lunes, 8 de junio de 2009

En la Luna

Todo hombre es como la Luna: con una cara oscura que a nadie enseña.

(Mark Twain)

Siempre me ha fascinado la Luna, tan enigmática y lejana, allí, observándonos con su media sonrisa desde el cielo. Me gusta porque cuando era mas joven me decían que siempre estaba en ella, y aún ahora, a veces, me gusta darme un paseo por allí cuando nadie me ve. Supongo que estar en la luna no es siempre malo y no significa que seas una despistada que sólo piensa en nubes y pajaritos de colores (a lo mejor si, no sé). A veces me apetece más estar en las nubes, en la luna, que aquí abajo, donde a menudo todo es gris, asfixiante y rutinario.

Si tuviera que elegir un astro del cielo como mi favorito no tendría duda. La luna es esotérica, mística y extraña, hay algo oculto que no vemos de ella, esa cara que nunca muestra, ¿qué habrá allí detrás? Eso me da que pensar, quizás todos tengamos doble cara aunque no lo reconozcamos. La luna nos deslumbra, nos pone románticos, ¿o quien no conoce esa expresión de “Te bajaría la Luna y la colocaría a tus pies si me lo pidieras”? Bueno, literalmente sería algo un poco, (bastante), imposible pues su diámetro es de 3.476 km, así que es mejor que no te lo coloque a los pies.
Si vendieran la Luna en quesitos me gustaría una porción, pero me temo que el pedazo estaría un poco seco pues en la Luna no hay agua, además ¿a que sabría?, a roca fosilizada mas vieja que el mismo mundo, pero claro es que la luna no es precisamente comestible. Eso de que es de miel sólo es un dicho.
Además, ¿sabes que la Luna ya tiene dueño? Pues sí, se llama Jenaro Fajardo Vera, un abogado chileno que en 1953 registró la propiedad de la Luna pagando 42,000 pesos de la época por ella. La escritura se oficializó el 25 de septiembre de 1954 en el Conservador de Bienes Raíces de la ciudad de Talca. Existe la leyenda urbana de que el presidente estadounidense Richard Nixon tuvo que pedirle permiso para el alunizaje de la Apolo 11 en 1969.
Sin embargo, en 1967 se firmó un tratado en las Naciones Unidas que prohíbe la compraventa de objetos exteriores a la Tierra., a pesar de lo cual, en 1980, el estadounidense Dennis Hope formalizó de nuevo en una oficina del registro de San Francisco la "compra" de la Luna, dedicándose desde entonces a vender "parcelas" en suelo lunar.

Eso es tener visión de futuro, ¿no? Pero bueno tener una parcelita allí arriba no viene del todo mal, el problema sería que vehiculo utilizar no contaminante que llegue hasta allí. Podríamos poner una escalera, como en los cuentos, para escalar por ella e ir subiendo poco a poco y lentamente, claro que tendríamos que tener mucha paciencia pues recorrer 384.400 km (la distancia media entre la Tierra y la Luna) no se cruza en dos horitas. Fabricar la escalerita también sería algo engorroso, ¡a ver quien la hace! Y existe la cuestión de que tendríamos que consumir demasiada madera y el Amazonas ya acucia cierta deforestación, así que no, de todas formas no sería una escalera lo que se dice estable, exponerse a una caída desde tan alto no parece un incentivo, ¿verdad?



Además desde la Tierra se puede ver perfectamente, con o sin telescopio. Mediante la simple observación con el ojo desnudo, uno puede distinguir dos grandes tipos de terrenos: las mesetas relativamente brillantes y las llanuras más oscuras. Galileo Galilei llamó a aquellas regiones oscuras mares, los conocidos mares de la Serenidad y la Fecundidad. Las regiones más brillantes están llenas de cráteres y cadenas montañosas llamadas Alpes o Apeninos, los mismos nombres que en la Tierra.

