miércoles, 23 de abril de 2014

Flanagan

Nuestro protagonista es Juan Anguera, alias Flanagan, Johny Flanagan, un adolescente que ha montado una agencia de detectives en el almacén del bar de sus padres.
Vive en un barrio periférico de Barcelona, depauperado y algo peligroso. Según Flanagan sus padres tienen más vocación de camareros que de padres y eso le deja bastante libertad de movimientos. Su hermana Pili, que asume voluntariamente el papel de secretaria de la agencia, le ayuda en sus investigaciones.
Anguera tiene tendencia a enamoriscarse de las chicas que se cruzan en su camino: Clara Longo, Carmen, Nines...
Su mejor amigo es Ramón Trallero, alias Charche, Charcheneguer.
Con el pelo revuelto, se viste habitualmente con chándal y lleva zapatillas baratas (sus amigos suelen decir que más que vestirse, se tapa). A medida que crece se va refinando un poco y hasta se peina.
Empezó realizando pequeñas investigaciones para conseguir algo de pasta con que pagarse los caprichos que sus padres no le podían dar. Ahora, armado con un magnetófono, una cámara de fotos y con un Magnum (bueno, en realidad es un gran tirachinas metálico), elabora dossiers sobre las chicas y chicos más deseados del colegio y resuelve los casos que le encargan sus amigos y compañeros, desde encontrar perros desaparecidos hasta investigar hermanos problemáticos, pasando por recuperar bebés robados. A veces colabora con la policía o detectives privados para resolver casos de mayor envergadura.



Su primera aventura se desarrolla en el año 1986, Flanagan tiene 13 años y estudia 8º de EGB. Punkies y heavies, tecnos y breaks se reparten el barrio. Litronas, jeringuillas y navajas decoran el paisaje de fondo. Tocadiscos, cassetes y walkmans emiten la música de Hombres G y Billy Ocean.
En 2006 han pasado 20 años, pero Flanagan sólo ha crecido cinco, ahora tiene cámara digital, prismáticos de visión nocturna, móvil, ordenador e internet. La música de Lenny Kravitz suena en los equipos estéreo de los amigos pijos de Nines.

LOS AUTORES:

Andreu Martín (1949) comenzó a escribir guiones de tebeos desde muy joven, continuando esta labor en las editoriales Bruguera y Grijalbo tras licenciarse en Psicología en 1971. A lo largo de su carrera, además de guiones para tebeos, ha escrito teatro, guiones de televisión y cine, ha trabajado como director cinematográfico y ha colaborado en numerosos periódicos y revistas como por ejemplo Destino, Cambio 16 y El Jueves entre otras. Es bien conocido por su personaje Flanagan, en sus publicaciones de novelas policiacas juveniles escritas en colaboración con Jaime Ribera.
Es autor de novelas policiacas para jóvenes y adultos.
En 2001 obtuvo el premio La sonrisa vertical con Espera, ponte así y en 2002 fue el ganador del XXXIV Premio Ateneo de Sevilla por su novela Bellísimas personas.
Jaume Ribera (1953) Escritor y guionista comenzó su carrera realizando cómics para Bruguera. Tras realizar multitud de colaboraciones en revistas y tebeos, comenzó a trabajar con Andreu Martín en la serie de novelas juveniles protagonizadas por el detective Flanagan
Ribera ha ganado premios como el Nacional de Literatura Juvenil o el Columna Jove.

Los autores concibieron la serie de Flanagan durante una comida en el restaurante Esterri de Barcelona. Conversaban sobre las novelas policiacas y de aventuras de su juventud con protagonistas adolescentes y preguntándose que echaban de menos en estos libros comenzaron a escribir el guión de "No pidas sardinas fuera de temporada".

TÍTULOS DE LA COLECCIÓN:



-No pidas sardina fuera de temporada ((No demanis llobarro fora de temporada, 1987): Juan Anguera (alias Flanagan) es un detective privado. Muy privado. Privado, por ejemplo, de la libertad de movimientos de sus colegas adultos. ¿Tuvo Philip Marlowe alguna vez que retrasar la detención de un criminal porque tenía un examen? ¿Le ordenaba la madre de Sam Spade a su hijo, cuando éste estaba con un cliente, que se lavara las manos? Todo esto y más cosas le pasan a Flanagan.

-Todos los detectives se llaman Flanagan (Tots els detectius es diuen Flanagan, 1991): No se puede ser detective y llevar una vida tranquila. Si no, que se lo pregunten a Flanagan. El pinchos del instituto lo quiere obligar a conseguir fotos interesantes de una chica muy atractiva. Una compañera intenta robar para poder contratarlo... Muy pronto Flanagan se encontrará buscando un bebé desaparecido y enfrentándose a una red de delincuentes por un camino que va desde los peores barrios a las zonas más lujosas de Barcelona. Compañeras de viaje: la morenaza Carmen y la sofisticada y riquísima Nines. Las dos le gustan y escoger no es fácil... Todo junto, una serie de conflictos que le harán perder la tranquilidad, pero no el sentido del humor.

