lunes, 27 de diciembre de 2010

Con los 5 sentidos III


La vida hay que disfrutarla con los cinco sentidos, plenamente. La vida hay que tomársela a sorbos o a mordiscos, con gusto. Arañarla o acariciarla, sentirla, palpar sus texturas, apreciar sus rugosidades. Olerla, aspirar sus fuertes perfumes, trasportarse en sus esencias. Y nunca perderla de vista. A la vida hay que escucharla, a veces te habla, te advierte, te dice cosas que no quieres oír, pero no la escuchas. Así que abre los ojos, afina los oídos, prepárate para saborearla, para olerla y sobre todo para sentirla.

Repaso a los cinco sentidos:
A LA ESCUCHA:

El oído conforma los órganos de equilibrio y audición. Es un órgano que se encuentra muy desarrollado, principalmente en mamíferos inferiores terrestres y acuáticos, tal es el caso de los felinos y los grandes cetáceos. En el caso del ser humano esta evolución no está tan desarrollada. En conjunto el estudio histoanatómico del oído se divide en tres partes, oído externo, oído medio y oído interno.


Oímos, pero ¿sabemos escuchar? ¿Es verdad ese mito de que los hombres no saben escuchar? He aquí una posible explicación…



¿Qué me gusta de este sentido?

Sobre todo que gracias a este importante sentido puedo disfrutar de la música, pero también de otros sonidos que me rodean, el viento ululando entre las persianas, los maullidos roncos del gato en el tejado, las primeras gotas de lluvia golpeando el cristal, el renqueante arranque del motor de una vieja furgoneta.


El sonido que más recuerdo: Curiosamente los ronquidos de mi abuela Vicenta y su voz llamando por mí, llamándome como sólo ella lo hacía, con aquella prisa que le hacía contraer uno de mis nombres, aún me parece oírla… “Belé, Beleeé”




SEGUIRÁ...

3 comentarios:

Raquel dijo...

jajaja, qué buen sentido, de mis preferidos aunque a veces me gustaría tener momentaneamente un poquito de sordera para evitar escuchar ciertas cosas que se dicen por ahí. Mi recuerdo asociado a este sentido...pues la voz de abuela, y los villancicos de navidad.
Un abrazo.

Natalia Ortiz dijo...

De los sonidos que has dicho, me quedo con las gotas de lluvia y la música. El recuerdo de tu abuela es importante =)
El video muy bueno jaja, aunque espero que aguanten más de esos minutos porque me he pegado buenas conversaciones y sería muy triste que eso fuese verdad xD
Aunque como dice Raquel, a veces estaría bien algo de sordera. Es una lástima.
Un beso!! :)

Ana dijo...

Es verdad Raquel, a veces, temporalmente, a una le gustaría no oír ciertas cosas...
Un besote
:D

Tengo muchos recuerdos de mi abuela, pero no sé porque el de su voz es el que mas me conmueve, supongo que porque ya no recuerdo muy bien el tono de su voz.
No todos los tíos son como el del video, hay muchos chicos por ahí que son grandes confidentes.
El sonido de la lluvia es muy relajante, bueno depende de que grado de lluvia sea, ¿no?
Yo siempre recordaré a mis gatos, maullando para que les diera un poquito de jamón de la nevera...
Un beso
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...