-E.T. el extraterrestre, nuestro amigo de la Luna-


Es fascinante indagar sobre este astro que muchos atribuyen al sexo femenino. Es lo que creen la mayoría de las culturas donde es venerada como diosa de la creación, intuición, fertilidad, amor y hasta de las cosechas. Simbólicamente, las distintas fases lunares se asocian con las del embarazo, siendo la luna llena la protectora de las parturientas. La Luna es mujer porque en ella se transforma. Así, la vemos personificada en numerosas diosas como Raitel, la cazadora, que sólo cobra sus presas en luna llena, Ratanbel, que rapta a los hombres para seducirlos y procrear con ellos, o la no menos singular Visnestarte, que tiene el don de la profecía y que suele manifestarse en forma de flor andante.
Mujer o no muchos se enamoran con ella acariciados bajo la pálida luz de luna, esa que dicen que es plateada como el cristal. Se trata de una luz subyugante en la que caer hipnotizado, y que disipa las tinieblas de la noche, llaman a esto ‘claro de luna’ que hablando en términos científicos es la iluminación nocturna de la Tierra por la luz solar reflejada en la Luna. Como la superficie lunar absorbe el 93% de la luz que recibe del sol, el claro de luna es bastante débil, sin embargo esta luz permite orientarse en plena noche como si fuera de día.
Es algo hermoso y digno de ver cuando esto sucede, tanto como la sonata “Claro de Luna” la obra para piano de Claude Debussy. Auque él considerara que estaba muy por debajo del nivel de sus composiciones, esta es sin duda su pieza más popular.
No fue Debussy el único que compuso para este astro, la sonata para piano nº 14 "Quasi una fantasia", Op.27, n.º 2, de Ludwig van Beethoven, popularmente conocida como «Claro de luna», también es muy bonita y se trata de una de las obras más famosas del autor. Las dos son sonatas que le hablan al amor.


-"Viaje a la Luna" del cineasta francés George Méliès-


Pero si queremos oír canciones dedicadas a la luna encontraremos muchas y muy diversas, cantadas en todos los idiomas y para todo tipo de personas. Tantas canciones hay como poemas, poesías, odas, cuentos y escritos existen en este mundo nuestro.

Image Hosted by ImageShack.us

-Algunas portadas de libros y cuentos inspirados en la Luna-

Esta claro que todos la vemos y soñamos con ella, con alcanzarla y desvelar sus misterios, ¿por qué la Luna es a veces amarilla, roja, naranja y hasta azul?, ¿por qué cambia tantas veces de cara si allí nada cambia?

Allí en la Luna, donde no hay aire ni vientos que erosionen su superficie de tierra y arena, allí donde el aire no trasmite el sonido, y nada la protege de los bombardeos de cometas y asteroides porque no tiene atmósfera, allí donde los impactos se quedan grabados para siempre ya que no se pueden degradar por la falta de erosión. Quizás si algún llegamos a ella podríamos buscar la huella de la bota de Neil Armstrong el primer hombre que pisó la Luna y que el 21 de julio de 1969, pronunció su famosa frase: "Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad".
Curiosamente la huella no es la de Neil, sino de Buzz Aldrin, el segundo hombre en pisar la Luna. Como curiosidad tengo que añadir que la madre de este se llamaba Moon, luna en inglés, ¡que casualidad!


Mi signo del zodiaco es Cáncer, dicen que la Luna rige a este signo, y que nosotros los ‘cancerianos’ somos más sensibles a los ciclos lunares que los nativos de otros signos. Por eso nuestro humor cambia con los ciclos lunares, ¡a lo mejor es verdad!
Y claro que es verdad, porque esa esfera es muy poderosa, no hay más que ver como influye en las mareas y en nuestro humor. No hace falta saberse un lunático para reconocer que la Luna nos perturba. Dicen que la Luna gobierna las mareas, todas las masas líquidas, y afecta las emociones humanas, eso lo sabemos. Es raro el efecto que tiene en algunos animales y en algunos hombres peludos, ellos le aúllan lastimeramente contándole sus problemas y ella les escucha. Pídeselo a la luna, dicen cuando algo es imposible, pídeselo y tal vez te escuche…


