domingo, 15 de febrero de 2015

El Carnaval Veneciano


Me gustan las máscaras, tienen la cualidad de decir de nosotros más de lo que creemos. Tras la careta se esconde una realidad que puede ser encantadora o aburrida, triste o alegre, una segunda piel. Supongo que en el fondo destapan algo que somos y que no vemos.
Si tenemos que hablar de máscaras famosas esas son sin duda las del carnaval más bello y antiguo, el de Venecia. Un lugar antaño infranqueable, rodeado de lagunas que servían como gran defensa, una ciudad atrincherada. Este carnaval se ha distinguido siempre por su lujo y por su espléndida riqueza. El carnaval surgió en el siglo XI, siendo su periodo de máxima popularidad en el siglo XVIII cuando duraba seis meses, desde el primer domingo de octubre hasta que empezaba la cuaresma. Era el tiempo del desenfreno donde todo estaba permitido, las jerarquías sociales no se respetaban, el pueblo podía entrometerse en la aristocracia o burlarse de las autoridades. Y la aristocracia y las clases altas podían perderse entre el populacho, bajo la protección de su disfraz.
Para disfrazarse los venecianos usaban comúnmente con una especie de capa negra, llamada “tabarro”, y con una máscara blanca, la “bauta”.
Claro que la riqueza de elementos era mucho más que estas dos piezas básicas, tomando infinidad de variedad y matices.






“LA BAUTA”, es la máscara por excelencia, la más conocida, tuvo su debut hacia finales del 1600. Al principio, la usaban solo los hombres, pero pasó a ser también utilizada por las mujeres.
La genialidad de esta máscara es su forma. Adopta una forma saliente del rostro que permite modificar el timbre de voz, por lo que aun más protege al disfrazado.


También otros modelos de máscara como la llamada “ESPECTRO O ROSTRO” tenían una forma que permitía respirar y beber con facilidad, por lo cual no debía ser quitada, para mantener el anonimato.





Mas incomoda era la “LA MORENITA”, máscara femenina que servía para cubrir con malicia la parte central del rostro, dejando entrever las mejillas. Ésta máscara era sujetada por los dientes mordiendo un botón colocado en el interior. Por esta razón, era una máscara muda.

Pero pasemos a los personajes más representados, procedentes de la Comedia del Arte.








“El ARLEQUIN” comenzó siendo un personaje ingenuo que posteriormente evolucionaría a la sofisticación. Suele ser representado con parches coloridos, que podrían haber sido parches sobrantes de los disfraces de gente más pudiente. Es un personaje independiente, algo bohemio, sin dinero y que ha pasado hambre.




“El PANTALONE” es el opuesto del Arlequín, representa al rico mercader veneciano algo ingenuo y que debido a su riqueza se convierte en noble. Su ignorancia le hace blanco de la gente que pretende sacarle el dinero.







“El POLICHINELA”, es otro personaje astuto. Soñador, melancólico y filósofo, un buen representante de la cultura napolitana. Siempre adopta una actitud optimista ante la vida y se enfrenta a las buenas y malas rachas con valentía y serenidad.








La “COLOMBINA” pone el punto promiscuo de los personajes de esta Comedia del Arte.
Puede ser esposa o amante de Arlequín y con su liviana conducta es el peor tormento para Pierrot.

“El PIERROT”, es el criado del señor Pantalone. Siempre rechazado por la frívola Colombina ya apareció en Francia al lado del ocurrente Arlequín.
Pierrot se convirtió en figura romántica de la pantomima resurgida en el siglo XIX.




Otros personajes son los que representan sus profesiones:


“EL ESCRIBANO”, imprescindible dentro de esta burla de la inteligencia de aquella época. Gordo, acicalado, de aspecto rico y vestido con su ropa de trabajo.


“El DOCTOR BALANZONE”, es un personaje que lo conoce todo, basado en su ciencia. Arrogancia e ignorancia. Nació en Bologna en la segunda mitad del siglo XVI. Balanzone, habla y habla y vuelve a ser una burla a la exagerada creencia en la ciencia y el humanismo.


Sin duda uno de los más curiosos, tan reconocido por su larga nariz... es “El MÉDICO” de la peste.
Esta no era una máscara tradicional hasta que en 1630 una terrible peste azotó Venecia, los médicos encargados de atender a los enfermos, se ponían un traje especial inventado en Francia. Un largo ropaje negro, con sombrero de médico y guantes, era acompañado por una máscara, con ojos de cristal y una larga nariz rellena de hierbas aromáticas, que decían servir para evitar los contagios.
Esta indumentaria, que en aquella época representaba lo máximo en materia de prevención y uso aséptico, pasó después del renacimiento del Carnaval de Venecia y se convirtió en un clásico.

