mí no me gusta, hace un tiempo que ya no me gusta mirarme al espejo porque la que veo allí ya no soy yo. Yo soy más joven, más delgada, más guapa. Ja,ja. En serio, qué pena que el espíritu no se refleje en el espejo. Abrazos.

miquel zueras dijo...

Lo decía el conde Drácula en la novela: "Odio los espejos, son fatuos reflejos de vanidad". En todo caso seguro que los vampiros lo tienen difícil para ir al peluquero o al dentista.
Saludos!
Borgo.

Montse Martínez Ruiz dijo...

Sin duda la belleza está en el interior, por lo menos eso es lo que se dice, porque cuando te miras al espejo ves que los años no perdonan ¡ay, con lo guapetona que yo era de joven!
Me ha encantado tu extraordinaria colección de arte ante el espejo y me ha hecho sonreír el observar que todas ellas y sus respectivos reflejos van a seguir siendo bellas para siempre, es una de las ventajas de que te hagan un retrato :)
Feliz domingo, Ana y muchos besos.

Carol Torrecilla García dijo...

Me atrapa tu forma de narrar y contar las cosas, de transmitirlas, porque cuando explicas algo nos enganchas, tienes chispa y no podemos dejar de leerte. ¡Y qué razón tienes con este escrito!!! ¡Quién no ha tenido esas etapas de mirarse en cada escaparate por el que pasaba para presumir ante sí misma de lo guapa que se veía en ese momento, como Narciso, hasta naufragar y ahogarse en otra imagen que no le gustaba ver!!! Y aquí cambio yo el mito....
Las imágenes, preciosas, la música, soberbia, tus palabras, espejos de realidades.
Abrazos,
Carol

roberto dijo...

Hola Ana, muy buena la serie de pinturas que publicas. La vanidad a través del tiempo solo demuestra como se empobrece el cuerpo, por más que vistas de seda.... Hay que saber vivir cada momento y adaptarse a lo que nos toca, las canas traen tambien algo hermoso que es la experiencia.
Un gran abrazo amiga.

Ana Bohemia dijo...

Hola Amparo, el espejo, ese enemigo de la edad, con frecuencia nos muestra algo que creemos que no existe, por eso a veces nos engaña. Esto del alma o el espíritu suena como al Retrato de Dorian Gray, menos mal que no nos muestra nuestra propia alma porque muchos tratarían de esconderlo bajo telas o en desvanes oscuros.
Un abrazo grande
;)

Hola Miquel, no sabemos si Drácula hablaba con conocimiento de causa porque como no podía reflejarse... ¿echaría de menos ver su propio aspecto? Imagino que como al ser eterno, al no envejecer ni cambiar no requeriría de ese objeto de vanidad para localizar nuevas arrugas.
Saludos
:D

Hola Montse, en cuanto a esa frase de la belleza está en el interior, es cierta, jaja, mira esta entrada: http://bohemiomundi.blogspot.com.es/2013/05/la-belleza-esta-en-el-interior.html
Hace poco leí un chiste sobre esa frase, algo así como que cada vez que conociera a alguien le iba a pedir un ultrasonido de higado. Bueno lo que esta claro es que el espejo no perdona, mucho menos los de las tiendas, bajo esa luz fluorescente , eso si es horror, jaja.
Las mujeres de los retratos si que permanecerán así para siempre, la ventaja de los pinceles.
Besos
:D

Hola Carol, te repito las gracias, gracias por levantarme los ánimos "escritoriles".
En fin, estamos en una sociedad muy narcisista, últimamente han cambiado los espejos por el Instagram y las redes sociales, esos elementos de exaltación del propio yo donde el único objetivo es la adulación. No estoy en contra de eso, sólo que hay muchos egos inflados y a veces peligrosamente.
Un abrazo de oso
:D

Hola Roberto, que bien tenerte por aquí. Las canas no sólo son signos de vejez ni de deterioro, también es una señal de que se vive, de que se crece, la vida te recuerda que sigues en pie y que nuestro cuerpo sólo es un cascarón que nos envuelve, una parte importante de lo que somos, pero algo efímero.
Un gran abrazo amigo, gracias por tu visita
:D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...