-Hechizos a la luz de la Luna-

Me gusta la Luna, quizás porque es nocturna y seguramente porque es poética. Ayer noche contemplé una luna preciosa amarillenta y la observé un buen rato, no para contarle mis problemas ni lanzar deseos, sólo porque me hizo pensar. Pensar en mí, en el universo, en el sentido de las cosas, en el sentido real de esas cosas, no el que nosotros le damos. Y me sentí aliviada, todo es tan grande o tan pequeño como tú lo quieras ver.
Somos afortunados de tener Luna, ahí está, producto de un accidente cósmico, y sigue ahí a pesar de todo. Es una suerte poder verla, una suerte que se agota lentamente pues cada vez estamos más lejos de ella aunque no nos demos cuenta, pues la Luna se va alejando de la Tierra a una razón de 38mm por año, parece poco pero lo hace de manera irremisible.
¿Qué pasara entonces cuando ya no haya Luna que poder contemplar, cuando ésta no rija las mareas, nuestro humor o nuestra vena romántica y creativa? ¿Qué será de nosotros sin su luz? ¿De que hablaran los poetas o los amantes? ¿Qué hechizo saldrá bien sin la magia de la Luna?



La próxima vez que contemples la Luna estoy segura de que la verás diferente, así que disfruta de ella, hoy brilla para ti.

5 comentarios:

Raquel dijo...

Bonita entrada, Ana. No te creas, a veces me gustaría darme una vuelta por ella, al menos podría pasearme por el mar de la tranquilidad y sería un avance comparado con la tierra,en donde no tengo paz ni tranquilidad.
Me han gustado todos los datos que has puesto.
Por cierto, me mandaron este correo que le viene al pelo a tu entrada:
El día 27 de agosto a las 12:30 tienes que mirar el cielo porque verás dos lunas.
El planeta Marte será el astro mas brillante en el cielo y será tan
grande como la luna llena.
Ya que Marte estará en ese momento a "sólo" 55,75 millones de kilómetros de la Tierra.
Será como si la tierra tuviese dos lunas. La próxima vez que este acontecimiento se produzca será en el año 2.287

Flowtista dijo...

Últimamente dibujo muchas lunas y nada mejor que conocerla un poco más jaja,
Conoces Wallace y Gromit? Decían que la luna era de queso, y viajaban a ella. Qué gracioso el tratado, aunque ya no puedo comprarme un anillo de Saturno, que siempre lo deseé jajaj
Muy interesante entrada, me encanta. Y la canción pa´ qué decirte!
La luna inspira, y no hay nada mejor que pasear bajo ella cuando está llena (de luz) y no hay farolas que la intimiden.
Un beso!

Ana dijo...

Gracias Raquel, si te vas al mar de la tranquilidad te acompaño. En cuanto al 27 de Agosto tendré que apuntarlo en el calendario para no olvidarlo, será algo muy curioso de ver. Besitos.

Gracias Flowtista por pasarte por aquí. Lo cierto es que no conocía a Wallace y Gromit, pero gracias por darmelos a conocer. Me gusta que la entrada y la canción te hayan gustado. Pasear bajo la luz de la Luna siempre sirve de inspiración y más para un artista como tú.
Besos :)

Flowtista dijo...

Es lo más bonito que me han llamado nunca....
aunque discrepo! jeje, un beso

Ana dijo...

Todos somos artistas Flowtista, pues todos ejercemos nuestro arte, que puede ser dibujar, escribir... soñar, o simplemente vivir, que ya es un arte saber vivir bien con los tiempos que corren.
Para mí saber dibujar es un arte y tú lo haces muy bien.
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...