lunes, 30 de abril de 2018

Alicia y las matemáticas



Pocos saben que bajo el seudónimo de Lewis Carroll se escondía Charles Lutwidge Dodgson diácono anglicano, fotógrafo, escritor, y matemático…
Y de matemáticas vamos a hablar, bueno de ellas y de su relación con la obra más conocida de Lewis, digo de Dodgson, porque las referencias matemáticas de mediados del siglo XIX son una constante en el libro. Y sí, era cierto, las matemáticas estaban floreciendo rápidamente en lo que es hoy: un lenguaje finamente perfeccionado para describir las relaciones conceptuales entre las cosas. (¡Toma ya la frase!) Charles Dodgson, quiero decir Lewis Carroll, veía a las nuevas y radicales matemáticas ilógicas y carentes de rigor intelectual. En "Alicia en el país de las maravillas (¿o matemáticas?), atacó algunas de las nuevas ideas que suponía como tonterías, utilizando una técnica familiar de las pruebas de Euclides, reductio ad absurdum, donde se prueba la validez de una idea llevando sus premisas a su extremo lógico.
Para Lewis que había ejercido como profesor de matemáticas en la Universidad de Oxford, no era difícil encajar sus ataques insertándolos en la narración aunque de manera muy criptica. Tenemos varios ejemplos, así cuando Alicia comparte el té con sus estrafalarios nuevos amigos, Carroll hace referencia a las matemáticas de William Rowan Hamilton, uno de los grandes innovadores del álgebra victoriana. El nombre del capítulo de esta escena, el 7, es el de “Una fiesta de té loca” (A mad tea-party). Por su título en inglés, el nombre en realidad se refiere a “t-party”, donde la t es el símbolo matemático de tiempo. Esto es así porque el tiempo es un gran ausente durante este pasaje en el libro. Además, Carroll mantiene a sus personajes del té moviéndose alrededor de la mesa, reflejando la manera en la que Hamilton lo hacía con los cuaterniones: un sistema numérico basado en cuatro términos.

Otro ejemplo matemático ocurre cuando Alicia se encuentra a la oruga sentada sobre un gran hongo y fumando de una hookah o pipa de agua, sugiriendo que las matemáticas sin rigor de Augustus De Morgan irritaban al autor. En este momento de la obra, Alicia intercambia comentarios referentes al álgebra, propuestas por De Morgan quien mencionaba que cualquier procedimiento era válido en tanto que tuviera lógica interna. Carroll muestra con esta escena que algo se ha multiplicado de la nada (porque mushroom, que en inglés es “hongo”, da lugar a mushroomed, que significa “multiplicar rápidamente” o “surgir como hongos”) y que está entorpeciendo las ideas de sus seguidores -en este caso, a los matemáticos-.

El cambio constante del tamaño de Alicia, la ingesta de hongos, el que la oruga le diga que “mantenga su temperamento”, la forma curva de la sonrisa del gato, el bebé que se transforma en un cerdo, todo esto tiene un fuerte simbolismo matemático y una estrecha relación con los estudios de la época sobre las álgebras, interesante, ¿verdad?




“El sombrerero dijo:
                —Podrías decir que “veo lo que como” es lo mismo que “como lo que veo”.
—¡Podrías también decir —agregó la liebre— que “me gusta lo que obtengo” es lo mismo que “obtengo lo que me gusta!”
                —¡Podrías también decir —agregó el lirón, quien parecía que hablaba en su sueño— que “yo respiro cuando duermo” es lo mismo que “yo duermo cuando respiro!”


Fuentes:

4 comentarios:

Montse dijo...

¡Guauu, qué interesante!
Siempre pensé que Alicia en el país de las maravillas era solo un cuento, con moraleja y mucha imaginación, como todos los cuentos, pero ni por un momento imaginé que estuviera hablando de matemáticas.
Ana, me has hecho un gran descubrimiento, estoy encantada.
Mil gracias y mil besos.

miquel zueras dijo...

La reina Victoria quedó encantada con "Alicia en el país de las maravillas" y pidió que le trajeran más libros de Lewis Carroll. Quedó sorprendida (y supongo que también desencantada) cuando le trajeron un tratado sobre algebra que Carroll escribió cuando era profesor de matemáticas en Oxford.
El lenguaje universal... qué pena que siempre se me han dado mal las matemáticas.
Saludos!
Borgo.

Carol Torrecilla García dijo...

¡Qué interesante, Ana!
Yo sabía que algo había de matemáticas en Alicia, pero nunca habría sabido qué exactamente sin este post.
Ha sido genial leerlo; así disfrutaré más la lectura del libro.
¡Abrazos, amiga!

Ana Bohemia dijo...

Hola Montse, encantada por haber contribuido a que a partir de ahora mires el cuento desde otra perspectiva.
Un besote
:D

Hola Miquel, no conocía esa anécdota e la reina Victoria, me parce que quedó algo decepcionada, jeje, no creo que se esperase ni mucho menos algo que no fuera una loca fábula. A mí las matemáticas se me atragantan también.
Saludos
:D

Hola Carol, eres muy culta Carol así que estoy segura que te iba a sonar la asociación de las matemáticas con el libro de Carroll.
Es una buena lectura amiga, aprovecha.
Besotes
:D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...