martes, 5 de mayo de 2015

Ardores rebeldes

Su vida era una carrera pero no siempre de obstáculos como creía, a veces de cien metros lisos, despejados metros para batirse a duelo contra el mundo y sus emociones. ¡Pobre niña rebelde!, cómo corría huyendo de sus pecados y siempre acababa tropezando consigo misma.
Cada noche sentía esa llamada, la de la delincuencia, la de la adrenalina, la de la libertad.
Libre, se creía libre, libre para reír o llorar, libre para dejarse llevar, por las emociones o por las frustraciones, por la tristeza, por la rabia, esa rabia roja y caliente de una niña deseosa del afecto de unos padres esquivos que sólo la miraban cuando era mala, cuando la ruindad la desfiguraba o la traía de vuelta a casa en un brillante coche policial. Ella lloraba con el alma pero ellos no veían sus lagrimas, pasaban desapercibidas, sólo lo notaban cuando su agresividad la hacía perder la compostura, cuando la crueldad la derrotaba, así que la pobre niña rebelde enfiló el camino de la perversión, del robo, del desenfreno.
No tuvo noches de calma, tampoco las quiso, empeñada en llegar más allá del límite. Era entonces cuando más que habitar un cuerpo lo que hacía era sostener una percha, algo despojado de armazón, desarmado. Borracheras, peleas, asaltos, velocidad, caras y pieles. Noche tras noche rebullía en una tormenta de emociones que la sacudían, que la sacaban aún más de sus centros, que la catapultaban hacía un campo de espinas. Sobrevivía tras una impostada máscara de falsa autoestima, de repelente narcisismo e inestabilidad amorosa. Nunca lo habría reconocido pero su tabla salvadora era Joe al que ella trataba muy mal y quien le ayudó a solucionar todas sus dudas existenciales mirando una película de Woody Allen. Él siempre parecía entregado a ayudarla y animarla, incapaz de percibir como era ella en realidad: tóxica, a veces amable y complaciente, casi siempre mentirosa y manipuladora, le divertía destruir, pero aún más destruirse con sus enfados. Ella se aprovechaba sólo para llamar la atención, hasta que a los demás le empezaron a aburrir sus conductas, a verlas venir. Eso la enfadaba, la irritaba. Ya no existía el factor sorpresa ni el elemento escandaloso, hacía falta un ingrediente nuevo, algo cáustico, algo definitivo.
Se lo tomó como un juego, encontró la pistola y se la llevó a la cama, Joe llegaría en cinco minutos como cada noche para una nueva sesión de roces y fricciones bajo el edredón. Estaba segura de que él se dejaría convencer, cediendo a sus caprichos mas retorcidos se sometería a sus deseos porque los dos viajaban en la misma vagoneta vertiginosa del amor y el sexo.
Acarició el arma sintiendo ese ardor interno e insoportable de la ira, ese elemento que como le recordaba su psiquiatra era capaz de dar calor y de arrasar lo que encontrara a su paso. Tuvo un presentimiento al que prestó toda su atención. ¿Qué dirían sus padres si…? Ella cerró los ojos y viajó hacía el futuro, adelantándose a algo que iba a ocurrir en menos de cinco segundos. Lentamente abrió los ojos con una expresión tosca. Dudó, pero las balas, todas, se quedaron en la recámara.
Poco después Joe entró desmañadamente por la ventana después de trepar dos pisos para precipitarse sobre aquella boca que lo recibió con algo más que efusividad, boca que le advirtió con una mueca perturbadora pero tentadora que para esa noche había preparado un juego muy especial. Y al oírse sintió un calor inusual atravesar su cuerpo, puede que fuera por la combustión final del alma, quizá sólo fueran las ganas.
Calculadamente le tomó por el pelo apartándolo de su boca con un suave empujón. Él siguió el rastro de aquel aliento como un perro sabueso, intentando que ella no le dejara con la miel en los labios, claro que ella tenía otra idea.
       –Joe… –dijo, y sacó la pistola del bolsillo trasero de su pantalón que colocó sobre la sien del chico–: ¿Alguna vez has oído hablar de la ruleta rusa?




Música: Gold Guns Girls– Metric

6 comentarios:

amparo puig dijo...

¿Cómo que no hay comentarios? ¿Cómo que el mío es el primero? Pues me lleno de orgullo. Primoroso texto, excepcional, bordado hasta que sentimos conocer a esa pobre chica rebelde. Buenísimo, Ana, sencillamente buenísimo. E hilado con perfección.

miquel zueras dijo...

Enhorabuena, veo que dominas a la perfección el género negro. ¿Escribirás más relatos con este personaje?
Yo prefiero la ruleta rusa gastronómica de los pimientos del Padrón "Unos pican, otros non" uno de cada diez más o menos.
Saludos!
Borgo.

Montse Martínez Ruiz dijo...

¡Gauuuu, es genial!
Es un gran relato, corto e intenso. Has descrito el personaje con gran maestría, lo has llevado al límite y terminas el relato con una brutal pregunta, dejándonos con el alma en vilo, eso, Ana, es escribir y lo demás son pamplinas.
Te felicito, me ha encantado.
Muchos besos.

Ana Bohemia dijo...

Muchísimas gracias Amparo por tus palabras, me animas a seguir escribiendo, es un placer que te haya gustado mi texto.
Un abrazo enorme.
:D

Gracias Borgo, quisiera escribir mas cosas sobre niñas rebeldes a ver si me llega la inspiración y saco tiempo.
En cuanto a la ruleta rusa gastronómica creo que yo también me apuntaría, jaja, ya sería mala pata que me tocara el que picara, ¿no?
Saludos
:D

Eres un encanto Montse, gracias infinitas por tu comentario sobre el relato, me ha cargado las pilas y llenado de buen humor.
Muchos besos para ti y un abrazo grande.
;D

Carol Torrecilla García dijo...

Hola, Ana:
Un relato excepcional. Podía ver a la chica y la conocía, podía estar en su piel y ver a sus padres, sentir sus reproches y huir de todo lo que escapaba. Increíblemente bien captada la personalidad. Te admiro tanto.... Me vas a tener que dar clases on line.... =)
Abrazos:
Carol

Ana Bohemia dijo...

Muchas gracias Carol, eres mi mejor fan, siempre me animas mucho y me alientas a seguir juntando letras. Lo de las clases serán mutuas, así yo aprendo de ti y tú de mí nuestros trucos literarios.
Besos
:D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...