-No te laves las manos, Flanagan (No te'n rentis les mans, Flanagan, 1993): Hay ciertas bolsas de basura que contienen cosas realmente interesantes y Sibila, adivina que lee las manos y Flanagan lo saben. ¿Y recordáis a Carmen, la antigua novieta de Flanagan? Ahora le pide ayuda para un amigo suyo gitano que se ha liado en una historia de asesinato... y esta vez, Flanagan no se lava las manos.

-Flanagan de luxe (Flanagan de Luxe, 1994): Vuelve Nines, ¿la recordáis? Y más bella que nunca. Y dice "Flanagan, tienes que hacerme un favor" y Flanagan, claro, ¿qué tiene que hacer? Y ya volvemos: peligros en abundancia y carreras desesperadas. Una pareja de traficantes de drogas de diseño, una pareja de guardias civiles enfadadísimos, un grupo de pijos sin escrúpulos. Y Flanagan en una moto sin saber conducir (¡no lo probéis nunca!), y en velero sin saber cómo funciona... ¡y suerte que sabia nadar! Suerte, porque si no, no lo explica. En ésta aventura, os encontraréis a Flanagan en el peor momento de su vida. Garantizado: ¡es un Flanagan de luxe!

-Alfagann es Flanagan  (Alfagann és Flanagan, 1996): Son los Cuerpos diez: Blanca, Nieves y Vanesa. Un día, Nieves desaparece y su padre le pide a Flanagan que la busque. ¿Pero qué se esconde tras la desaparición? Enfrentado con la enérgica Blanca, asediado por la histérica Vanesa, entorpecido por un grupo de pequeñajos, perseguido por un Charcheneguer decidido a convertirse en su mejor amigo (aunque sea a mano armada) y asustado al descubrir cosas que tal vez hubiera preferido no saber nunca, a Flanagan sólo le faltaba que su propio padre le encargara otro caso.

-Flanagan Blues Band  (Flanagan Blues Band, 1997): Un detective profesional que le ofrece trabajo a Flanagan, una chica misteriosa que va de femme fatale, un asesinato terrible e incomprensible, que es como un eco en el presente de una historia espantosa que conmovió al barrio hace ya un montón de años... Y aún hay mucho más: Flanagan obligado a actuar con su incompetente Flanagan Blues Band delante del público más bestia de toda la historia del rock and roll.

-Flanagan 007  (Flanagan 007, 1998):  Aquel martes, primer día de clase después de la Semana Santa, no fui al colegio. Ni el miércoles, ni el jueves, ni el viernes. Estaba demasiado ocupado, salvando la vida de mi hermana. Pili se había enamorado y de rebote había decidido colaborar en una ONG. Hasta aquí todo coser y cantar. Después, Pili secuestrada, yo de agente secreto hacia Madrid a rescatar mí querida hermanita, y por el medio una fantástica pelirroja que huye de su familia.

-Flanagan, sólo Flanagan (Només Flanagan, 2000): Flanagan ha cometido un error: enfrentarse a Mateo Mas, compañero de clase, rebelde sin causa conocida, delincuente precoz y feroz decidido a quemar su vida como antes. Los compañeros de clase tiemblan de emoción imaginando la próxima pelea. Flanagan sabe que tiene las de perder. Pero al mismo tiempo, no puede evitar sentirse intrigado por las razones suicidas de Mateo...

-Los vampiros no creen en Flanagans  (Els vampirs no creuen en Flanagans, 2002): ¿Vampiros? ¡Venga ya! Flanagan no cree en vampiros. Por lo menos, cuando luce el sol y los pájaros cantan en los árboles. Pero... ¿de noche, solo en un castillo en ruinas, en un condado famoso por su cosecha de cadáveres desangrados? Añadid a esto una serie de crímenes desconcertantes, un pijo que le quiere quitar la novia, un bisnieto de vampiros, un chatero misterioso y un cursillo acelerado de esquí y entenderéis por qué, ésta vez, Flanagan necesitará mucho ingenio para salirse.

-El diario rojo de Flanagan (El diari vermell del Flanagan, 2004): Éste diario existe gracias a Carlota, una amiga que conocí en el metro. Me dijo: "¿Qué te parece si ponemos nuestras experiencias sexuales por escrito en un diario?". En aquel momento, yo no habría podido imaginar que aquella idea diera para tantas y tantas reflexiones. Éste no es un libro en el que se diga lo que tenéis que hacer, ¡Dios me libre! Éste es un libro que os invita a pensar en ello.

