martes, 20 de agosto de 2013

Refugio de sol y letras

Me gusta leer, soy una buena consumidora de libros. Pero cuando llega el verano mi gusanillo por las letras aumenta, se dispara, y hasta se desata. Normalmente repaso algunos de las novelas leídas hace años con la ilusión de que, en la madurez del tiempo, despierten en mí nuevos sentimientos…
Jane Eyre, Lo que el viento se llevó, Rebeldes, Las cenizas de Ángela, son algunos de los títulos que normalmente caen. Sin embargo, ¡me apetecía hacer algo diferente!, ponerme un reto, cumplirlo, llevarlo a cabo…
Este verano tenía que leer esos libros que andan por casa olvidados, despreciados, relegados al polvo de una estantería sombría esperando su oportunidad de ser leídos, su oportunidad de ser descubiertos.
No tardé mucho mas en decidirme, ni en ponerme manos a la obra con esos ejemplares que a veces por pereza y otras por resistencia siempre se habían quedado ahí, huérfanos de un lector. Me sorprendió… no sabía que hubiera sido tan indiferente con tantos títulos como encontré. Y en seguida, en mi refugio de sol, al amor de la cálida brisa veraniega, me vi acudiendo a esa cita diaria con todas esas historias a las que yo jamás había hecho caso.
Historias divertidas unas, crueles otras, descarnadas algunas, enrevesadas las menos, las mas lineales, epistolares e incluso gráficas. ¡De todo!, encontré de todo en esos libros nuevos y sin embargo viejos.
Hoy, comparto contigo algunas de mis impresiones de esos libros.
“Aún es de día” de Miguel Delibes. “La vida de Pi” de Yann Martel. “El lápiz del carpintero” de Manuel Rivas. “Chesil Beach” de Ian McEwan. “Viajes por el Scriptorium” de Paul Auster. “Cometas en el cielo” de Khaled Hosseini. “Nina, diario de una adolescente” de Agustina Guerrero. “El cartero siempre llama mil veces” de Andreu Martin y Jaume Rivera. “El bolígrafo de gel verde” de Eloy Moreno. “El peregrino de Compostela”  de Paulo Coelho. “La emperatriz tras el velo” de Indu Sundaresan. “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel. “Intruso en el polvo” de William Faulkner. “Querida Mathilda” de Susanna Tamaro. “La trilogía de Nueva York” de Paul Auster.




















5 comentarios:

roberto dijo...

Ana he leído un par de titulos que nombras. A mi me pasa al revés cuando llega el frío me invita la lectura, es cuando revuelvo la biblioteca buscando algun libro perdido que quedo sin leer o alguno que quiero volver a releerlo.
Me parece excelente no perder la costumbre de tomar un libro entre las manos y dejar un poco de lado la tecnología de los libros por internet.

Un fuerte abrazo.

lopillas dijo...

Acabo de terminar cometas en el cielo, es dura pero me gustó mucho.
Yo lo que hice para las vacas es pertrecharme de libros prestados por amigas. Lo de la biblioteca me estresa un poco con tanto plazo de entrega y lo de comprar va a ser que no, tal como está la cosa.
Vivan las amigas :)

Ana dijo...

Hola Roberto, tienes razón, el frío invita a la lectura, buscar un sitio agradable, calentito y a disfrutar de un buen libro. La tecnología es práctica pero me cansa mas, supongo que porque con un libro de papel sabes cuanto has avanzado y cuanto te queda para concluir. Me gusta leer en verano por la luz natural, leer a la luz del día y no bajo una lampara, pero en realidad disfruto de la lectura en invierno, en primavera, en verano y en otoño, es uno de mis pasatiempos favoritos.
Un fuerte abrazo Roberto.
:)

Hola Lopillas, me gustó Cometas en el cielo es una novela dura pero muy emotiva, me agradó. Que bueno que tengas amigas que te presten libros, es mejor así, lees las historias que quieres, y si te gustan ya puedes pensar en comprarlas, pero comprar sin saber si te va a gustar la lectura hoy en día como que no, ¿verdad? no esta la cosa para gastos impulsivos. Es cierto que con el plazo de 15 días te agobias un poco y no disfrutas igual, y en verano no apetece estar con estreses, ¿eh?
Un abrazo
;)

Raquel dijo...

Madre mía... qué brutica eres, niña...
Algunos me los he leído, otros los tengo pendientes, otros no creo que me anime a no ser que... me de por ahí, ese Faulkner es un poco farragoso me parece... Pero coincido en tus valoraciones, Aún es de día me pareció una novela muy buena, me gustó mucho, igual que La vida de Pi.
Abrazos, y con tanta lectura ¿has dejado alguna para el otoño?
:)

Ana dijo...

Hola Raque, no me temo, jaja, pero tampoco me he dejado los ojos ni nada... de momento descansaré para rumiar lo leído.
Besos ¡¡¡y muchos libros!!!
:D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...