martes, 30 de mayo de 2017

Canarias

Campos Elíseos, Mansión de los Bienaventurados, Paraíso de los Elegidos, Islas Felices… ¿De dónde les viene el nombre a las islas Canarias?

El primer documento escrito con una referencia directa a Canarias se debe a Plinio el Viejo, que cita el viaje del rey Juba II de Mauritania a las islas en el 40 a. C. y se refiere a ellas por primera vez como Islas Afortunadas (Fortunatae Insulae).
Algunas teorías modernas relacionan el término Canarias con el etnónimo norteafricano Canarii, grupo bereber que se ubicaba en la zona noroccidental africana. De hecho, el propio Plinio menciona en otro texto a los Canarii, si bien relaciona este término con los perros.
El historiador José Juan Jiménez, del Museo de la Naturaleza y el Hombre de Tenerife, sostiene que: "Canarias debe su nombre a los cannis marinus, una especie de foca monje de gran tamaño que pobló las costas del Archipiélago hasta el siglo XV"


- La Isla de Gran Canaria se conocía como Tamarán que quiere decir País de los Valientes.
No existe unanimidad entre los historiadores sobre el origen del nombre de la isla o el de su calificativo. Está muy arraigada popularmente la teoría de que su nombre aborigen fuese Tamerán, Tamarán o Tamarant, traducido a veces como tierra de las palmas o más frecuentemente como país de valientes. Sin embargo, el origen prehispánico de dicho topónimo ha sido puesto en cuestión, ya que el nombre Tamarán aparece por primera vez en el siglo XIX, no constatándose su presencia en ninguna fuente clásica ni de la época de la Conquista, especulándose con la posibilidad de que Canaria sea la versión latinizada del verdadero nombre aborigen de la isla o de la etnia que la habitaba.


- La Isla de Lanzarote, los oriundos le decían Titerogakaet el vocablo aborigen parece que fue el empleado por los majos para referirse a la isla con anterioridad a su conquista. Se trata de un término de origen bereber que ha sido emparentado con el tuareg tetergaget, "la que está quemada", o bien con los vocablos titerok y akaet, que significarían "Montaña Colorada".

La explicación del nombre de la isla de Lanzarote es de las más claras y aceptadas de todos los topónimos del archipiélago canario. Existe consenso entre los historiadores en que el nombre procede del navegante genovés Lanceloto Malocello, quien la visitó por primera vez en el primer tercio del siglo XIV y de cuya presencia, al parecer, encontraron alguna huella los primeros conquistadores normandos: el castillo de Guanapay, el más antiguo de Lanzarote, se habría construido sobre una antigua torre edificada en 1312 por Malocello. La isla se denomina "Insula de Lançarotus Marocelus" en el primer portulano que recoge a las Islas Canarias más o menos en su forma actual, el del mallorquín Angelino Dulcert, de 1339. En otras cartas y mapas posteriores esta denominación sufre alteraciones fonéticas, pero no cabe duda de que el nombre actual deriva del ilustre visitante italiano que en su día recaló en ella.


- La Isla de Fuerteventura, también era conocida por los guanches como Erbania sería así la traducción al tamahaq (dialecto bereber) de Planaria o Planasia, de "la isla plana". Y es que recordemos que se ha entendido que Fuerteventura es la Planaria o Planasia de Plinio el Viejo.

Hace más de 2.000 años, Fuerteventura se llamaba Ninguaria y formaba parte de las islas Purpurarias. El geólogo y paleontólogo Francisco García-Talavera interpretó que cuando Plinio el Viejo se refiere a una gran isla con montañas cubiertas de nubes está hablando de Fuerteventura. Ninguaria, más bien nieves que son nubes.
La primera aparición de la isla en un mapa se remonta al año 1.339 d.c. Fue hecho por Angelino Dulcet y el nombre de la misma estaba escrito como “Forte Ventura”.
Todos están de acuerdo sobre la palabra “Forte/Fuerte” que significa fuerte, pero se discrepa bastante sobre el significado de Ventura... ¿Fortuna, Felicidad, Viento, Aventura?


- La Isla de Tenerife: los franceses apodaron a la isla de Tenerife, y así figura en algunos libros, la ínsula del Infierno por el temor al volcán Teide y sus frecuentes erupciones. El nombre actual, Tenerife, deriva de “Tener” que significa “Montaña de”, y de “Ife” que quiere decir “Blanca”, por lo que el significado de Tenerife se traduce como “Montaña Blanca”.

Son diversos los nombres que las distintas culturas han atribuido a Tenerife: para los guanches la isla recibía el nombre de Achined, Achinet o Chenet. Las descripciones romanas de las islas Afortunadas incluían una llamada Nivaria (del latín nix, nivis, nieve), que puede hacer referencia a las nieves posadas sobre el Teide. La mención escrita más antigua conocida de Tenerife es en la forma tenerefiz y data de alrededor de 1350, en una obra literaria titulada Libro del Conoscimiento. Sin embargo, los historiadores Juan Núñez de la Peña y Tomás Arias Marín de Cubas, entre otros, supusieron que el nombre de la isla podría provenir del legendario mencey guanche Tinerfe apodado —el Grande—, quién gobernó toda la isla en tiempos anteriores a la conquista de Canarias por parte de Castilla.


- La Isla de La Gomera, llamada así desde el siglo XIII. Hay muchas teorías sobre la procedencia del nombre Gomera. Algunas de estas teorías no tienen ningún rigor ni fundamento como la que dice que su nombre proviene de Gomer, nieto de Noé. La isla estaba poblada por los gomeros o gomeritas, indígenas de la isla.
Existen tres conjeturas para explicar la razón de este nombre: 1) Que viene de la palabra Ghomerah o tribu beréber que ocupó la isla; 2) Que procede de la palabra goma porque existían lentiscos que producían goma y, 3) Por un español de apellido Gómez que le puso su nombre.


