sábado, 23 de junio de 2012

El hombre invisible

Escrita en 1897, poco después de «La máquina del tiempo», El hombre invisible cuyo personaje central ha alcanzado -como Drácula o Frankenstein- un lugar en el imaginario del mundo moderno da forma definitiva a uno de los motivos que habrían de cobrar más relieve, y en cierto sentido hacerse pavorosa realidad, en el siglo xx: el del uso irreflexivo e inescrupuloso del conocimiento científico y las consecuencias nefastas de ponerlo al servicio de causas egoístas o espurias.

El hombre invisible (The Invisible Man) es una famosa novela de ciencia ficción escrita por H.G. Wells.
La novela de Wells fue originalmente publicada por capítulos en la revista Pearson's Magazine en 1897 y publicada como novela el mismo año.
El hombre invisible del título es Griffin, un científico que teoriza que si se cambia el índice refractivo de una persona para coincidir exactamente con el del aire y su cuerpo no absorbe ni refleja la luz, entonces no será visible. Griffin logra llevar a cabo este proceso consigo mismo, pero luego no consigue volver a ser visible, llegando a un estado mental inestable como resultado.

-Algunas secuencias de “The Invisible Man” película del año 1933-

“EL HOMBRE INVISIBLE”
H.G.Wells

Clásico de la ciencia ficción, el libro se centra en una idea interesante y atractiva: el poder de la invisibilidad. ¿Cómo sería ser invisible? ¿Qué cosas podríamos hacer si nadie nos viera? ¿Tendríamos impunidad, seríamos imparables?
El protagonista –sociópata en potencia, ambicioso y sin escrúpulos- teoriza sobre esta idea. Su propósito: hacer un gran descubrimiento que le reporte fama y riqueza…
Con el dinero robado a su padre investiga durante años hasta que, por fin, pone en práctica su idea; primero con objetos, luego sobre seres vivos (una gata), y finalmente utiliza el experimento sobre si mismo. Piensa que todo son ventajas, no evalua la parte negativa, pero pronto se topará de bruces con ella. Incapaz de retornar a su estado normal y convertido en un ente furioso y cruel, Griffin vagará por ahí, entendiendo que no hay nada sencillo en ser invisible. Aislado, acosado, incapacitado para comunicarse, su deterioro mental se irá haciendo evidente. Así pues sólo podrá hacer una cosa. Armado de vendas, gabardinas y embozos, marchará hasta un pequeño pueblo en donde poder trabajar tranquilo sobre sus libros en busca de una solución… pero allí no encontrará ninguna paz… sino todo lo contrario. Todos recelan de él. Todos saben que el extraño oculta algo…
Me ha gustado este libro, no es de los mejores de H.G. Wells pero se deja leer. A mi parecer el comienzo es algo flojo, no nos mete del todo en situación, aunque si logra que sintamos la agonía y el agobio del protagonista por ser acosado y espiado por los de la posada, tan cotillas y curiosos. Wells logra que no sintamos pena por el hombre invisible, ¡no podemos!, aunque sí consigue trasmitirnos la furia y el egoísmo del protagonista, al que la sociedad le desborda e irrita y le acorrala. Y él, claro, quiere tomar venganza.
El libro se pone mejor con la aparición de Kemp, viejo amigo de Griffin, (el único que conoció su rostro). La mejor parte es cuando el hombre invisible le cuenta a su viejo compañero la historia de su invisibilidad y su odisea.
Sólo puedo decir que la historia es magnífica, la idea interesante, el tono sencillo y ágil, además no le pesan los años, es completamente actual: un hombre con una mente brillante, corrompido por el odio y la ambición…  En definitiva Wells sabe como enseñarnos que algo seductor puede no serlo tanto, es más, que puede convertirse en una terrible pesadilla, algo enloquecedor.
Y de esto habla el libro: la corrupción del hombre ante el poder, los peligros de la ciencia, quizás, tal como he leído por ahí: la idea de la invisibilidad cómo una metáfora sobre la soledad del individuo… Y si, puede ser terrible sentirse solo, despreciado e incomprendido.
Puedo imaginar lo terrorífica que tuvo que ser esta historia para los lectores de finales del siglo XIX… pero para nosotros, curtidos lectores del siglo XXI, no. Tal vez inquiete un poco la idea, pero no te provocará pesadillas.  
Así que te lo recomiendo.

(…) “La noche fue de torturante angustia, mareos y desmayos. Apreté los dientes cuando mi cuerpo comenzó a arder, y permanecí como muerto. Comprendí entonces porque el gato había empezado a aullar de aquel modo hasta que lo cloroformicé. Afortunadamente yo vivía solo y desatendido en  mi habitación. Hubo momentos en que gemí, sollocé y hablé en voz alta. Pero permanecí firme… Perdí el sentido y desperté agotado en medio de la oscuridad. El dolor había cesado. Pensé que me estaba matando, pero me era indiferente. Nunca podré olvidar aquel amanecer y el extraño horror de descubrir que mis manos se habían trasformado en algo parecido al cristal y de observar cómo se iban haciendo más y más trasparente según iba avanzando el día, hasta que, al fin, pude ver a través de ellas el terrible desordén de mi habitación, a pesar de cerrar mis párpados, también trasparentes. Mis miembros se hicieron cristalinos, mis huesos y las arterias se desvanecieron y los pequeños nervios blancos fueron los últimos en desaparecer. Rechiné los dientes y lo soporté todo hasta el final… Por fin sólo quedaron de mí las sombras blancas y pálidas de las uñas y la mancha marrón de algún ácido en mis dedos. Intenté ponerme en pie. Al principio me sentí tan inútil como una criatura enfajada. Tenía que valerme de miembros que no veía. Estaba muy débil y tenía mucha hambre. Anduve unos pasos y me quedé mirando a la nada que se reflejaba en el espejo…, la nada, excepto allí donde aún se veía la sombra, más borrosa que la niebla, de un pigmento, tras la retina de mis ojos.”

Fuentes: Lecturalia.com. Wikipedia. Google imágenes.

5 comentarios:

Prometeo dijo...

Grandisima novela y muy buena plicula, la clasica y orignal, por supuesto. Pocas veces la CF se ha tratado tan bien de forma tan rredonda como Wells es esta novela, que apra mi casi es la mejor. Un abarzo.

Carol Torrecilla García dijo...

Es que Wells siempre ha sido un gran genio.....Me lo apunto para leerlo. Mi lista de pendientes ya es interminable. Eso me encanta...XD
Besos.

Ana dijo...

Hola Prometeo, por supuesto que sí, si pensamos en Ciencia ficción sólo se nos viene a la mente H.G.Wells, es una asociación inmediata.
Me gustó leerla , la verdad, pero prefiero "La máquina del tiempo"
Gracias por tus visitas y por comentar.
Un abrazo grande
:)

Hola Carol, a mí me encanta que te encante tener nuevos libros que leer, esta lista de libros pendientes no va a cabar nunca, ¿eh?, jeje, pero eso es bueno, muy bueno.
Un abrazo enorme y gracias por seguir asomandote a este pequeño mundo....
;)

Raquel dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, opino lo mismo sobre el inicio, algo flojo, incluso algunas partes también muy flojitas, pero la idea es muy buena. Ciencia ficción en letras grandes.
Un beso.

Ana dijo...

La idea es estupenda, además esta bien desarrollada, (a pesar de algun fallito) y es pura ciencia ficción. Por eso en mi opinión es un libro muy recomendable.
Un beso y gracias por tu opinión.
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...