Y para finalizar, os dejo dos de los personajes peor considerados:


“EL MATTACCINO u HONDERO” (debido a la honda que llevaba consigo). Este personaje, se divierte continuamente lanzando huevos con su honda, provocando y adicto a la diversión irreverente. Vestido simple y sombrero de plumas tiene ganada la desaprobación de la mayoría.


La “MÁSCARA DOMINÓ”: el nombre de esta máscara deriva de una forma eclesiástica Benedicamus Domino (Bendigamos al Señor) usada por los frailes y eclesiásticos para saludarse. En esta ocasión, esta máscara fue creada para burlarse del hábito sacro de los prelados.


Fuentes:

Google imágenes

7 comentarios:

amparo puig dijo...

Una entrada muy bien documentada y muy interesante. Lo que yo no sabía era que el carnaval llegó a durar ¡seis meses! Poca faena tenían, sin duda.

lopillas dijo...

Qué curioso. En la Escuela de actores daban comedia del arte los primeros años y recuerdo a mi hija y sus compañeros representando a estos personajes :)
Como siempre, estupenda entrada.
Besitoss

Carol Torrecilla García dijo...

Ana, ¡qué post tan interesante! Me ha dejado de verdad encantada. Se te ocurren muchos temas distintos sobre los que tratar. Eres toda una caja de sorpresas.
Los carnavales no me van, pero el de Venecia, ya es otro cantar.
Gracias por enseñarnos tanto.
Abrazos,
Carol

roberto dijo...

Hola Ana, pasaba a dejarte un abrazo estoy un poco alejado por un problemita que tengo en la vista. Espero estar pronto en el camino, no me olvido de los amigos solo por éso es que no te visito más seguido.

Montse Martínez Ruiz dijo...

Ana, has documentado y explicado muy bien cada uno de los personajes que configuran el Carnaval veneciano, sin duda el más bonito y estético de todos, por no decir el más antiguo, eso no lo sé.
Por curiosidad te contaré lo que me explicaron cuando visité Venecia sobre las góndolas, que antes sus propietarios las pintaban de bonitos y alegres colores hasta que la peste asoló la ciudad. Los venecianos pidieron a San Marcos o a la Virgen de la Salud, no recuerdo, que les librara de la peste y como ofrenda pintarían todas las góndolas negras en su honor, y así fue.
Un beso grane, guapa.

miquel zueras dijo...

Me ha encantado este post. Es cierto, la máscara del Doctor Balanzone es como la usada por los médicos en las epidemias de peste que les daban aspecto de pájaros humanos. En todo caso, mi personaje preferido es el polichinela.
Si vienes un día por Barcelona te enseñaré una preciosa tienda del barrio antiguo especializada en máscaras venecianas.
Saludos! Borgo.

Ana Bohemia dijo...

Hola Amparo, a mí también me sorprendió ese dato de los seis meses, medio año bajo la máscara ya es pasarse, ¿no crees?
:D

Hola Lopillas, unos personajes muy teatreros. Oye no sabía que tenías una hija actriz, que bueno.
Besitos
;D

Hola Carol, el carnaval veneciano tiene otro cariz, algo mas bufonesco y tapado. Me alegra mucho saber que esta entrada te ha encantado, además ya has salido instruida sobre arlequines y pierrots.
Un beso
:D

Hola Roberto, espero que te recuperes pronto de ese problema en la vista. No te preocupes por las visitas a mi blog, lo primero es que descanses la vista y te pongas bien cuanto antes.
Con cariño te mando un abrazo grande
;)

Hola Montse, genial ese apunte, no lo conocía y me ha resultado muy interesante. Hace unos días vi un documental sobre góndolas y me preguntaba porque todas eran negras, yo pensaba que era un barniz especial para hacerlas mas resistentes al agua.
Un besote guapa!!!
:D

Hola Miquel, sin duda alguna la máscara mas impactante es la del médico de la peste, como dices pájaros humanos pero muy tétricos, y da mas miedo que la careta de Scream, jaja.
Me encantaría visitar esa tienda de máscaras venecianas en Barcelona, sería estupendo, porque además es una ciudad que me llama mucho la atención. Si yo no puedo se lo diré a mi hermana pequeña que tendrá la suerte de ir allá en Octubre para ir al concierto de U2, afortunada ella.
Saludos
;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...