-La Isla de Palma, conocida como Benahoave, es decir mi tierra, por los aborígenes, aunque Álvarez Delgado lo traduce literalmente por «el lugar de mis antepasados». En tiempo de la Conquista, estaba repartido en doce reinos o cantones: Aridane, Tihuya, Tamanca, Ahenguarame, Tigalate, Tedote, Tenagua, Adeyahamen, Tagaragre, Tagalgen, Hiscaguan (Tijarafe) y Aceró o Eceró. Los primitivos habitantes de La Palma eran los benahoaritas, auaritas o awaras.
Existen  documentos castellanos de 1418 en los cuales se nombra a la isla como Ysla de Las Palmas, posiblemente por las exóticas palmeras que proliferaban en la isla bonita. Son los Reyes Católicos los que le otorgan el nombre de San Miguel de La Palma a finales del siglo XV.

- La Isla de Hierro. El nombre de la isla, Hierro, a pesar de lo que uno puede pensar proviene del lenguaje aborigen Hero o Ecero “muralla rocosa” pero, durante la conquista, se transformó por similitud con la palabra castellana, Hierro. Sólo había un reino y se tienen pocos datos sobre los nombres de sus príncipes indígenas. En los tiempos de la Conquista, la isla estaba gobernada por el príncipe Armiche. Su población se hallaba diezmada por las incursiones europeas en la captura de esclavos.
En el texto de Plinio el Viejo (quien tomó como fuente a Juba II) suele relacionarse a la isla que aparece denominada como Capraria con el Hierro. En cuanto al término Capraria el debate gira en torno a tres teorías: la primera que identifican a capraria con el gran número de cabras presentes en la isla; la segunda habla de un error de transcripción, y dado que en la descripción que hace Plinio de la isla se dice poblada de grandes lagartos, puede que el término original fuera Sauraria; la tercera hace referencia a la existencia del etnónimo o nombre de tribu norteafricana caprarii, así como de los Montes Caprarienses.

---¡Feliz día de Canarias!---


Fuentes:

8 comentarios:

ana dijo...

Preciosa y completa información has dado con tu entrada sobre las Islas Canarias. Me ha ayudado a comprender que prácticamente no sabia nada sobre ellas. Gracias por culturizarme. Un abrazo

Mrs. Sofia dijo...

Siempre me gustó mucho la toponimia.
Aún no he visitado ninguna de las islas, pero al menos ahora conozco un poco de sus orígenes :)
Un abrazo!

miquel zueras dijo...

Una entrada muy interesante, veo que has puesto una foto de la laurisilva de Gomera que tanto me impresionó. Había leído otro teoría, que "Canarias" viene de "canes" por unos perros adiestrados para el combate (supongo que el dogo canario) que entrenaban los guanches.
Bueno, me has hecho venir ganas de preparar unas papas con mojo verde para cenar.
Besos!
Borgo.

Natalia Ortiz dijo...

Una buena forma de hablarnos de tu tierra en un día tan señalado :)
No tenía ni idea de los orígenes de sus nombres. Era algo que desconocía por completo, y la única que he visitado ha sido Tenerife, lugar que me encanta y que ojalá pueda visitar pronto de nuevo, pero no me importaría nada descubrir el resto de las islas.
Un beso Ana. Que disfrutéis de vuestro día

Cristina dijo...

Hola Ana! Qué curiosa e interesante esta entrada, mo conocía el origen, y aún me falta por visitar alguna de sus islas, seguro que cuando vaya recordaré lo que nos has contado!
Me ha gustado mucho tu blog, me quedo encantada por aqui, y si te apetece te invito a conocer el mio
Besos

Raquel dijo...

Una entrada genial y muy completa.
Vivan las islas Canarias!
;)

Ana Bohemia dijo...

Hola Ana, un placer dar a conocer mas cosas sobre mi tierra, hay muchas cosas que me gustaría compartir, lo haré poco a poco. Gracias por visitar mi blog.
Un abrazo
:)

Hola Mrs. Sofía, te invito a venir cuando quieras, yo también tengo que conocer algunas islas de mi archipiélago, pero te aseguro que son unas islas muy bonitas y con una variedad de paisajes impresionante.
Un abrazo
:)

Hola Miquel, tú ya conoces algunos paisajes canarios, si, la laurisilva gomera, aquí en Tenerife tenemos algunos bosques así, sobre todo en la zona de Anaga, pero no tan impresionantes como los gomeros. Que rico el mojo con las papitas arrugadas, una exquisitez, y que bien sienta.
Un abrazo
;)

Hola Natalia, pues ya sabes, te quedan muchas mas islas por descubrir, una buena excusa para volver a Canarias. Gracias por la felicitación.
Un besote
:)

Hola Cristina, gracias por visitar mi blog, vuelve a verme cuando quieras, encantada pasaré por el tuyo.
Un abrazo
;)

Hola Raque, ¡viva!
Besos
:D

Carol Torrecilla García dijo...

Muy bonito todo lo que cuentas, y también interesante, Ana, como deben ser las propias Islas... Dan ganas de ir a visitarlas...
Os felicito de nuevo, esta vez tardíamente, y te doy las gracias por contarnos tantas cosas bellas...
No me cabe duda de que sois afortunadas.
Con muchísimo cariño:
Carol
Abrazos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...