-Yo tampoco me llamo Flanagan  (Jo tampoc em dic Flanagan, 2005): Han llegado las vacaciones, las clases se han acabado y tanto Flanagan como Nines tienen ganas de descansar y preparar la noche de San Juan. Pero una visita inesperada del detective Oriol Lahoz acompañada de un encargo para encontrar a un niño magrebí desaparecido y el padre de Flanagan presionando para que lo ayude en el bar harán que el principio de las vacaciones sea todo lo contrario de lo que se imaginaba. Charcheneguer pidiendo ayuda porque se ha metido en un buen lío, la relación con Nines que parece que cuelga de un hilo, los pijos que no le dejan en paz y unas joyas robadas vuelven a poner a prueba al joven detective.

-Mucho morro, Flanagan, 2006 - Inédita en papel, disponible on-line. Sobre como fueron los inicios de Flanagan tal y como le conocimos, vendedor de versos y algo atracado con el dinero.

-Flanagan Flashback (Flanagan Flashback, 2009): En esta nueva entrega, laten todas las constantes que deberían hacer de Flanagan lectura imprescindible. El joven investigador busca al culpable de un asesinato, y con cada pista se sumerge en una trepidante aventura que coloca en una encrucijada su vida sentimental, familiar y profesional.

Para mí no existe saga de libros juvenil mas divertida que esta. En mi adolescencia Andreu Martin y Jaume Ribera me despertaron el amor a la lectura enganchándome al buen humor de sus letras.  A día de hoy todavía repaso los libros que tengo en mi estantería y los ojeo un poquito sólo para soltar alguna que otra carcajada. Y es que nuestro detective Flanagan se mete en unos líos muy divertidos y extravagantes.
Tras el humor se esconde toda una importante crítica social, con ricos, pobres, pijos, currantes, camellos, pederastas, chantajistas, secuestradores, maltratadores, inmigrantes y asesinos. Con usos de novela negra (aquí algo desteñida) esta colección hará pasar un gran rato a pequeños y mayores, especialmente si agradeces las situaciones cómicas.

¡Feliz día del Libro!

Fuentes:
Iflanagan.com y Espacio Flanagan
Lecturalia

Google imágenes

7 comentarios:

roberto dijo...

Ana. Claro que sí!, feliz día del libro y porque no el de los lectores que son los disfrutan de ellos y se enganchan en increibles aventuras e intrigas a través d sus páginas.
Interesante éste Flanagan.
Un fuerte abrazo.

amparo puig dijo...

Lo conocía, Ana, pero no lo he leído nunca. Ahora bien, si es para echarse unas risas, que falta me hacen, creo que voy a ir a por él. Hoy es San Jordi y todos estamos pensando en libros; sin embargo, curiosamente, ayer por la tarde fui a una de las bibliotecas municipales de mi ciudad, y... ¡estaba cerrada! por vacaciones. Así van las cosas en este país...

Ana Bohemia dijo...

Hola Roberto, ¡Feliz día del Libro! Y digo libro en general, de cualquier tipo, de aventuras, romance, filosófico, infantil, humorístico, no hay limites para disfrutar de las historias que encierran.
Flanagan esta relacionado con mi adolescencia y por eso le tengo cariño a estos libros.
Un fuerte abrazo
;)

Hola Amparo. ¡Feliz día del Libro! Risas, buen humor, un poco infantil si que es, pero nos sirve para la risas sanas sin mas pretensiones.
Es curioso, sería como cerrar una jugueteria el día antes de Reyes, creo que sería desaprovechar el momento.
Saludos
:)

Montse dijo...

Interesante propuesta literaria para un feliz día del libro, porque no hay nada como echarse unas risas que te hagan ver la vida mucho más agradable.
No sabía nada sobre esta colección, ni sobre el personaje de Flanagan, aunque me suena eso de "Todos los detectives se llaman Flanagan" imagino que por aquellas fechas estaba ocupada en ser madre trabajadora con poco tiempo para la lectura ¿1991? ¡jolín, como pasa el tiempo!
Un beso y gracias por tanta y tan buena información.

Ana Bohemia dijo...

Hola Montse, el humor es fuente de salud. Esta lectura es juvenil, te trasportara a la época del acné y las carpetas, pero eso sí, pasarás un buen rato, eso seguro.
Madre trabajadora que se ocupaba de comprar los libros de lectura obligatoria, jaja, pues a lo mejor tienes ese libro por casi y ni lo sabías.
Un beso grande, ¡gracias por la visita!
:D

Alury dijo...

Yo últimamente estoy profundizando en el mundo de los detectives, pero he de reconocer que en el colegio leí mucho a Agatha Christie y le tengo mucho cariño a Hercules Poirot :D

¡Feliz día del libro para ti también! (un poco atrasadillo, esto de los exámenes absorbe mucho)

Un beso!

Ana Bohemia dijo...

Hola Alury, ¡feliz día del Libro! Poirot y sus células grises siempre fue el mas carismático de los detectives. Yo también he leído mucho a Agatha, tanto que hasta me ha inspirado historietas.
Un beso, y ánimo con los estudios.
;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...